viernes 5 de marzo de 2021
caras
ACTUALIDAD | 26-07-2016 22:12

Carlos Rottemberg presenta a Nicolás, su segundo hijo

El productor fue papá a los 59 con Karina, de 44. Galería de fotos

Por Carlos Rottemberg.

Fotos: Marcelo Dubini.

Fuimos padres a los 103 años. Es la suma de nuestras edades porque Karina tiene 44 y yo 59. Nicolás nació el 21 y pesó 3 kilos y medio. Estamos felices. Nos conocemos por trabajar juntos desde 1990. Karina era y es nuestra agencia de publicidad (Pérez Moretto Publicidad), por la cual cursamos nuestros avisos teatrales desde hace 26 años. Comenzamos a salir en abril de 2009 y convivimos desde septiembre de 2009. Yo estaba divorciado de Linda Peretz desde marzo del 2008.

En 2012, al cumplir 40 años Karina, nos convencimos en buscar un embarazo. Yo tengo a mi hijo Tomás de 30 años fruto de mi relación con Linda. Pero lo tuve a los 20 y pico y no es lo mismo que a los casi 60. En 2013 la cigüeña brillaba por su ausencia y París quedaba muy lejos. Período tras período llegaba la frustración. Buscamos la ayuda de una obstetra de confianza (Alicia Palant) y de su mano fuimos a un especialista en fertilidad (Dr. Ramiro Quintana). Estamos agradecidos a ellos desde el primer momento, ampliado ahora a su equipo de partera (Paula Mengual) y a los neonatólogos “Coco” Vain y Cristina de Luca, sumado a la excelencia de la Trinidad Palermo. Cuando comenzamos a interiorizarnos supimos qué bajo es el porcentual de parejas que se embarazan en el mundo cuando deciden intentarlo: solo el 25%. Hay que destacar que cuando el resultado es negativo si bien la decepción es de ambos, la mujer es quien tiene la peor parte. No sólo por lo anímico, sino por ser quien pone el cuerpo para estas prácticas. Por eso cuando no prende el embrión transferido, el llanto sale solo. Sin embargo, Karina mantuvo el optimismo en cada uno de los seis resultados negativos que la acompañaron en dos años. Recién en el séptimo tratamiento, último de 2015, vino la buena noticia. Por eso defendemos esta posibilidad de la ciencia, máxime cuando desde 2013 fue aprobada la Ley de Fecundación Asistida que permitió que muchas parejas de menores recursos accedan al tratamiento.

El embarazo tuvo un aporte invalorable: el apoyo de Tomás, mi hijo de 30 años, de mi “primera administración” con Linda. Tomás nos acompaño a las ecografías de Nicolás y fue el primero en esperarnos en la misma sala de partos para conocer a su hermano. Junto a su novia Melisa ya discuten dónde llevarán a pasear a su hermano. Eso me produce mucha admiración en Tomás y justo es decirlo, habla muy bien de su mamá, una persona que no solo fue mi mujer, sino que incluso con el dolor que produce cualquier separación matrimonial, tuvo el gesto de acercarse a la clínica el viernes con un hermoso regalo especialmente confeccionado. Un reconocimiento para ella que ya está en Madrid estrenando su unipersonal: “No seré feliz pero tengo marido”. Regresando al tema del parto, se

coincidió que ameritaba una cesárea programada, que se realizó el jueves 21. Nicolás nació con 50 cms. Pesó 3.548 kgs y en excelente estado de salud. Nuestra felicidad es plena”.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios