viernes 3 de abril de 2020
caras
SALUD | 22-03-2020 22:38

Bursitis de codo séptica: el cuadro que puso en riesgo la vida de Nicolás Vázquez

Tras sufrir un accidente el actor presentó una afección que empeoró por lo que decidieron hacerle un tratamiento intravenoso.

En estos últimos días la cuenta de Instagram de Nicolás Vázquez (42) se llenó de mensajes de concientización sobre el coronavirus y llamó a todos a quedarse en sus casas. Ahora muestra mapas, videos y hasta videoconferencias con sus amigos para reemplazar las reuniones de fin de semana. Pero días atrás posteó cómo afrontaba una internación por una bursitis en su codo que se le había infectado. También en ese entonces destacó el rol de los médicos, que redoblaban los esfuerzos en tiempos de la pandemia de Covid-19.

Tras sufrir un accidente en el codo, el actor presentó una bursitis que no mejoró y que permanecía infectada, motivo por el que los médicos decidieron administrarle “un tratamiento intravenoso”, según detalló el mismo Vázquez.

¿Pero en qué consta este cuadro? El doctor Enrique Pereira, presidente de la Asociación Argentina de Cirugía de la Mano (AACM), explicó que la bursitis –en este caso en el codo- “es la inflamación de un tejido de deslizamiento que se llama bursa, que se aloja entre el hueso y la piel”.

En concreto, es una inflamación que puede ser inespecífica y darse “cuando uno se golpea o apoya el codo en reiteradas ocasiones, entonces las bursa se inflama”. En esos casos la bursitis es “aséptica” –sin una infección involucrada- y pueden clasificarse en las traumáticas (golpes), las mecánicas (movimiento y fricción) o por depósito de cristales.

Pero también existen las llamadas “bursitis sépticas o infectadas” que ocurren cuando “el paciente se lastima la piel, ingresa un germen que coloniza la bursa y la infecta”, explicitó Pereira.

Según argumentó el experto, el diagnóstico de una bursitis en esta área es básicamente clínico con signos bien claros: un codo caliente, rojizo y muy inflamado. Lo que no siempre es tan fácil de identificar “es si se trata de un proceso séptico o no, y para ello se va a requerir un análisis de sangre y, en algunos casos, una ecografía”

El presidente de la AACM agregó que todas las bursitis necesitan hielo y en algunos casos inmovilización, mientras que las sépticas deben tratarse con un antibiótico.

“Las bursitis sépticas son en un 90% provocadas por un germen conocido que solemos llevar en la piel: el estafilococo aureus y ocurren cuando este germen se filtra y coloniza la bursa. Por ende, la mayoría son tratadas con un antibiótico por vía oral entre 7 y 10 días y responden bien”, remarcó Pereira.

Pero existe “otro 10% de las bursitis que se pueden complicar, o bien porque son generadas por gérmenes diferentes o porque se desarrollan en un paciente que tiene una susceptibilidad especial, como estar inmunocomprometido, presentar diabetes o cáncer”.

“Cuando la persona no evoluciona bien frente al tratamiento para estafilococo aureus, se empieza a sospechar que la bursitis puede haber sido generada por otro germen o que el antibiótico no está llegando bien al foco de infección, entonces en algunos casos se decide el tratamiento antibiótico intravenoso para mejor penetrancia del antibiótico”, remarcó el profesional.

Para estas ocasiones, “es más cómoda la internación, ya que conviene  tener al paciente muy observado y controlado, porque un germen en el organismo puede llegar a otras áreas”, remarcó. Y explicó que el tiempo de hospitalización dependerá de la evolución de la persona.“Si responde bien será de dos o tres días y más tarde se le pedirá que siga con antibióticos vía oral por diez días más en su domicilio”.

En cambio, cuando la evolución no es favorable, “se decide hacerle una punción para tomar una muestra de la bursa, identificar el germen y si se comprueba que es uno más virulento que el estafilococo, se opta por internar a la persona unos días más”.

Una vez que el paciente sale, se le recomienda no exponer el codo a traumatismos, como por ejemplo apoyar los codos sobre la mesa con asiduidad.

Por último, Pereira reflexionó que en tiempos de coronavirus, “se deben extremar los recaudos en cualquier paciente que esté internado, porque todo el personal de salud está más expuesto, así que hay que redoblar esfuerzos por disminuir la cantidad de contacto entre personas e intensificar lavado de manos”.

 

Galería de imágenes

Comentarios