sábado 13 de julio del 2024

Paula Soler Alonge

Las Constelaciones Familiares, por Paula Soler Alonge. Galería de fotosGalería de fotos

CREDITO CARAS

Las Constelaciones Familiares son el gran legado que nos dejó Bert Hellinger, para poder mirar aquello que duele, con otros ojos, los ojos del alma. Poder mirar lo que subyace a lo que sentimos que no fluye, a lo que está trabado, a lo que se repite como un fractal en nuestra vida y/o de generación en generación.

Para contactar con la esencia de las Constelaciones Familiares hay que recordar que no somos individuos aislados, sino que somos parte de sistemas. Sistemas familiares, sistemas sociales, sistemas universales, etc. Que todo, dentro y fuera de nosotros, es un sistema, y como sistemas que somos, estamos vinculados y relacionados los unos con los otros más allá del tiempo y del espacio.

Una buena forma de entender cómo y hacia dónde apuntan las Constelaciones Familiares, es imaginarse un Iceberg, donde el conflicto que puede representarse a través de un síntoma, una enfermedad, un problema laboral, económico, de pareja, de estudios, con los hijos, con amigos y otros tantos, es la superficie, lo que se ve a simple vista, más lo que abordamos con esta filosofía de vida, es la parte que está por debajo. Aquello que no se ve y está pidiendo ser visto, mirado con amor. La parte por debajo del agua, representa los destinos difíciles de nuestro sistema familiar que quedaron excluidos y/o aquellas personas que fueron olvidadas, desterradas del corazón, por el motivo que fuese.

Y cuando podemos mirar aquello que dolió, que se silenció, que se excluyó, con otra mirada. Cuando podemos darle el lugar que le corresponde, cuando lo podemos honrar, incluir, albergar en nuestro corazón y hacerlo parte de nuestra historia personal y familiar algo comienza a transformarse interna y externamente. Tomamos conciencia y algo en nuestro camino se ilumina, se abre paso.

Aquello que se presentaba como un problema, toma otra relevancia y nos da la posibilidad de vivenciarlo como una oportunidad para transformar nuestra vida, de vincularnos de otra manera, de movernos de lugares que no son cómodos, y ante todo y lo más importante de asentir a la vida tal como fue y tal como es. Es decir, dejar de rechazar y pelearnos con aquello que nos tocó y/o que nos llegó a través de nuestros ancestros y tomarlo para ponerlo al servicio de la vida. De esa manera los honramos a ellos y a nosotros mismos. Y la vida nos lo refleja.

“Honrar el pasado, sentir el presente, caminar libre hacia el futuro”.

Datos de contacto:

Celular: +54 9 11 5829 4008

Mail: [email protected]

Instagram: @re.escribir.me

Galería de imágenes
En esta Nota