lunes 27 de mayo del 2024

Sabiduría e inteligencia emocional

Nos adentramos en esta búsqueda de respuestas, fundamentales, de toda experiencia emocional. Consideramos indispensable la opinión del TERAPEUTA EDGARDO ESQUINA, para aportar claridad y su visión diferente, en esta temática compleja e importante de nuestro transitar.

CREDITO CARAS

¿La calidad de vida depende de lo emocional?

Me gustaría empezar diciendo que las emociones pueden unirnos o separarnos, y esto lo podemos tomar desde el plano personal, social y demás.

Vivimos movilizados, exponiendo lo mejor y peor de nosotros en forma permanente.

En esta exposición, podemos lograr ser seres desdichados que transmiten tal impronta a los seres queridos, entorno general, dado el mal manejo de estas emociones que nos perturban, o tomar consciencia de la importancia de la destructividad de las emociones y gestión de estas.

Sin lugar a duda, la buena o mala gestión, puede ser una aliada incondicional o puede destruirnos. Generalmente escapa a nuestra consciencia, la capacidad de destructividad que puede tener en nosotros tal manejo sin conocimiento alguno.

Por consiguiente, “la inteligencia emocional” refiere a la cantidad de herramientas que poseemos en la temática, como gestionarlas y emplearlas sabiamente en nuestra vida.

Tenemos que ser mas conscientes de nosotros mismos y mas sensibles a las emociones de los demás. Al utilizar tales habilidades, podemos construir relaciones nutritivas, cuidar nuestro propio andar, e ir disminuyendo la lucha con nuestros demonios internos.

 

¿Todos tenemos esta sabiduría?

Hay personas más hábiles que otras, pero todas estas competencias y habilidades pueden ser aprendidas. Caso contrario, las personas con menor capacidad, estarían destinadas a sufrir eternamente e innecesariamente, en todos los aspectos de nuestro existir.

Al querer aprender cualquier tipo de habilidad, seguramente nos dirigiríamos a personas capacitadas en esa temática, no siendo la gestión emocional la excepción a este aprendizaje.

 La relevancia, de esta habilidad, es la clave de nuestro equilibrio emocional, que iremos aplicando en el desempeño de todas las áreas de la vida.

 

¿Tenemos un mismo criterio emocional?

Puede haber similitudes, pero cada persona tiene un perfil emocional diferente.

A diferencia de los pensamientos e ideas, las emociones poseen ciertos rasgos particulares. Dentro de estas características podemos enumerar, ciertas expresiones, señales, que generalmente se presentan en la emoción, y que suelen presentarse en tiempos más o menos inmediatos.

Si vamos conduciendo un auto y estamos a punto de colisionar repentinamente, en esos escasos segundos, hacemos el análisis de la situación para evitar el accidente.

Distinta es la situación, si, por ejemplo, sabemos que estamos a punto de perder un ser amado por algún tipo de enfermedad mortal. En tal caso, experimentaremos el desarrollo de las diferentes emociones que nos vayan invadiendo en el tiempo y la gestión de las mismas.

 Ahora, independientemente del perfil emocional de cada uno, si somos conscientes de la destructividad de ciertas emociones y del reconocimiento del daño a otros, comenzamos a valorar las cosas de manera diferente. Esto influye considerablemente a favor de nuestro sentir, evitando la frustración, el odio, la soberbia, que tanto distorsionan nuestra forma de pensar.

 En tal caso, estaríamos meditando el problema y no nos convertiríamos en él, con todo lo que esto puede significar en nuestra toma de decisiones.

Si aplicamos esta clase de autoobsevación, simultáneamente, podemos convertirnos en observadores de las emociones que intentan infectarnos y convertirnos en ella.

En esta disyuntiva del ser, de elecciones, decisiones, aprendizajes, el ser humano puede cultivar, tanto la crueldad como la compasión.

Pero ampliando el panorama de nuestro trascender, cuando las perspectivas se acomodan justamente en el tiempo, si elegimos amar, seremos vencedores por siempre.

 

CONTACTO:

Instagram: alas_de_compasion       

Email: [email protected]

 

 

 

 

 

 

En esta Nota