jueves 29 de septiembre del 2022
REALEZA 29-08-2022 08:51

Revelan las dos enfermedades que Letizia Ortiz mantiene en secreto

El diario El País le dedica un extenso reportaje después de seguirla varias semanas y cuenta cuáles son las dolencias que aquejan a La Reina, hasta ahora nunca antes reveladas.

El diario El País le dedica un extenso reportaje después de seguirla varias semanas y cuenta cuáles son las dolencias que aquejan a la reina de España, Letizia Ortiz, hasta ahora nunca antes reveladas.

Se trata de dos enfermedades crónicas que si bien no son graves, a ella le preocupan. La primera: la monarca sufre de metatarsalgia crónica. Un dolor intenso y permanente en el metatarso del pie, que se inflama.

Escribe El País: "Camina erguida y con la barbilla alta (quizá más como la antigua bailarina clásica de su niñez asturiana que con la supuesta prosopopeya de la realeza), determinada y braceando ligeramente, aunque sufre continuos dolores en un pie por una metatarsalgia crónica, resultado del uso excesivo de zapatos de tacón, que aborrece". 

Qué es la metatarsalgia crónica, la enfermedad de la reina Letizia de España

La metatarsalgia es una afección que produce dolor e inflamación en la bola del pie (metatarso). Esta afección puede ser producida por participar en actividades como correr o saltar.

También existen otras causas, por ejemplo, deformidades del pie y zapatos demasiado ajustados o demasiado grandes. En el caso de la Reina, se ha dado por utilizar "tacones" de manera sostenida debido a sus compromisos.

Si bien no hay una cura específica, lo cierto es que el descansar los pies ayuda mucho. También el aplicar hielo al área afectada, usar calzado adecuado y los soportes para el arco del pie, son otra opción.

Qué otra enfermedad tiene la reina Letizia Ortiz

Obsesionada por aparentar ser más joven, Leticia Ortiz también esconde que es miope. Cuando lee un papel está escrito en letras mayúsculas porque sin gafas no ve. Nunca en ningún acto público o privado se la ha fotografiado con gafas de ver.

El diario en cuestión revela: "En vaqueros de marca blanca, camiseta y botas de caminar, la Reina resulta ser una mujer menuda, fibrosa y muy delgada; de manos pequeñas, uñas cortas y transparentes, sin anillos (tampoco alianza); la cara lavada y la melena, oscura y veteada de canas, recogida en una coleta. Está en forma, pero no tiene brazos de culturista. Usa gafas con discreción y siempre tiene a mano un caramelito de menta".

En esta Nota