miércoles 23 de octubre de 2019
caras
CELEBRIDADES | 25-02-2019 21:51

Toda la intimidad del cumpleaños de Mirtha Legrand

La diva de los almuerzos celebró junto a Goldie e invitados de lujo. Galería de fotos

Le gusta celebrar aunque prefería hacerlo sin números que develaran el transcurso del tiempo. Sin embargo, desde que cumplió los 90, ella misma comenzó a bromear sobre su edad y el 23 de febrero anunció con gran orgullo que festejaba los 92. Así es Mirtha Legrand. Una mujer coqueta, “gánica” (como le gusta definirse) y dueña de unas inagotables energías. Mientras todos los años es su hija Marcela Tinayre la encargada de organizarle la gran fiesta en su casa, este verano cambió la tradición. Como se encontraba de viaje en Miami, ella supervisó los preparativos telefónicamente y delegó para que el piso de la gran diva argentina, ubicado sobre la Av.Del Libertador, en Palermo, fuera acondicionado especialmente para recibir a los 40 íntimos invitados.

Desde la noche anterior Mirtha estuvo “prisionera” de su ya no tan nueva gran pasión, “Soy adicta al WhatsApp y me quedo hasta muy tarde enganchada con amigas como Susana”, repitió en más de una oportunidad. Y esa madrugada no fue la excepción. Acostada, con su tablet en mano, respondió cada uno de los primeros mensajes que la saludaban. Y una vez más se durmió tarde. A pesar que a la mañana siguiente ya desde temprano comenzarían los preparativos en el cuarto piso.

Los primeros en llegar fueron las sillas y las mesas que cambiarían toda la deco de su hogar. Ramiro Arzuaga, personalmente, supervisó cada detalle de los tres espacios que se crearon para los cuarenta invitados de esa noche. Manteles y flores blancas cubrieron cada mesa. Su fiel compañera y asistente Elvira Guaraz, su asesor de imagen Héctor Vidal Rivas, y su maquilladora Gladiz Andrade, llegaron puntuales para ayudarla a “producirse”. Uno de sus vestidos preferidos de Iara, íntegramente bordado en paillettes y piedras, en rosa, con joyas de su colección personal, fue el elegido para recibir a los invitados. Aunque no descartó otro modelo también de los diseñadores Edgardo Cotón y Mario Vidal para cumplir con su tradición de “cambiarse durante la fiesta”.

Entre los primeros en llegar, se destacaron Marcela (luciendo una camisola animal print sobre short negro), con un perfume que le trajo de su viaje, acompañada por su hijo Rocco Gastaldi (16) y su nieta Ambar De Benedictis (15). Quien no tardó en convertirse en el comentario y la atracción de la velada. La hija de Juana Viale (36) —fruto de su relación con Juan De Benedictis, hijo del cantante Piero— sorprendió a todos por su belleza e increíble parecido físico con su madre. Muy sexy, con un vestido transparente con short debajo, Ambar también fascinó con su gran simpatía. Otra sorpresa la dio Susana Giménez que llegó manejando su propio auto junto a su hija Mercedes. Mientras “Goldie”, la otra homenajeada de la noche, llegó en un remise a la casa de su melliza. “Como Macri no me invitó a su cumpleaños, entonces yo tampoco lo invité al mío…”, anunció Mirtha como para que nadie esperara en vano la presencia del presidente argentino. Luego se sumaría el abogado Mauricio D’Alessandro con su pareja Mariana Gallego (quienes le regalaron un termo y un bolso Vuitton), “Coca” Calabró, Teté Coustarot (también la sorprendió obsequiándole un termo), María Teresa Villarroel, Susana Reta, Martín Cabrales (le regaló un anillo), Dora Sánchez, su ex yerno Ignacio Viale Del Carril con su pareja,  (demostrando la buena relación que aún mantiene con su “ex” suegra), y Lucía Pedraza. La gran ausente fue Juanita por estar haciendo teatro en Mar del Plata. 
   “¡Estoy muy feliz! Porque están presentes todos mis afectos. Así es como me gusta celebrar. Porque hay que festejar y agradecer al Señor que me ha dado esta vida maravillosa”, repitió Mirtha en medio de la celebración. 
    Los invitados se ubicaron en las mesas para degustar el exquisito menú: Brusquetas con aceitunas, jamón crudo, quesos y almendras. También se sirvieron Rissotto al Funghi y Lasagna. A la hora de los dulces, hubo helado y Tiramisú. Y para soplar la simbólica velita, se prepararon dos tortas iguales. Una para “Chiquita” y la otra para “Goldie”, los sobrenombres de las mellizas desde que nacieron. Se repitieron los brindis con champagna francés, divertidas anécdotas de Susana y un improvisado coro se animó a sumarse al “¡Happy Birthday!”.
   “Hubo mesas chicas para la juventud y una grande para los mayores. Habló Goldie y después yo para agradecer a todos mis afectos y cada una tuvo su propia torta de cumpleaños. La pasamos maravillosamente bien. Estuvimos hasta pasadas las tres de la mañana. Había buen humor, con gente muy cariñosa que sólo se quería divertir”, contó Mirtha. 
   Sin embargo, cuando se retiró el último invitado no fue precisamente la hora de irse a dormir y descansar. Ya que las energías de la cumpleañera aún daban para más.
   “Abrimos regalos hasta las 6 de la mañana. Dormimos poco pero fue una fiesta inolvidable. Rodeada de mis más grandes e incondicionales amores”, concluyó la gran diva argentina.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario