domingo 25 de febrero del 2024

7 formas de Meditación sin sentarse

Vivimos en piloto automático, con la mente dispersa y el cuerpo tensionado; perdiendo toneladas de energía, respirando mal y llegando a la noche con la psiquis destrozada. Sabemos que la meditación podría beneficiarnos, pero no todos disponen del tiempo para hacerlo. Hoy te acerco 7 alternativas a la meditación tradicional que traen los mismos beneficios. Galería de fotosGalería de fotos

CREDITO CARAS

1. Caminatas: meditación en marcha.

En lugar de caminar mirando la pantalla de tu teléfono, camina con toda tu atención puesta en cada paso. Eso es una caminata consciente.

Es importante sincronizar  tu respiración con el ritmo de tus pasos.  15 minutos de esta caminata pueden llevarte al mismo estado que una sesión de meditación tradicional.

2. Bailar: meditación en movimiento.

Utiliza una pista instrumental (sin letra) y permite que la música te lleve. Deja a tu cuerpo la libertad de moverse con espontaneidad.

Bailar así nos sumerge en estados de conciencia más profundos, donde nuestras identidades individuales se desvanecen y conectamos con algo mucho más grande que nosotros.

3.Pintar, tejer, modelar: meditación creativa.

Desde garabatos con crayón a collages, crear con nuestras manos es una forma de meditar, ya que nos sumerge en un presente lleno de pura energía y poder.

Evita los juicios sobre tu habilidad artística. Aquí no se trata de la perfección de tu obra, sino de la paz interior que ganas.

4. Cultivar una huerta: meditación orgánica

Descubrir los bichitos que pueden estar afectando tus plantas, limpiar con delicadeza las raíces, cuidar los delicados brotecitos; todo esto requiere una atención enfocada que calma nuestros pensamientos alocados.

Pero no solo es una forma de meditación, es una escuela maravillosa que te ayudará a crear una vida mas sana.

5. Observar lo pequeño: meditación enfocada

¿Recuerdas cuando viajabas en el auto de tus padres y te quedabas mirando como las gotas de lluvia bajaban por el vidrio?

Concentrate por unos minutos en lo diminuto y olvidado: dibujos en las piedras, las líneas de tu mano o los poros de la pared. Hazlo de manera  constante, mientras respiras serenamente y te llevará a un estado de calma mental natural.

6. Sumergirte en los sentidos: meditación sensorial

Permite por un momento que te absorban los sonidos de un lugar, luego los aromas, las texturas. Experimenta con cada sentido por separado y luego intenta con todos. Si te distraes vuelve a empezar.

No solo renovarás tu energía sino que descubrirás la infinita riqueza del mundo en el que vives.

7. Hacer todo con intención: meditación vital

Tomar un vaso de agua con absoluta intención, en calma, prestando atención al acto de beber, es una forma de meditación antigua y efectiva. No cuesta dinero, está en tus manos y te cambia inmediatamente el estado de conciencia.

Puedes aplicarlo al comer, ducharte, lavar los platos...Incluso puedes hacerlo leyendo. ¿Acaso este artículo no detuvo por un momento el piloto automático de tus preocupaciones cotidianas?

Pues me alegro mucho.

Flavia Carrión

flaviacarrion.com

@flavia_carrion_escribe

Galería de imágenes
En esta Nota