viernes 17 de enero de 2020
caras
CARAS DECO | 08-01-2020 14:27

Imantata: el arte de recuperar

Rodeada de verde y en plena tarde de trabajo,  Paula, creadora de Imantata nos cuenta cuál es la diferencia entre restaurar y reciclar y nos da varios tips para que todos podamos poner. ¡Manos la obra! Galería de fotos

La Restauración tiene por finalidad, conservar muebles y objetos antiguos, en su estado original, manteniendo lustres, colores y técnicas idénticas o lo más similares posibles a las originales. En cambio cuando RECICLAMOS buscamos agiornar un mueble, transformandolo en uno más actual, pero sin perder la nobleza de los materiales con los que se encuentran hechos estos tesoros!  

A la hora de RECICLAR un mueble antiguo,  ¿que opciones tengo? 

¡Las opciones son infinitas! Pero podemos resumirlas en dos grandes grupos PINTURA y LAVADO DE MADERA. Es importante que sepamos diferenciar cuando nos conviene aplicar una y otra técnica.  Para ello debemos ante todo estudiar el estado del mueble y pensar que buscamos con él; es decir, qué lugar y función va a ocupar. También nos ayudará  a tomar esta decisión,  analizar cómo es el mueble.

Si tenemos un mueble de líneas simples, cuya madera no es muy vistosa, podemos otorgarle protagonismo a través del color.  En cambio, si se trata de un mueble de estilo,  que posee lindos tallados por ejemplo, el lavado de madera nos va a servir para resaltar su madera, detalles y diseño. 

LAVADO DE MADERA: 

Vamos a focalizarnos en esta técnica que desde hace un tiempo es la más pedida. Y para ello tenemos que dividir la labor en como mínimo 3 posibles caminos que nos permitirán llegar al resultado que buscamos; dejar la madera virgen. 

1) Removedor en gel: Se aplica con pincel, dejando actuar unos minutos,  hasta que el lustre o pintura del mueble comience a levantarse (se generan como ampollas) una vez que ello sucede, raspamos con espátula o viruta de acero. Y repetimos este proceso las veces que sean necesarias.  

Es muy importante tomar medidas de precaución con guantes y protección en ojos ya que se trata de un producto químico que irrita mucho en caso de  tomar contacto directo.  

2) LIJA: Esta es otra forma muy conocida para lavar madera. Puede ser a mano o con lijadora de Palma. Los granos recomendados para retirar lustre son 80‐150. Luego para dar terminación y suavidad puede utilizarse un grano más alto 220-320 por ejemplo. 

3) VIDRIO, MINITORNO, DESTORNILLADOR: Estos y todos los elementos que se te ocurran pueden utilizarse para retirar el lustre de aquellos recovecos, esquinitas y tallados a los que no podemos acceder a mano con la lija o con la lijadora. 

Es importante remarcar que dependiendo de cada caso puntual,  puede que sea necesario aplicar una, varias o todas las técnicas sobre un mismo mueble. 

Y AHORA LLEGAMOS A LA ULTIMA ETAPA: Una vez lavada la madera, es importantísimo protegerla para impermeabilizarla, esto puede hacerse tanto con laca transparente, la cual viene en terminación brillante,  satinada y mate o con cera natural, ya sea en pasta o líquida. Su elección dependerá fundamentalmente, además del acabado que queramos dar, del uso que demande el mueble,  entonces, si se trata de una mesa, donde apoyamos bebidas, comida, etc, será recomendable utilizar laca y si se trata de un mueble con menos uso podremos aplicar cera, sin que nos demande demasiado mantenimiento.

El lavado de madera, es una técnica amada por todos, pero es muy laboriosa y más allá del conocimiento en su aplicación se requiere mucha paciencia, para no frustarnos en el intento. ¡Los invito a animarse a poner manos a la obra,  siguiendo estos tips sin saltear pasos, y así darle una segunda oportunidad a sus muebles heredados!

Conoce más en www.imantata.com.ar o en su perfil de Instagram.

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario