domingo 17 de noviembre de 2019
caras
SALUD | 01-10-2019 19:46

Rod Stewart, recuperado de un cáncer de próstata

el doctor Carlos Scorticatti, profesor de la cátedra de Urología de la Facultad de Medicina de la UBA indicó que en Occidente, “uno de cada 6 varones tiene riesgo de desarrollar cáncer de próstata”.

Días atrás, Rod Stewart confirmó haber superado un cáncer de próstata diagnosticado en febrero de 2016, durante un chequeo rutinario. El cantante británico de 74 años lo dijo ante una audiencia de 500 personas en un evento de recaudación de fondos y alentó a los hombres a hacerse chequeos, ya que el resultado se debió “a la detección en un estadio temprano” y, en esas etapas, aún no presentaba síntomas.

Consultado por Caras Salud, el doctor Carlos Scorticatti, profesor de la cátedra de Urología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y miembro de la sección oncología del Hospital de Clínicas, indicó que en Occidente, “uno de cada 6 varones tiene riesgo de desarrollar cáncer de próstata”, por lo que les recomienda que a partir de 50 años consulten al médico para controlarse y en el caso de presentar antecedentes familiares, a los 45 años.

El Instituto Nacional del Cáncer (INC) especifica que en Argentina el cáncer de próstata es el más frecuente en el varón con 11.000 casos anuales, que representan el 20% de todos los tumores malignos en varones y 9% de la totalidad de cánceres del país.

Con relación a los factores de riesgo, el doctor Juan Pablo Sade, oncólogo clínico especialista en tumores genitourinarios del Instituto Alexander Fleming, enumeró que inciden “el envejecimiento, porque es una enfermedad cada vez más frecuente con la edad (por lo general, mayores de 60 años), así como también el sedentarismo y el sobrepeso”.

Scorticatti, por su parte, agregó que los factores ambientales (como una dieta rica en comida chatarra) inciden más que los genéticos: “hay un 10% de los cánceres  de próstata que están asociados a una mutación  de los genes BRCA 1 o BRCA 2, pero el 90% que son esporádicos”, más asociados a los hábitos.

En concordancia con lo que había dicho el astro británico, Sade explicó que “no existen síntomas tempranos específicos en la enfermedad”, sino que más bien las manifestaciones “son tardías y pueden confundirse con el agrandamiento benigno que se produce en la próstata, muy común en los hombres”.  Además aparecen cuando el cáncer está localmente avanzado, o sistémicamente avanzado, es decir, si se presenta metástasis.

¿Pero cómo se confirma el cáncer de próstata? Scorticatti indicó que en primer lugar el hombre debe apuntar a realizarse un diagnóstico precoz, es decir, “acercarse al consultorio y controlarse para ver cuál es su riesgo de cáncer de próstata, al igual que hace la mujer con el cáncer de mama”. O bien aprovechar las campañas de screening, donde se llama a la población a realizarse controles.  “A partir de esos primeros pasos, se apunta a un trípode diagnóstico. Primero se realiza un análisis de sangre, que es el antígeno prostático específico (PSA) y también se hace el tacto rectal, que sigue vigente porque no todos los cánceres elevan el PSA. Si alguno de estos resultados estuviera alterado, se realiza una biopsia de la próstata, que es la que termina de confirmar la presencia de la enfermedad, y es asistida por una ecografía transrectal”.

En cuanto a los tratamientos, el oncólogo del Hospital de Clínicas expresó que “son muchos y con un espectro muy amplio, que van desde la llamada ‘vigilancia activa’, que es simplemente controlarlo sin hacer nada y aplica para los cánceres de muy bajo riesgo; después el método por excelencia es la extirpación total de la próstata, llamada prostatectomía radical y otra alternativa también válida es la radioterapia”. A la vez, “en los últimos años se está empezando a introducir en forma de investigación lo que se llama terapia focal, como por ejemplo con criocirugía, que es tratar localmente la zona de la próstata afectada por el cáncer”. Y especificó que en algunos casos, donde los tumores están más localmente avanzados o extendidos, los tratamientos se pueden combinar. 

Otra opción no curativa, pero para evitar la progresión de la enfermedad es la castración química o quírúrgica, “que se emplea cuando el tumor volvió y es hormonodependiente, es decir, depende de los andrógenos de la hormona masculina”.

Por último, el médico indicó que detectado a tiempo, en estadios tempranos y con prostatectomía radical, las chances de recuperación son superiores al 90%.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario