sábado 5 de diciembre de 2020
caras
REALEZA | 21-11-2020 10:30

Máxima de Holanda: reina "home office"

La reina trabaja desde su flamante palacio. Galería de fotos

Más allá de la pandemia y de las polémicas vacaciones en Grecia, Máxima de Holanda (49) fue una de las reinas que más trabajó desde que el mundo entero se vio afectado por el COVID 19.

Como buena monarca rápidamente dejó las críticas en la pasado y retomó su actividad aunque debido al rebrote pandémico que sufre Europa decidió hacerlo desde su hogar, el palacio Huis ten Bosch.

Pero para sorpresa de todos su primera video conferencia no la hizo en su despacho personal como siempre. Para dar su discurso inicial como asesora especial de la Organización de las Naciones Unidas y presentar la cumbre de las mujeres líderes de Vietnam, la reina se mostró por primera vez en el “Salón de los Duques de Cambridge”.

Un recinto que su suegra, la ex reina Beatriz (82), utilizaba cada lunes para reunirse con los miembros del gobierno. Y una sala que tiene la impronta de ella.

Con un aire más institucional y sobrio, estilo clásico europeo, sin los colores vibrantes que Máxima le imprimió a su despacho personal –con paredes forradas en papel de “Ananbô”, estampado con grandes plantas tropicales– y ese fue el marco perfecto para sus palabras. 

Un salón de cuyo techo cuelga una imponente lámpara de cristal de Murano, con un gran escritorio de caoba sobre el que también sumó su clásica “manzana dorada” y algún portarretrato familiar, un par de candelabros de plata, una mesita y una gran chimenea marcan un clásico estilo imperio que los holandeses aseguran remiten a la época en la que el palacio de Huis ten Bosch estuvo ocupado por el rey Luis Bonaparte, hermano de Napoleón.

Sobre su espalda se destacan tres grandes cuadros de importantes artistas holandeses del siglo XVII, como Jacob Jordaens, Theodoor van Thulden o Caesar van Everdingen. Aunque no pudo con su genio y le sumó modernidad y tecnología con su computadora sobre un sofisticado atril y una pantalla gigantesca.

Para no desentonar con tanto estilo clásico, Máxima lució un vestido negro de la firma “low cost” española Massimo Dutti –una de las preferidas de la reina Letizia–.

Quienes bien conocen a la monarca coincidieron en que se la vio con la energía  y seguridad de siempre aunque con un dejo de tristeza por tener que suspender su viaje a la Argentina como lo hace cada fin de año.

 

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios