jueves 20 de junio del 2024

Dra. Jimena D. Frasso: La adicción por la Estética

Lejos de la frivolidad con la que suele relacionarse, el consultorio de medicina estética es el lugar donde muchas personas exponen su falta de autoestima y amor propio. La Dra. Jimena D. Frasso, nos habla de la importancia de la empatía y la ética profesional, para anteponer siempre la salud y no contribuir a la adicción de estos pacientes. Galería de fotosGalería de fotos

CREDITO CARAS

La medicina estética es una rama de la medicina y, como tal, apunto a lo que es salud y estética. Muchos piensan que todo es frívolo y, lejos de eso, es una de las ramas en las cuales hay mucho de lo cual uno expone como paciente. Se ve mucha falta de amor propio, y una disminución de la autoestima muy marcada. Y eso se identifica cuando uno recibe al paciente en la consulta y éste presenta un rasgo que él ve como negativo, como existente, pero que muchas veces no existe, o existe pero no en grado tal como para realizarse tantos tratamientos estéticos con el objetivo de lograr esa corrección.

Es importante lograr esa empatía con el paciente, ponerse del otro lado, intentar buscar esa causa, tratar de llegar a ver qué es lo que está pasando y, obviamente, eso se logra en la relación médico-paciente. Muchas veces hay pacientes que vienen y me piden: “yo quiero hacerme relleno de pómulos”. En muchos casos, uno como profesional les va mostrando algunas situaciones que podrían suceder; por ejemplo, si ya se realizó un relleno de labios, es necesario esperar un tiempo, porque la vida media de ese producto tiene cierto tiempo de permanencia. Entonces, la colocación nuevamente en menor lapso del recomendado, puede ser perjudicial.

Por eso, la medicina estética trabaja sobre la salud y la estética en conjunto. Es decir, abarca lo que es la prevención, y también la reconstitución, ya que muchas veces hay algunos rasgos o situaciones que dejaron secuelas, y que son incapacitantes para esos pacientes, que podemos corregir para que esa persona eleve su autoestima y se pare de manera diferente ante la vida. Y hay otros casos en los cuales tenemos que poner un freno, porque realmente no pasa por ahí; pasa por corregirlo en determinado punto, pero no sobre-corregirlo. Cuando ya estamos sobre-corrigiendo, o aplicando producto por demás, haciendo una cirugía innecesariamente, como profesionales no estamos haciendo lo que corresponde. Esto es algo que también nos compete a los profesionales: Escuchar, evaluar, poner frenos y tratar de guiar a nuestros pacientes hacia algún lugar en donde podamos encausar esa adicción. No tiene que ver con “más relleno”, sino con ese vacío que me está generando y que no se está identificando.

Cuando hablo de la adicción a las cirugías estéticas, no me refiero a un paciente que nos dice “quiero tener la cara un poquito mejor”, sino a una persona que se obsesiona con los cambios, que se obsesiona con los rellenos, que se obsesiona…

Por eso la cirugía, borrar una marca de la cara, una herida traumática, una arruga menos, no son la prioridad; prioridad es encontrar en lo saludable, en un tratamiento que no lastime, lo mejor para que todo eso deje de ser angustia para el paciente.

¡Yo amo transformar el dolor en esperanza!

Dra. Jimena D. Frasso MN 134797
 

Si querés contactarte con la Dra. Jimena D. Frasso:

Instagram @drajimenafrasso
Whatssap 1140495426
www.drajimenafrasso.com.ar
Av Juan B. Alberdi 833 2°A Torre 2

Galería de imágenes
En esta Nota