martes 04 de octubre del 2022
ACTUALIDAD 11-08-2015 14:49

Guillermo Andino y su bebé de tres meses

"Si no fallan los genes, Ramón será periodista" Galería de fotosGalería de fotos

A los 47 años, Guillermo Andino cumplió su sueño de ser papá de un varón. El periodista tiene dos mujeres, Sofía (14) y Victoria (8), a las que ama con todo su corazón y está muy atento a sus sentimientos y sus necesidades. Pero el varón lo puede. Desde el primer instante en que pensó en ser papá, quiso -y así acordó con su mujer- que su hijo se llamara Ramón, como su propio padre, de quien heredó el oficio y a quien idolatra. Así lo anunciaba a CARAS, hace 15 años, cuando Carolina Prat (41) estaba embarazada por primera vez. Hoy, con Ramón, de tres meses en los brazos, se siente pleno de alegría. “Es un bebé muy buscado, muy deseado, muy soñado. Nuestras hijas fueron muy bienvenidas también. Después de las nenas, nos dijimos “tengamos un tercer hijo”, sin que necesariamente tenga que ser un varón, nos gustaba tener tres. Hubiéramos estado encantados de tener otra nena, porque ya sabíamos lo que era tener una, pero vino Ramón y vino una fiesta de alegría, por muchas cosas. Primero porque cada uno de nuestros bebés es el fruto de nuestro inmenso amor con Caro, después la posibilidad de poderle rendir tributo a mi papá, poniéndole su nombre, eso que te identifica y que también resulta ser un peso, si se quiere, de responsabilidad”, cuenta, orgulloso Andino.

“Todavía tengo una sensación extraña. Hablo de Ramón Andino, veo al bebé y me digo: “es un nombre fuerte”. Me encanta, porque siempre hablamos con Guille que si teníamos un varón, tenía que llevar el nombre de su papá”. El periodista tiene una sensación parecida. “Cada ser es distinto, pero yo quisiera que heredara mucho de su abuelo: su hombría de bien, su amor por el trabajo, que de alguna manera también me lo dio a mí. Me gustaría que ese nombre viniera acompañado de mucho de lo que tenía su abuelo Ramón. Para mí, es un legado maravilloso, y sé que mi viejo estaría orgulloso de tenerlo en sus brazos. Papá falleció cuando tenía 50, tranquilamente podría haber cumplido el pasado 19 de julio, “jóvenes” 79 años… Como creyente que soy, sé que desde algún lado lo disfruta”, se emociona Andino.

Ser papás después de 8 años también fue un tema que los hace reflexionar y les hizo hacer cuentas muchas veces, hasta que decidieron dejar de hacerlas y animarse. “El tema es la edad que tiene uno y la posibilidad de sobrevivirlo es lo que nos daba vueltas. Yo tengo 47, espero vivir hasta los 80 y pico, lo voy a disfrutar… no sé, 40 años. Voy a conocer a los hijos de Ramón. También la crianza y sacarlo adelante, tiene que ver con la responsabilidad, en los primeros años, sobre todo. No es lo mismo tener 47 que tener 60” dice el periodista y reconoce con una sonrisa que “pesa el triple de lo que pesaban las bebés hace 14 y 8 años”.

Galería de imágenes
En esta Nota