Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

08/07/2018

Xuxa a corazón abierto después de la muerte de su madre

En una entrevista exclusiva la Diva Brasileña, cuenta como fue la perdida de su madre Doña Alba. Detalles en la nota

En sus 55 años de vida —de los que 35 pasó en la televisión—, Xuxa Meneghel sufrió pérdidas pero siempre siguió adelante. La reciente muerte de su madre, Dona Alda, a los 81 años, fue la más dolorosa.

Como un ejemplo de superación, la conductora se levantó una vez más, demostrando su fortaleza y el deseo de seguir siendo la “Reina” que alegra a una legión de fanáticos alrededor del mundo. Es por eso que volvió a sonreír. “Uno nunca sabe cuándo es el momento de retomar. Y no se prepara para eso; uno sólo sigue adelante, no hay otra manera. La vida está hecha para ser vivida”, le dijo a CARAS, a dos meses de perder a su madre.

Lee también: A los 81 años murió Aldinha, la mamá de Xuxa

—¿De dónde saca fuerzas?
—De mi fe.

—A su hija Sasha (19) se la vio mal, ¿Una se apoyó en la otra?
—Siempre nos apoyamos en todo. La pérdida fue lo que más me movió. Ya sabía que eso iba a ocurrir pero uno nunca está preparado. Nunca.

—¿Cómo le enseñó a su hija a lidiar con las pérdidas?
—Siempre fui muy verdadera y le conté todo. Creo que al ir con la verdad y desde el corazón, uno tiene menos posibilidades de equivocarse. No sé si lo que hice está bien o mal, sólo sé que siempre obedecí a mi corazón.

—¿Tiene planes para 2018?
—Voy a estar en la versión brasileña de “Bailando por un sueño”, que comienza en septiembre. En agosto debemos grabar la apertura. Todavía estoy con el dolor del pie quebrado, entonces no sé aún si voy a poder exigirme demasiado.

—Con su pareja, el cantante Junno Andrade (55), viven una linda y madura historia de amor, ¿Le gustaría casarse, convivir o incluso tener otro hijo?
—No, estamos bien así… Los hijos de él, mi hija, nuestros perros, nuestra historia… El vive en San Pablo y yo en Rio de Janeiro, y nos visitamos con frecuencia.

—Cumplió 35 años en la televisión. ¿Qué deuda pendiente tiene y qué no volvería a hacer?
—Mis fans se van a enojar, pero ellos me piden que tenga el pelo como lo llevaba en los ´80, pero yo no quiero, no es más mi estilo. Si dependiera de ellos todavía usaría “colitas” y botas, pero no quiero más eso para mí. ¿Si lo extraño? Para nada. Viví en esa época todo lo que tenía que vivir y lo tengo guardado en un lugar muy especial. Tengo buenos recuerdos pero no extraño como para volver atrás.

—¿Cómo es mirar para atrás y ver la trayectoria de éxito que construyó? ¿Alguna vez imaginó que esa niña del sur de Brasil llegaría tan lejos?
—No, porque ni siquiera sabía que el lugar al que llegué existía. Nunca se me cruzó por la cabeza. Como mucho, quería ser veterinaria y figurar. (Risas)

—¿Se arrepiente de algo?
—Claro, principalmente de hablar demasiado.

Lee también: Xuxa: un rayo casi transforma su vuelo en una catástrofe aérea

—¿Qué consejo le daría a quien quisiera ser vegana como usted?
—Es maravilloso cuando descubrimos que podemos ser seres humanos mejores. El veganismo llegó a mi vida para mostrar que no podemos salvar al mundo pero que podemos hacer algo, al menos en nuestro micromundo. Tenemos que mejorarnos cada día más y en mi caso, que me gustan las mascotas, no puedo hacer lo contrario. Solía comer pescado de vez en cuando y ahora no como más, sólo como yogurth y queso sin lactosa… La lactosa me estaba haciendo mal, entonces no fue muy difícil. Lo que más cambié no fueron los hábitos alimenticios, sino mi cabeza. Hoy tengo una alimentación 100% vegana pero en mi vida no soy 100% vegana porque es un estilo de vida que no logro tener. Y hoy estoy muy feliz con mi alimentación.

—¿Se siente sexy y chic a los 55?
—Me cambió la piel, te cambia todo. Cuando uno está cerca de los 60, que ya es una edad considerable, nota la diferencia en muchas cosas, por ejemplo en el colágeno. Todo es diferente. No me siento ni sexy ni chic, entonces ¡no puedo responder! (Risas)

FOTOS: Brunno Rangel. CARAS BRASIL

Archivado en: , , , , ,