Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

20/03/2018

Del Potro dedicó su triunfo ante Federer a su perro Cesar

El tenista este fin de semana ganó a Roger Federer y no dudó en dedicar su gloria a su difunto perro Cesar ¡Mirá!

Los claroscuros de la vida a veces se presentan con magia y sentimientos. Tal es el caso de lo que sucedió con Juan Martín del Potro (29) y su alma. La fría crónica deportiva lo presenta como el héroe de la historia del tenis argentino, al convertirse en el nuevo campeón del ATP Masters 1000 de Indian Wells, tras imponerse a Roger Federer.“Felicito a Juan Martín por su gran partido, lo mereció más”, dijo el suizo Número 1 del mundo, tras caer en tres sets con el argentino, quien le cortó un invicto de 17 partidos y ahora quedó ubicado en el puesto número 6 del ránking.

Lee también: Juan Martín del Potro atraviesa un triste momento

El rendimiento de “Delpo” es doblemente meritorio, ya que viene de enfrentar golpes tal vez más difíciles de sobrellevar que su tremenda lesión en la muñeca izquierda. En febrero “blanqueó” el final de su relación de doce meses con Jimena Barón (30). Y para colmo de males, por esa época también se le murió su perro César, un Terranova de 10 años, pérdida que lo sumergió en una depresión significativa.“Te voy a extrañar mucho, compañero fiel. Me acompañaste en estos casi 10 años, me esperaste con alegría después de cada viaje, me protegiste, hiciste feliz a una familia entera y hoy te vas a descansar en paz dejando tu huella en mi corazón. Adiós, César”, escribió el tenista en las redes, adjuntando una foto en la que sonríe con su querida mascota.El mensaje provocó que sus seguidores se solidaricen con su dolor, con más de 80 mil “Me Gusta”.

Lee también: Juan Martín Del Potro, nominado a los “Oscar del Deporte”

Una de las claves de Juan Martín fue buscar contención en Juan José Grande, psicólogo del tenista Leonardo Mayer, que trabajó sobre el poder de su mente para sobreponerse a adversidades. Y los resultados están a la vista. Por eso, cuando terminó el partido y se consagró campeón, Del Potro tuvo dos gestos que mucho tenían que ver con el origen de su fuerza mental. Fue a saludar a su psicólogo, quien lo aplaudía desde la platea, y escribió sobre la cámara de la transmisión televisiva el nombre “César”, con un corazón. En ese momento, pocos entendieron esos impulsos, pero en su fuero íntimo, el tenista argentino más exitoso de la actualidad sabía que sin ese alimento para su alma, nunca hubiera concretado semejante proeza.

por Fabián Cataldo