jueves 30 de mayo del 2024

La adicción al celular puede matar tus vacaciones

CREDITO CARAS

Desde hace meses que venís diciendo cuánto necesitas vacaciones, lo cansada que estás, lo que darías por ver la playa y no escuchar más el sonido de notificación de tu celular.

Sin ir más lejos, muchos de los que trabajamos a diario con el móvil desearíamos por momentos perder la conectividad e irnos a una isla desierta si fuese posible.

Pero, así y todo: llegan las vacaciones y el uso del dispositivo aumenta. Bajo la excusa de llevarlo a la playa para sacarle fotos a los niños y tener recuerdos, caemos en nuestra propia trampa y entramos a ver notificaciones, email, redes sociales y demás.

Nos encontramos en presencia de una nueva fobia, la fobia del futuro: LA NOMOFOBIA. La adicción al móvil es tan fuerte que estamos atravesando una nueva fobia; el miedo irracional a salir sin el teléfono móvil o perder la conectividad provocando ansiedad, estrés e incluso miedo a lo que pueda suceder y no enterarse.

Como en otras adicciones, primero hay que "reconocer" que hay un uso excesivo, para después, poder hacer un "esfuerzo consciente" para controlar esa dependencia

Es por lo que las vacaciones pueden ser un buen momento para hacerse cargo de esto que nos pasa e intentar cambiar algunos hábitos sobre lo perjudicial que puede ser abusar de la tecnología.

Vale aclarar que no hace falta esperar a vacacionar para poder hacer un stop y autoevaluarse. Estando en tu casa también podés desactivar los datos móviles y el wifi y apartarlo un rato. La línea telefónica (por si algo urgente sucediera) seguirá activa pero tus datos y notificaciones no, con lo cual ya estarás comenzando tu independencia tecnológica.

La comunicación en épocas de redes sociales está en crisis. Si bien cada día hay más medios para comunicarnos gracias al avance de la tecnología, día a día la comunicación interpersonal empeora.

Llevamos el móvil a la mesa, a la cama, al baño, a una reunión con amigos. Estamos siempre comunicados de manera múltiple sin prestar real atención a ninguna de las partes.

Las épocas en las que se charlaba mirándose a la cara, observando los gestos del otro, e incluso disfrutando el silencio sin móviles sobre informándonos 24 hs al día, es tan sólo un recuerdo.

Esto que hace 20 años nos hubiera parecido una película, está sucediendo. La tecnología está invadiendo nuestras relaciones humanas y sólo nosotros tenemos la llave para que eso no suceda.

Es imprescindible desconectar para volver al trabajo con más fuerza y no tener una "continua" sensación de cansancio.

Así que cuando planifiques tus vacaciones no sólo organices el destino, excursiones, valijas y actividades para que hagan tus hijos así vos bajas un poco la guardia. Planifica cómo dejar tu negocio en orden para que por 7, 10, 15 o los días que sean no sea necesario estar pendiente de las notificaciones de tu celular.

Proponete desconectar los datos móviles y el wifi. Usalo como reemplazo de la cámara de fotos en caso que no lleves una. Elegí un momento del día para activar datos si es que querés compartir una foto, pero luego desactivalo otra vez. Evaluá si es realmente necesario enviar esa foto y correr el riesgo de caer en la tentación de scrollear Instagram, twitter o algo laboral.

Preservá tu descanso, tu cerebro y vos necesitan vacaciones. Para estar hiperconectados y sobreinformados tenemos todo el resto del año.

Hace foco y disfrutá ese merecido descanso. El mundo y las redes pueden esperar.

Por Lala Barone de @lala.contenidos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En esta Nota