jueves 24 de junio de 2021
caras
CARAS EN MIAMI | 10-09-2016 16:53

Pancho Dotto: el dueño de la belleza

"Miami tiene un gran potencial". Galería de fotos

Su nombre es sinónimo de moda. Pancho Dotto descubrió a Valeria Mazza, Carolina “Pampita” Ardohain, Dolores Barreiro, Carola del Bianco, Araceli González, Deborah de Corral y Guillermina Valdes, entre muchas otras. En Miami, el descubridor de bellezas y empresario analizó propuestas para ingresar al mercado local de la moda y hasta se reunió para realizar en esa ciudad un femenino con autos clásicos, su otra gran pasión. Junto a la conductora de ESPN y modelo, Pía Marcollese, se abrió a una entrevista donde repasó sus éxitos y habló de su presente y futuro.

—¿Qué lo trae por Miami?

—Durante años ha venido a pasar las vacaciones de invierno con Carola Del Bianco, que es una de mis modelos y con quien me he llevado bien toda la vida. Llevamos 25 años de amistad y de trabajo. Ella y su marido me invitaron a Miami y al Sur, a Villa La Angostura. Este año me insistieron para venir y yo tenía proyectos con gente local así que me vine a Miami a descansar y a ver qué estaba pasando acá después de tantos años. Viajé mucho a París, Nueva York, Milán y dejé de venir a Miami. Acá hacía un trabajo muy importante junto con los alemanes que venían a hacer catálogos. Soy amigo de John Casablanca y trabajamos mucho en Nueva York y acá también. Tuve la oportunidad de caminar mucho y de ver autos, yo soy un enamorado de los autos clásicos y me fijé cómo estaba el mercado. Quise descansar un poco de la situación que se está viviendo en la Argentina. Tengo 60 años y vi muchas cosas. Me agarró el corralito y demás. Ahora tengo ganas de seguir trabajando. No cerré la agencia pero hace tres años levante el pie del acelerador. Ya no estoy en el día a día como antes. Ya no podría estarlo. No podría descubrir una chica como Carolina (“Pampita”) y transformarla o Valeria Mazza y transformarla, ni una Deborah de Corral.

—¿Como nació su pasión por los autos clásicos?

—Yo empecé trabajando en un taller mecánico a los 14 años, por decisión propia. Me gustan mucho los autos, tengo una pequeña colección propia en San Fernando, Punta Chica. Tengo un Mercedes Pagoda del cual me enamoré a los 17 años. Para mí es el auto más lindo. Lo busqué durante 10 años, en Miami, Los Ángeles y finalmente lo encontré en Buenos Aires. Después fui comprando otros. Armé una chacra en Entre Ríos, Libertador de San Martín, y tengo autos de 1930. Mi primer auto a los 16 años fue un Ford Ave. Tengo un Chevrolet `29 también.

—¿Piensa que la modelo argentina puede triunfar en el mercado de Miami?

—El mercado de Miami prácticamente no existe hoy como debería existir porque no está la creatividad de hacer cosas para que funcione. Acá están las grandes marcas, está el consumidor que viene y los shoppings están llenos de gente. Hay un consumismo como no se ve en otro lugar del mundo y no se aprovecha. Yo tengo muchas ganas de hacer pero no el día a día. Sólo las personas que tienen agencia valoran mi trabajo y esfuerzo.

Agradecimientos: Residences by Armani Casa; Modelo: Pía Marcollese (www.piamarcollese.com)

Fotos: Esmeralda Velasquez.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios