jueves 01 de junio del 2023

“No sos un impostor”, Gisela Rosenthal te cuenta por qué en momentos de éxito nos sentimos poco merecedores.

CREDITO CARAS

Hoy te propongo hacer un viaje al interior de tus pensamientos para que indagues acerca de lo que opinas sobre vos.

Todas las personas tenemos una conversación con nosotros mismos, sacamos conclusiones y reflexionamos acerca de cómo nos comportamos, lo que decimos, qué pensamos y que sentimos.

También nos juzgamos y, en general, esas opiniones no suelen ser a favor nuestro poniendo en tela de juicio quienes somos. Esas palabras que quedan dando vueltas en nuestra mente como una música de fondo, pueden limitarnos si dudamos a cada instante de nuestra capacidad o nuestro valor.

Esas opiniones que tenemos sobre quienes creemos ser son las que más nos condicionan porque para nuestra mente son como verdades, son el mapa de ruta en el cual nos guiamos para caminar.

Pero esos mapas son sesgos, distorsiones cuya única función es darnos tranquilidad, ya que las certezas nos quitan el estrés aunque nos conduzcan a un lugar no deseado, porque nuestro cerebro prioriza lo conocido, la rutina y lo habitual sin importarle, a veces, que no sea lo mejor para nosotros.

Por este motivo, te propongo que empieces a observar lo que pensas ¿Cuando tenes algún logro en tu vida, aparece alguna de estas frases en tu mente? “Tuve suerte”, “Llegué por un contacto”, “Tuve ayuda”, “No sé cómo llegué hasta acá”, “Quizás les caí bien”, “Si yo pude hacerlo, todos pueden”, “No me merezco este éxito”, “Yo no tengo ningún talento”.    

Muchos años yo tuve este tipo de pensamientos aún habiendo logrado cosas en mi vida, no podía disfrutar lo que me estaba pasando porque creía que en algún momento se iba a terminar.

Esa falta de autovaloración indica una falta de autoestima y puede llevarte a sentir que sos un impostor, que todo lo que tenes, todo lo que conseguís es una fachada y los demás se darán cuenta de que no es verdadero.

Si te sucede esto, es lo que se conoce como el «síndrome del impostor». Es la sensación de que hay algo que está mal en vos y que, a pesar de tus éxitos, tenes un profundo sentimiento de desvalorización, de no ser «lo suficiente bueno» y que en algún momento los demás se darán cuenta de la verdad. Y si algo te sale bien, se lo atribuís a la suerte.

Se sabe que cerca de un 70% de las personas, tanto hombres como mujeres de todos los niveles sociales, experimentan el síndrome del impostor en algún momento de sus carreras, sobre todo los exitosos y capaces.      

Si este es tu caso, te voy a compartir algunas estrategias para no sentirte un impostor y fortalecer la autoestima.                                          

  1. Reconocerlo es el primer paso: Estate atento al momento en que aparece ese sentimiento de desvalorización para detectar qué pensamientos lo desencadenan. ¿Cuál es ese pensamiento?
  2. Desafiate: ¿Cómo podes darlo vuelta para que ese pensamiento te empodere?                 
  3. Premiate: Cuando terminas una tarea o logras algo ¡Reconócete! Una de las maneras de tener más confianza y seguridad personal es empezar a ser consciente de las cosas que haces bien.

El cambio sólo se produce si te miras hacia adentro. Cuanta más conciencia tengas acerca de lo que pensas, más recursos tendrás para poder crear la vida que deseas. 

 

Datos de contacto:

Web: www.giselarosenthal.com.ar

IG: @coachgiselarosenthal

Podcast: Modo Positivo

Mail: [email protected]

YouTube: Coach Gisela Rosenthal

Video: https://rudo.video/vod/bPO0Ij

 

 

Galería de imágenes
En esta Nota