sábado 6 de marzo de 2021
caras
ACTUALIDAD | 06-09-2016 15:02

Natalia Oreiro: "Interpretar a Gilda era mi gran sueño"

Homenaje al ícono de la música tropical. Galería de fotos

Cada vez que tuvo la oportunidad, Natalia Oreiro incluyó en sus trabajos televisivos algo de Gilda, la cantante de cumbia con la que siempre se identificó. Cuando fue la “Cholito” en “Muñeca Brava” no sólo le sumó su fanatismo al personaje, sino que se dio el gusto de filmar en el santuario que fue erigido a un costado de la ruta donde la diva de la música tropical perdió la vida,  aquel fatídico  7 de septiembre. Y luego, ya en la piel de “La Monita”, la boxeadora de “Sos Mi Vida”, otra de sus ficciones éxito, eran los acordes de  “Corazón Valiente”, hit de Gilda, el que siempre acompañaban a Oreiro a la hora de subir al ring.

Su admiración por la artista cumbiera se transformó en un anhelo: interpretarla. Algo por lo que la actriz uruguaya debió esperar bastante y que en este 2016 pudo volverse realidad con “Gilda, No Me Arrepiendo De Este Amor”, la película dirigida por Lorena Muñoz que se estrenará el próximo 15 de septiembre y con la que Oreiro finalmente concretó su sueño. “Se cumplen veinte años de la muerte de Gilda y hace mucho tiempo que tenía ganas de interpretarla por una profunda admiración hacia su carrera artística y por lo que representa como mujer para mí”, confesó Natalia, muy movilizada por su último trabajo.

En su primera experiencia como coproductora de un filme, la cantante y actriz expresó su alegría frente a la nueva empresa :“Coproducir una película y que sea Gilda me da mucho miedo, por el profundo respeto que le tengo pero a su vez me encanta el desafío”. Según contó, el largometraje buscó profundizar en la historia de la cantante de cumbia, fallecida en un accidente automovilístico cuando viajaba con su madre y sus dos hijos en un micro que fue impactado por un camión en la ciudad de Ceibas, localidad ubicada a media hora de Gualeguaychú, Entre Ríos. “Con Lorena Muñoz lo que queremos contar es qué hay detrás de ese ícono popular tan fuerte que ha movilizado tanto en estas dos décadas. Y lo que vamos a contar es esto, quien es ella de niña, su familia y obviamente su faceta artística porque todos queremos salir del cine cantando”, señaló Natalia entusiasmada.

Tiempo atrás, Oreiro ya había sido tentada para protagonizar una película de Gilda, pero además de no estar conforme con el guión, había otro problema: Fabricio, uno de los hijos de la cantante y quien había sobrevivido el accidente a los seis años, no cedía los derechos. “Yo lo entendía. Para él no era Gilda, era su mamá. El sufrió mucho porque en el accidente también murieron su abuelo y su hermana”, aseguró la actriz, quien frente a la nueva propuesta de Lorena Muñoz decidió manifestarle a Fabrizio todo el cariño y respecto que sentía por su madre. La directora le dejó una carta en la que le hablaba de la admiración que Oreiro sentía por Gilda, cuyo verdadero nombre era Miriam Alejandra Bianchi y quien en su aspiración por cantar cumbia había abandonado su trabajo como maestra jardinera y se había ganado el disgusto de su familia, además de una separación. “Le escribí que había muchos puntos en común en la vida de su mamá y en la mía, como el hecho de tener un sueño y trabajar para conseguirlo, independientemente de las circunstancias. También le dejó un CD con una versión de “No Me Arrepiento De Este Amor”, que grabé especialmente para él”, agregó Oreiro.

Finalmente Fabrizio aceptó ceder los derechos. “Supongo que lo hizo porque fue papá, porque querría que su hijita conociera la historia de su abuela y porque Lorena lo visitó varias veces para convencerlo”, se animó a concluir la actriz. Muñoz, directora de películas como “Yo No Sé Qué Me Han Hecho Tus Ojos” y “Los Próximos Pasados”, explicó qué identifica a Natalia Oreiro con la icónica cantante: “Gilda es diferente al resto y se gana su lugar por su autenticidad. Ese ángel y luz que tenía es igual al que tiene Natalia Oreiro”.

La intención tanto de artista como de la directora era abordar la vida de Gilda, pero desde Miriam, esa mujer sufrida, que tuvo todo en contra a la hora de cumplir su sueño de ser cantante tropical. “Ni su físico, ni su origen de clase media la ayudaban. Esa forma dulce de cantar era una novedad en el ambiente de la cumbia, donde ser mujer también era una desventaja. Su familia no la apoyaba...tampoco su marido. Hubo que reconstruirla. Para eso me reuní con sus mejores amigas. Ellas me aportaron su costado más familiero y me prestaron ropa que ella solía usar. Todo lo que pudieran darme de Gilda –de Miriam, mejor dicho– me servía como amuleto, sentía que ella estaba presente con su energía. También hablé con sus plomos, sonidistas, personal de seguridad y sus músicos”, contó Oreiro, quien también debió adelgazar para interpretar el personaje.

“Tuve que bajar siete kilos. Ella era muy flaquita, sobre todo de la parte de abajo. Yo empecé a ensayar y las polleras rojas me quedaban mal. Hice una dieta muy balanceada y tuve que afinar piernas y caderas, con ejercicios en un elíptico y gimnasia localizada. También aprendí a bailar como ella. Y luego todo fue un trabajo grande de producción, de vestuario y de maquillaje”, develó Natalia. “Para todos los que hicimos la peli el desafío era despojarla del mito y trascender a lo que la gente conoce de ella, queríamos mostrar a la madre, a la maestra. Es una película que más allá de que te guste Gilda, o la conozcas, es un hecho cinematográfico”, agregó Oreiro, que aclaró que el largometraje tiene elementos de filme musical y biográfico, aunque no la encasilló en ninguna de las dos categorías. “Tiene hasta algo de thriller”, concluyó. La película estará acompañada por un disco, con las versiones de Oreiro de las canciones de Gilda, para el que contó con la ayuda de algunos de los músicos originales de la banda de la cantante tropical, así como de Fabricio, el hijo de Gilda. Dicha grabación contó con un trabajo especial para que su voz sea cercana a la de la cantante homenajeada.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios