lunes 03 de octubre del 2022

3 verdades que no te cuentan sobre lo New Age

CREDITO CARAS

Como mujeres nos encontramos a menudo sacrificando parte de nuestro genuino mundo interior para adaptarnos a lo que se espera de nosotras. Atravesadas por mandatos religiosos culpógenos, asociados a la vergüenza y la abnegación, le damos la bienvenida a la Nueva Espiritualidad, la New Age: una receta que promete llevarnos a la realización plena.

La New Age, tal como yo la veo, está sostenida por principios de la espiritualidad antigua oriental en asociación con la física cuántica y un “touch” de mercadotecnia: hace hincapié sobre el poder de la mente, la ley de atracción, el pensamiento positivo, la eliminación del ego y de las emociones negativas, garantizando una vida de abundancia ilimitada.

Pero no todo es soplar y hacer botellas. Aquí vamos.

 

Verdad:

Las recetas mágicas para la vida perfecta no existen. Siento a menudo que detrás del accionar “elevado espiritualmente” de las mujeres, se esconde un antiguo temor a la Verdadera Libertad. Históricamente, la Mujer Libre ha sido foco del escrutinio social, y ese dolor puede continuar vigente, escondido en nuestros mecanismos emocionales de supervivencia, relacionados al sacrificio.

Por lo cual, seleccionar y eliminar las “emociones negativas”, “no tomarse nada personal” o incluso “pensar en positivo” contribuirán al mandato de abnegación, perpetuando tu sensación de inadecuación e insuficiencia, y aun peor, distorsionando la realidad concreta, lo cual puede volverse peligroso.

 

Verdad:

La promesa del resultado es inviable. Pero en lugar de considerarlo así, frecuentemente, la mujer espiritual asume que no se está esforzando lo suficiente, retroalimentando el círculo vicioso de la esclavitud: uno de los Modelos Arquetípicos Femeninos limitantes que enseño a detectar en mis talleres.

 

Verdad:

Hay violencia en la discursiva de eliminación del ego, o de las emociones negativas, o del deseo, o de la exploración sexual o de cualquier cosa que forme parte de tu naturaleza humana. Atenta contra tu integridad y tu derecho a sentirte plena aqui y ahora, con todo lo que forma parte de ti, luz o sombra.

En conclusión, y a sabiendas de que me quedo corta con este repaso, te invito a explorar la espiritualidad que palpita en tu naturaleza femenina, sin reduccionismos propios del “cliché”, ni más recetas que tu propia observación y autoconocimiento. La mujer es portal cósmico y escenario de encarnaciones. ¿Qué mas necesitas sino reconocerlo?

 

Natalia Rios

Instagram: @soynataliarios

WhatsApp: +54 9 2252 45 1745

Email: [email protected]

Video: https://rudo.video/vod/bO3NXx

Galería de imágenes
En esta Nota