jueves 25 de abril de 2019
caras
ESPECTáCULOS | 01-04-2019 19:08

Luisa Drozdek, en la dulce espera, anuncia el nombre y el sexo de su bebé

La actriz está embarazada de cuatro meses, y en una entrevista con CARAS se animó a confirmar que su pequeña se llamará Delfina. Galería de fotos

Esa luz que emana, potencia su belleza. Es tan “dulce” su “espera”, que tras veinte semanas de ilusión, sigue creciendo en ella una añorada maternidad.  Luisa Drozdek (30) disfruta de un embarazo soñado, el que comparte con su marido desde hace dos años (y su gran amor desde hace cuatro y medio), el PR Hernán Nisenbaum (49).

“Va a ser nena y se va a llamar Delfina. Está pautado que nazca la primera semana de agosto. Voy a ser una mamá primeriza, estoy tan feliz. Con Hernán nos decidimos por ese nombre porque tuvimos en cuenta lo que nos dijeron muchas mamás: que cuando escucháramos el  nombre, íbamos a sentir inmediatamente que es ese y no otro. Primero empezamos a pensar varias opciones, pero siempre ‘cero’ tener como referencias los nombres de los abuelos o de algún otro familiar. Cuando pensamos en Delfina sentimos que era ese”, le dice a CARAS la ascendente actriz, que a pesar de estar embarazada, no deja de aceptar propuestas laborales porque no puede contra su naturaleza hiperactiva. Actualmente es una de las protagonistas de la tira “Millennials”, estrenada recientemente por Netflix;  y por la misma señal es parte de la serie musical “GO!”. “En ‘Millennials’ vuelvo a hacer de mala. Es el tercer trabajo consecutivo donde soy mala y me encanta personificar roles así. Es un papel muy jugoso”, agrega “Luly”, quien además conduce “Mundo Pádel” por TNT SPORTS, y próximamente hará lo propio en un programa con Tips para embarazadas y madres en el Canal KZO. “Para esta etapa de mi vida me re divierte. Además, por el embarazo no puedo hacer muchos trabajos de actuación, por eso me bajé de una obra de teatro, para cuidarme. Conducir implica menos carga horaria y menos esfuerzo físico”, comenta.

 A Luisa Drozdek nunca le había pasado por la cabeza ser madre, hasta que se enamoró. “Con Hernán es con la primera persona que deseé ser mamá. Es lo que pasa cuando estás enamorada de verdad. Estamos bien, el nuestro es un amor sano. Antes, la verdad, es que nunca me había pasado—comenta tras posar híper sexy acariciando su pancita, y antes de bromear con el título de la película que acaba de filmar, dirigida por Marcos Carnevale—. El filme se llama ‘Razones Para No Ser Madre’, imaginate, qué gracioso. Hago de la amiga de la protagonista que es Julieta Díaz. La maternidad está tratada con un enfoque bastante gracioso. De hecho hoy por hoy estoy embarazada y por suerte me siento bárbara. Nada que ver con lo que se cuenta en la película. No me duele nada, no tengo vómitos, hago mi vida normal. Muchas piensan que el embarazo es una enfermedad y tienen que estar todo el tiempo acostadas, sin moverse. Y nada que ver, el embarazo es un estado divino. Yo hago de todo: voy, vengo. Y la verdad es que me siento genial”, agrega.

"Con Hernán es con la primera persona que deseé ser mamá. Es lo que pasa cuando estás enamorada de verdad. Estamos bien, el nuestro es un amor sano. Antes, la verdad, es que nunca me había pasado"

  Se ríe mucho, está tan feliz. Y a la hora de hablar de los cuatro kilitos que aumentó con el embarazo, saca el tema de los antojos. “Siempre fui súper dulcera, y ahora se me dio por comer alimentos salados. Siempre que me dabas a elegir entre una torta o un sándwich de miga, elegía la torta. Hoy me muero por el sándwich. Es muy evidente la sensación de antojo —confiesa y no elude referirse a su marido, en tono de broma—. El papá tiene más antojos que yo, a pesar de que él siempre se cuida mucho y no deja de ir al gimnasio. Pero ahora parece que es cierto que el hombre también se embaraza (Risas). Por ahora está zafando de desarrollar una pancita importante, pero si sigue así, obviamente que va a ocurrir (Más risas)”, afirma.

Drozdek sigue con los preparativos de decorar el cuarto de la beba. Dice que el embarazo le cambió la mentalidad. “Es  una responsabilidad que te hace madurar de golpe. Algunas cosas me preocupan menos que antes, las prioridades son otras”, comenta. También está segura de que con la llegada de Delfina, no va a “cerrar la fábrica”. “Soy hija única y obviamente voy a tener otros hijos. A mí me hubiera encantado tener un hermano. Además, voy a ser una mamá que le ponga límites. Me parece que la base de todo es la confianza, el amor y los límites. Me propongo que la beba se sienta re contenida, que pueda contar con nosotros, pero a su vez que sepa que hay un límite que no se puede pasar. Mi familia me crió con mucho amor pero siempre poniéndome límites. Y yo, hoy por hoy, se los agradezco. Mi idea es hacer lo mismo. No quiero que sea una nena malcriada”, dice.

"Me propongo que la beba se sienta re contenida, que pueda contar con nosotros, pero a su vez que sepa que hay un límite que no se puede pasar. Mi familia me crió con mucho amor pero siempre poniéndome límites. Y yo, hoy por hoy, se los agradezco. Mi idea es hacer lo mismo. No quiero que sea una nena malcriada"

 

Luisa posa con una luminosa sonrisa, conserva una maravillosa silueta. Su embarazo le suma sensualidad. “Por suerte aumenté poco, subí casi cuatro kilos, que es el promedio de un kilo por mes. Estoy haciendo Yoga y Pilates para Embarazadas, una vez por semana cada actividad. Y además con Romina Traetta, mi Personal Trainer, realizamos caminatas. Me siento plena, feliz. No veo la hora de que nazca Delfina, de mirarla por primera vez a los ojos y decirle: ‘¡Bienvenida mi Princesita!’”, concluye.  

 

Galería de imágenes

En esta Nota
Fabián Cataldo

Fabián Cataldo

Comentarios