viernes 18 de junio de 2021
caras
ACTUALIDAD | 28-04-2015 12:16

Gisele Bündchen dijo adios a las pasarelas

"Mi cuerpo me pidió parar" Galería de fotos

Alos 34 años, Gisele Bündchen, la diosa de la pasarela, se despidió de la moda después de dos décadas de éxitos que la consagraron como la Top Model más amada del mundo. Luminosa, sonriente, única y dueña de una belleza “imperfecta”, Gisele se convirtió en icono absoluto en el universo

fashion. Fue gracias a ella que se volvió a instaurar el mito de la top model propio de los años noventa, cuando reinaban Naomi Campbell, Cindy Crawford, Claudia Schiffer, entre otras, modelos que quedaron en la historia. Hoy en esa lista está también la espléndida top brasileña de pelo color ámbar y de físico perfecto, que logró conquistar hasta al publico femenino, el más difícil de todos. Lejos del cliché de la modelo “sexo, droga y rock & roll”, la Bündchen siempre se quedó lejos de los gossip y de la crónica del corazón más despiadada: en su pasado hubo sólo dos relaciones importantes, una con el actor Leonardo Di Caprio, que duró cinco años, y la otra con el hombre de su vida, el jugador de fútbol americano Tom Brady, el padre de sus dos hijos, Benjamin Rein (5) y Vivian Lake (2). “Estoy agradecida de que a los 14 años haya tenido la oportunidad de empezar este viaje. Y hoy, después de 20 años, es para mí un privilegio poder elegir hacer mi último desfile—dijo Gisele al despedirse de la moda a través de las redes sociales, acompañando esta frase con una tierna imagen de ella jovencita, en la época de sus primeros pasos en el mundo fashion—. Seguiré trabajando, pero no en la pasarela (Hará trabajos como diseñadora). Quiero dar espacio a nuevos proyectos y pasar más tiempo con mi familia”, añadió la top, que decidió retirarse por la necesidad de respetar a su cuerpo. Con respecto a ese tema, ella declaró: “He aprendido a escucharlo. Me dice automáticamente si vale la pena hacer o no lo que hago, y ahora me ha pedido que pare. Respeto a mi cuerpo, es un privilegio poder parar”. Decisivamente, un gesto elegante de quien sabe salir de escena dejando que la recuerden en su mejor forma. La Top Model abrió y cerró el desfile de la marca brasileña Colcci (mostró un mini dress de encaje y un vestido longuette a rayas), cerrando entre abrazos, aplausos y una “standing ovation”, una carrera sobre la pasarela llena de éxitos. Sentados en el “front row”, su familia , sus suegros y su marido Tom.

Al comienzo del desfile, que duró veinte minutos, Gisele apareció serena, tranquila, pero su sonrisa se llenó de lágrimas cuando, al final, un grupo de modelos salieron del backstage luciendo unas t-shirt que reproducían su cara. Bündchen nació en Horizontina (estado de Rio Grande do Sul ) el 20 julio de 1980, en el seno de una familia de origen alemana. Durante un viaje de fin de curso a San Pablo, fue descubierta en un “fast food” por un “talent scout” de la famosa agencia de modelos “Elite”, que la invitó a presentarse a un casting. Así participó del concurso “The look of the year” y después del éxito logrado, se mudó a San Pablo para empezar su carrera en el mundo de la moda. Aunque parezca increíble, al comienzo le resultó muy difícil conseguir trabajo por su cara irregular, pero igualmente empezó a trabajar para revistas dedicadas a las Teenagers. En 1996 se mudó a New York y, en 1997, a Londres, donde obtuvo su primer verdadero éxito en el desfile de la colección otoño-invierno 1998/1999 de Alexander McQueen. Fue el diseñador inglés que la bautizó “The Body” (título que hasta aquel momento pertenecía a la top australiana Elle

Macpherson), abriéndole así el camino del fashion system. Fue Gisele que inventó e impuso uno de los pasos más famosos de las pasarelas, tomado de ejemplo por todas sus colegas y por las que le siguieron: la “Horse Walk”, que consiste en levantar la rodilla muy alta durante el paso y en patear adelante el pie, creando así una forma de desfilar perfecta para las fotos en movimiento.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios