lunes 27 de enero de 2020
caras
ACTUALIDAD | 12-05-2016 14:11

Vargas Llosa e Isabel Preysler junto a Juliana Awada

El escritor fue anfitrión en la cena de Fundación El Libro. Galería de fotos

  La pregunta final de Jorge Fernández Díaz, quien lo entrevistó en la Feria del Libro ante 1.200 personas, fue el pie necesario para que Mario Vargas Llosa defina su presente. “¿Qué pasó en estos 80 años, Mario?”, deslizó en tono íntimo el periodista, y el escritor respondió: “No me siento distinto a cuando tenía 79. Espero seguir vivo hasta el final y no morirme en vida. No hay que esperar la muerte. Esta tiene que aparecer como un accidente mientras tu vida está en plena efervescencia”, resumió el Nobel de Literatura con la gran responsable de su “efervescente” actualidad, la socialité y ex modelo filipino-española, Isabel Preysler.

Con ella llegó a la Argentina para ser el anfitrión de la cena benéfica del miércoles 4 de la Fundación Libertad, que preside a nivel mundial, y presentarse el viernes 6 por la Feria del Libro, en La Rural. Más delgado, según apreciaron aquellos que lo frecuentan, el peruano se hospedó con su flamante pareja en el Palacio Duhau Park Hyatt, donde mantuvo una agenda acotada debido a un cuadro de neumonía que padeció unas semanas atrás.

Respecto a sus actividades oficiales, mantuvo un diálogo de una hora con medios televisivos dentro del mismo hotel, el miércoles, y luego participó del encuentro en la feria del libro, donde sólo se limitó a responder las preguntas de Fernández Díaz, sin la ansiada firma de ejemplares de parte de sus admiradores.

Desde luego que más allá de sus atrapantes ficciones, la realidad de su vida sentimental resulta igual de atractiva. En medio de un juicio de divorcio millonario con su ex mujer y prima, Patricia, tras 50 años de matrimonio, el literato peruano asumió, ateniéndose a las consecuencias del despecho de su ex, su relación con Presyler, la “reina de corazones”, como suelen llamarla por su historial amoroso.

Isabel tuvo tres matrimonios y todos con famosos. El primero de 1971 a 1978 con el cantante Julio Iglesias, con quien tuvo tres hijos: Enrique, Julio y Chabeli. Dos años después se enamoró del marqués de Griñón, Carlos Falcó, a quien ayudó a hacer crecer su fortuna y tuvo su cuarta hija, Tamara. Apenas un año más tarde aparecieron los rumores de una separación que se concretó en 1986, cuando Presyler apareció con el ministro de economía socialista, Miguel Boyer. Con él tuvo a su hija, Ana, esposa del tenista español, Fernando Verdasco. Permaneció junto a él hasta 2014, cuando enviudó. Apenas un año más tarde apareció la primera foto oficial junto a Vargas Llosa, en junio de 2015.

Elegantísima y de finos rasgos escandinavos, Presyler tiene una línea de cosmética y en España es imagen de prestigiosas marcas como Porcelanosa y Ferrero Rocher. En la comida del miércoles 4, en Parque Norte, y a pesar de que una vez dijo “reemplace la cena por un vaso de agua tibia”, probó las burratas, el lomo al malbec y el apple cramble con helado, junto a vinos de Bodega Vicentin. Con una silueta privilegiadísima, posó junto a la primera dama, Juliana Awada, y se atrevió a lucir un vestido sin mangas, dejando en claro que su genética aún resiste el paso del tiempo. Razón suficiente para que el peruano de 80 años, como bien dijo, celebre la vida con efervescencia.

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario