martes 13 de abril de 2021
caras
ACTUALIDAD | 28-12-2015 12:31

"Estoy probando la convivencia con Hoppe"

Laurita Fernández ,Love en Carlos Paz Galería de fotos

El 2015 quedará marcado para siempre como un año bisagra en la vida de Laura Fernández (25). En el ámbito profesional se consagró Campeona del “Bailando por un Sueño” junto a Federico Bal (25); fue una de las figuras principales de “Combate”, uno de los productos más exitosos de la pantalla del 9; protagonizó “Zooilógico” un musical infantil durante los meses de invierno, y firmó una vez más con la productora “Dabope” para hacer temporada en Carlos Paz. Pero la vida no sólo le sonrió en el ámbito laboral, en el plano sentimental el amor golpeó nuevamente a su puerta y logró consolidar su relación con el productor Federico Hoppe (39), luego de varias idas y vueltas que por momentos pusieron en vilo a la pareja. Hoy, la pareja está instalada en un departamento con vista a las sierras, donde disfrutan de días de “prueba de convivencia” y noches de teatro. Ya que él es el productor y ella una de las protagonistas de de la comedia “Enredados” en el Teatro Sol I.

“Siento que éste fue el mejor año de mi vida. ¡Sin dudas lo fue! Desde abril, cuando arranqué el certamen del Bailando, soñaba con ganarlo y se cumplió después de muchísimo trabajo. Me siento agradecida y una privilegiada por todo lo que viví, por lo que aprendí haciendo cosas diferentes, por desarrollarme como profesional y por culminar este año y arrancar el próximo haciendo teatro en las sierras con una obra muy divertida, junto a actores de gran jerarquía”, expresa con una sonrisa que le ilumina el rostro. “Quiero crecer en la actuación. Soy consciente de que mi labor como bailarina tiene fecha de vencimiento y por eso comencé a prepararme para ese momento. Sigo con clases de teatro, actuación y locución, pensando en mi futuro como profesional” agrega. La pasión por los escenarios se manifestó rápido en “Laurita”. A los 16 años dejó el secundario para emprender una gira internacional de la mano de Pepe Cibrián. Tuvo un fugaz debut en el cine en “Igualita a mí”, la película de Adrián Suar y Florencia Bertotti, hasta que se abrió la puerta del Bailando, algo inesperado en su vida. “A los 16 años hice varias comedias musicales con Pepito y esas obras fueron mi gran escuela, a pesar de que yo había estudiado danza y canto. Fue fundamental a esa edad el apoyo de mis padres que me dejaron rendir libre el colegio porque no me daba el tiempo y gracias a eso pude dedicarme de lleno al teatro. Al poco tiempo mis amigas me comentaron que había un casting para el Bailando. Lo primero que dije fue ‘ni loca. Esto no es para mí’. Yo venía del palo de la comedia musical, obras con mucho arte, y lo veía como algo distinto. Sin embargo decidí acompañarlas y quedé yo. Elegí meterme todos los prejuicios en el bolsillo, decisión de la que hoy estoy muy agradecida. Creo que estuve en el lugar justo en el momento indicado. A partir de allí descubrí que me encanta la televisión. Todo lo que es rápido, ágil y espontáneo, me gusta muchísimo y en Ideas me permiten crecer, algo que agradezco”. Y cuando habla de “Fede”, su novio, el amor se hace inocultable en su rostro. También la historia de ese sentimiento que los sorprendió es muy particular. En 2012 ella bailaba como compañera de Matías Alé cuando conoció al productor de Tinelli. Cuando terminó el ciclo se pusieron de novios pero la pareja sólo duró 10 meses. “Fue una relación hermosa... Conocí a un hombre hermoso, sincero y sencillo. Pero hoy, como supo decir Isadora Duncan, me relajo a vivir lo que quiero y lo que me hace bien”, reveló cuando la relación había llegado a su fin. Hace sólo unos meses su sonrisa volvió a brillar cuando se habló de la reconciliación de la pareja y hoy sus ojos, brillosos e inquietos, ya se permiten soñar un futuro juntos. “La vida nos reencontró. Estábamos solteros y diferentes; como cambiados y con ganas de probar una vez más estar juntos. Fue algo que se dio naturalmente y así iniciamos una relación que va creciendo. Siempre quedó mucho amor entre nosotros y hoy creo que nunca estuvimos mejor. Hace unos días iniciamos la convivencia en Carlos Paz y estamos aprendiendo mucho de esta experiencia. ¡Es toda una prueba de amor para nosotros! Es loco encontrar la afeitadora en el baño y ese tipo de cosas, pero lo vivo súper bien” cuenta enamorada y tranquila ante la gran prueba en el departamento que hoy juntos habitan, que está ubicado en pleno centro de Carlos Paz. “Nos pasan cosas muy divertidas. Hoy, por ejemplo, fuimos al supermercado a comprar provisiones y fue toda una salida importante. Por suerte tenemos mucho en común: comemos parecidos, somos súper ordenados, nuestros horarios son similares y eso hace que nos llevemos súper bien. Es mi primera mini experiencia conviviendo y la estamos disfrutando por completo”.

—¿Es tan buena que ya piensan trasladar esa experiencia a Buenos Aires una vez concluida la temporada de verano?

—Se habló el tema... Por una diferencia de edad, pensé que él quería esas cosas pronto, pero me aclaró que no, algo que me dio mucha tranquilidad. Tampoco ansío ser mamá ahora. Porque primero quiero trabajar y desarrollarme profesionalmente. Yo necesitaba saber que él no estaba apurado con este tema porque quiero que todo se de naturalmente. Entonces no nos apuramos y no sentimos presión en subir un escalón en la relación. Lo que sí sentimos, es que cada vez nos queremos más y eso nos hace muy bien.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios