miércoles 12 de mayo de 2021
caras
ACTUALIDAD | 20-09-2016 12:58

Granata y Squarzon, relax en Punta Cana

“El viaje consolidó el amor que nos une". Galería de fotos

El tiempo cura las heridas y Amalia Granata (35) lo sabe mejor que nadie. Lejos de los escándalos que la mantuvieron en el centro de la escena, tras la infidelidad de su pareja Leonardo Squarzon (43), y mientras transita su sexto mes de embarazo, la periodista respira paz y tranquilidad del otro lado del océano. Rodeada de un verdadero paraíso tropical de aguas cristalinas, arenas blancas y un cálido clima veraniego, disfrutó de una semana de absoluto relax en familia junto al empresario y su hija Uma Fabbiani (8), en el soñado Paradisus Punta Cana Resort de República Dominicana.  Con todas las comodidades y el confort de un “All inclusive” cinco estrellas — con exuberantes jardines y manglares tropicales frente a la playa—  Amalia y su familia eligieron dar vuelta la página y pasar unos días lejos de Buenos Aires para sanar las heridas.

“Fueron nuestras primeras vacaciones familiares y la pasamos muy bien. Ver a mi hija disfrutando hizo que pueda relajarme y olvidar por un rato todo lo que pasó. Aunque es imposible ya que hasta el día de hoy se se siguen diciendo mentiras”, le confió Granata a CARAS.  La bella mujer rubia junto a su familia se alojó en “Family Concierge” — dentro del Paradisus Punta Cana— un concepto de hotel único en el que son atendidos por su propio concierge especializado las 24 horas, además de disfrutar de las espaciosas suites y del concepto “LUXEclusive” con mayordormo a disposición en cualquier momento del día.

Cargada de energía y completamente renovada, la periodista admite que las largas caminatas por la orilla del mar junto a su pareja, más los soñados atardeceres con vista al mar y las maravillosas puestas de sol, resultaron un gran escape luego de días tan difíciles.“Nos levantábamos muy temprano, dejábamos a Uma en el ‘Kids Zone’ del hotel, donde había chicos de su edad de distintas partes del mundo, y con Leo partíamos  a la playa. Allí nos relajábamos en los camastros, mientras él tomaba caipiroskas y yo limonada, hasta el horario del almuerzo. Por la tarde hacíamos pileta y a la noche nos acostábamos temprano porque los días de sol y playa eran intensos”, relata la columnista de “Polino Auténtico”, el ciclo de Radio Mitre y, entusiasmada, recuerda: “Leo y Uma fueron juntos a tirarse en parasailing (paracaídas), mientras yo los miraba desde la playa. Fue un día espectacular”.

—¿Cree que este viaje llegó en el momento justo?

—Llegó para ayudarme a olvidar un poco todo lo que pasó durante las últimas dos semanas. El clima aquí es bárbaro; hay 30 grados todos los días, sol pleno y las playas son soñadas. Uma estaba feliz, ya que en el hotel tenía infinitas actividades para jugar con chicos de diferentes países y se hizo muchos amigos. Verla así me llenó de felicidad y me distrajo.

—Luego de pasar una semana lejos de la ciudad y en armonía con su familia, ¿Pudo desconectarse del teléfono y de las redes sociales?

—No, es imposible desconectarse cien por ciento porque tenemos amigos y familia que no la pasan bien ya que se siguen diciendo cosas en la televisión, en los portales y los diarios. Y ellos nos escriben o nos llaman para contarnos. La verdad, es que yo desconecté bastante pero Leo no pudo. Se enoja con las pavadas que dicen porque ensucian a gente, incluso cuando ya pasaron quince días de lo sucedido y cuando no hay nada más para decir.

—¿Qué es lo que más le molesta?

—Que hablen con tanta liviandad sobre mis hijos y que digan que Roque no es hijo de Leo; además de todas las cosas que inventan cada día. Que se refieran a su sexualidad, que hablen de nuestros ingresos y demás falacias... Ante tanta cosa, lo de esta chica, Paula Linda, la verdad aunque no lo puedan creer es lo que menos me interesa.

—¿Se han tomado un tiempo con su pareja para hablar a solas y reflexionar sobre todo lo ocurrido?

—La charla ya la tuvimos en Buenos Aires y es un tema completamente cerrado. Creo que fue más complicado para la gente que para nosotros; veíamos enojado al afuera sobre decisiones que son parte de nuestra intimidad. En el viaje nos disfrutamos y consolidamos como pareja. Nos hicieron muy bien nuestras caminatas a solas y los atardeceres que pasamos juntos frente al mar, haciéndonos mimos y abrazándonos. Después de todo lo que pasó, estamos más juntos que nunca. Este viaje consolidó el amor que nos une.

—¿Siente que Leonardo está en deuda con usted, como él lo declaró en la última edición de esta revista?

—¡Ninguna deuda! El tema ya está hablado y nadie le debe nada a nadie. Si el día de mañana siente que tiene que explicar algo o tiene una deuda con alguien, lo hablará con su hijo Roque.

— Ha superado días difíciles. ¿Cómo sigue el curso de su embarazo de seis meses?

—Roque está bárbaro, se portó súper bien en su primer viaje. ¡Se mueve todo el día y patea mucho..! Por ejemplo, mientras me relajaba en el mar, flotando, sentía que la pancita se relajaba conmigo.Y por suerte allá recuperé los kilos que había perdido cuando se desató el escándalo. Comí de todo y me dí todos los gustos.

—¿Cómo define hoy la relación que mantienen con el padre de su hijo?

—Creo que todo ésto nos fortaleció y nos unió como familia. Nos armamos una coraza entre los tres, con Uma, contra el afuera y sabemos que vamos a salir adelante.

—Después de casi dos semanas de no ir a trabajar, ¿Volverán a su rutina diaria?

—Sí, los dos nos reincorporamos a nuestras respectivas actividades. Yo, particularmente, extraño el trabajo porque me encanta lo que hago y me gusta trabajar.

Por Sabrina Galante

Agradecimientos: Hotel Paradisus Punta Cana Res(www.paradisus.com) Flavia Girolimini y Federico Akerman para F+F Communication (PR y Comunicación para Meliã Hotels International) MAA maternity www.maamaternity.com.ar Anzanza Piezas de Diseño (Gorriti 4786, Palermo).

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios