lunes 17 de mayo de 2021
caras
ACTUALIDAD | 17-08-2016 17:33

Juan Martín del Potro festejó en Tandil

"Ni soñando esperaba este final". Galería de fotos

Son tiempos de reconocimiento e inmensa felicidad para Juan Martín del Potro, quien tras su épica actuación en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro se alzó con la medalla de plata y mostró un nivel de juego increíble. Es que el tenista tandilense debió afrontar tres operaciones en su muñeca izquierda y, en total, permaneció casi dos años fuera del circuito profesional, lo que vuelve a su actuación en Brasil como un hecho casi “milagroso”.

“Cuando vi el sorteo pensé que me volvía rápido a Tandil, me tocó jugar contra el número 1 en suelo brasileño, pero después de ganarle creo que la gente empezó a estar un poco conmigo. Yo veía la medalla muy lejos, igual. Cuando llegué a las semifinales recordaba que en Londres me tocó contra Federer, y ahora contra Nadal. Me daba miedo que después de ganarle a Djokovic y tener un torneo increíble podía llegar a volver con las manos vacías. Jugué la semifinal como si fuera la última final de mi vida, por eso después de ganarle a Rafa el festejo fue un desahogo y un alivio de todos esos pensamientos. Cuando vi la gente en la cancha, me abracé con ellos y sentí que lo hacía con todo el mundo. Fue algo que me salió del alma. Me transmitieron una energía única, me ayudaron a correr cuatro horas más en la final”, destacó Del Potro, quien regresó a los courts hace tres meses y en su raid olímpico le ganó a los número 1 y 5 del ránking mundial, entre otros.

“Fue algo muy fuerte, desde el primer día sentí algo especial. Desde lo emocional, nunca viví tantas cosas fuertes en mi carrera tenística. Ahora estoy empezando a entender todo lo que generé en esta semana inolvidable para mí, recién ahora estoy cayendo un poco”, agregó el tenista durante la conferencia de prensa que brindó en el Hotel Intercontinental en el mismo día en que retornó a la Argentina. Allí se refirió a la experiencia, similar a la vivida en los juegos Olímpicos de 2012 en Londres, donde obtuvo la medallla de bronce. “Esto es de las cosas más importantes que me pasaron en la vida. Fueron partidos inolvidables, hasta yo me sorprendí cómo me la aguantaba físicamente, cómo la mano me dejaba jugar, hasta la derecha iba más fuerte cuando sentía que no tenía más fuerzas. No se si alguna vez jugué tan bien al tenis como lo hice contra Djokovic. Nunca lloré tanto en tan pocos días y siento que todo eso lo hizo la gente, la energía que me transmitieron. Ni soñando esperaba una final de esta manera”, concluyó emocionado “La Torre de Tandil”, quien tendrá revancha contra Andy Murray, quien se llevó el oro, cuando Argentina enfrente a Gran Bretaña por la Copa Davis y en suelo esconcés, el próximo septiembre.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios