viernes 12 de agosto del 2022
ACTUALIDAD 08-11-2016 11:13

El duro momento de Luisana Lopilato

“Con la voluntad de Dios todo va a salir bien". Galería de fotosGalería de fotos

Por un instante, todo se derrumbó. Ni la fama, ni los lujos ni el éxito de su ascendente carrera artística internacional importaron. El destino la puso a prueba en el momento más prominente de su carrera como actriz y, con el correr de las horas, la preocupación y la incertidumbre se apoderaron de Luisana Lopilato (29). Tras conocerse el duro diagnóstico de su hijo mayor, Noah (3), a quien le detectaron cáncer con solo tres años, la actriz y su esposo, el reconocido cantante canadiense Michael Bublé (41) enfrentan el más triste y doloroso presente. La impactante noticia conmovió al mundo entero, invadiendo tanto a la prensa nacional como internacional, y los masivos mensajes de apoyo a la familia, sumado a incontables cadenas de oración inundaron las redes sociales bajo el hashtag #FuerzaNoah.

Instalados en Los Ángeles y con su agenda de compromisos profesionales y actividades suspendidas, acompañarán a su primogénito en un largo tratamiento que en principio durará cinco meses. A raíz del delicado cuadro, los protagonistas decidieron no especificar qué tipo de mutación padece el pequeño aunque la familia de Luisana descartó la posibilidad de que se trate de leucemia. “Es cáncer, pero no es leucemia ni del sistema nervioso central. Esto es muy reciente y estamos rotos. No necesitamos otra cosa más que fé en Dios y fortaleza”, aclaró Daniela, hermana mayor de la actriz.  Consultado por CARAS, el Dr Juan Pablo Re, Presidente de FUNDAC (Fundación Argentina del Cáncer) y  Oncólogo de los Sanatorios de la Trinidad y del IADT (Instituto de Diagnóstico y Tratamiento) aseguró que el cáncer en los niños tiene una tasa de curación más alta que la de un adulto. “Hablamos de un 80% de curación en todos los cánceres pediátricos versus un 50% en los adultos. Un niño tiene todo a favor y el tratamiento, que es igual de complejo que el de un adulto,  dependerá del caso clínico puntual”. Además, aseguró que un accidente doméstico como el que sufrió Noah en 2015, con severas quemaduras en el brazo, no están asociadas con dicha enfermedad. “Creería que no. Es algo circunstancial”.

Tras suspender sus días de rodaje en la película “Los que aman, odian,- film que protagonizará junto a Guillermo Francella- Luisana viajó de urgencia a Los Ángeles para comenzar de inmediato con el tratamiento, cuyo diagnóstico fue detectado previamente en la Argentina. La confirmación no tardó en llegar y fue a través de la cuenta de Facebook de la actriz.

“Estamos devastados por el reciente diagnóstico de cáncer de nuestro hijo mayor Noah quien se encuentra actualmente en tratamiento en los Estados Unidos. Siempre hemos hablado mucho sobre la importancia de la familia y el amor que tenemos por nuestros hijos. Luisana y yo vamos a dedicarle todo nuestro tiempo y atención a ayudar a Noah a ponerse mejor, suspendiendo nuestras actividades profesionales por ahora. Durante este difícil momento, les pedimos que oren por él y que por favor respeten nuestra privacidad. Tenemos un camino largo por delante y esperamos que con el apoyo de nuestra familia, amigos, fans alrededor del mundo y nuestra fe en Dios, podamos ganar esta batalla”, dice el texto con firma del mismo Michael Bublé mientras que Luisana, compartió con sus seguidores: “Gracias por su apoyo, por sus mensajes y sus oraciones. Esto es muy difícil.

Pero con la voluntad de Dios todo tendrá que salir bien. Serán 5 meses de un tratamiento difícil pero no imposible les pido una disculpa por no responder todos sus mensajes a pesar de ser mi Facebook privado todos están acá. No tengo palabras para agradecer tanto apoyo y amor gracias de todo corazón amigos familia fans y todo los que están acá con ese apoyo incondicional que solo ustedes pueden darnos”.

Dos semanas antes de conocerse el delicado estado de su primer hijo, la actriz le brindó una entrevista exclusiva a CARAS en la que habló de su relación puertas adentro con el cantante canadiense, la intimidad de la familia y los deseos de convertirse nuevamente en madre. Desde la amplia suite del lujoso Hotel Wyndham Nordelta,  la ex “Casados con hijos”  —quien dio a luz a Elías el 22 de enero de este año— confesó: “Desde que fui mamá, hago todo pensando en mis hijos, no hago nada que no sea para ellos. Siempre están primero. Cuando me toca filmar, vienen al set y cuando Mike canta, los llevo al tour. Ellos son felices donde estamos nosotros y no sería lo mismo si yo los dejara y me fuera.”.

—¿Le cuesta más viajar ahora que es madre de Elías de 9 meses?

-Es difícil coordinarlo pero lo hacemos. Nos complementamos muy bien y no lo vivo como un estrés. Mucha gente cree que tengo 20 empleados en casa que me ayudan y no es así, acá estamos Mike, yo y una chica que me ayuda cuando viajamos desde que nació “Eli”. Es como mi mano derecha. Los chicos ya la conocen y la quieren mucho. Siempre organizamos todo con anticipación. Mike tiene un calendario con el que puede coordinar con mucho tiempo de anterioridad y con mi trabajo vamos viendo también los tiempos de acuerdo a los proyectos que van surgiendo. Yo ya sé los meses y las semanas que voy a tener libres o las que voy a tener que trabajar.

—En julio del año pasado Noah tuvo un accidente doméstico por el que debió ser internado. ¿Qué recaudos tomó a partir de ese episodio?

-Siempre fui muy obsesiva con el cuidado de mis hijos, hasta el día de hoy pero los accidentes no pueden evitarse.  ¡Se me trepó! Noah no para, está en una edad en la que está a full y hay que estar muy atentos con él. Creo esa faceta de hiperactividad la heredó del padre, Mike era igual de chiquito. Es re fanático de los superheroes, pero sobre todo de Spiderman. Tiene su valijita con todos los muñecos que la lleva cuando viajamos. Le encanta estar al aire libre y juega al fútbol y hockey. Elías es más como yo. Noah de bebé era terrible, nervioso, super activo, no dormía siestas. Elías duerme y es mucho más tranquilo.

—Con 3 años su hijo mayor ya es bilingüe y traduce del español al inglés.

-¡Traduce todo! Cuando no lo entendes en español te lo repite en inglés. Creo que todavía no entiende qué idioma hablamos, él sabe decirlo de las dos maneras. Cuando vos no le contestás en español te mira y te lo dice en inglés, le sale natural. Si yo le digo: “Noah, decime tal cosa en inglés” no sabe, es algo que tiene incorporado pero no tiene mucha conciencia.

—¿Cómo es el vínculo de Noah con Elías?

—Al principio estaba re celoso y ahora por suerte ya no, lo empezó a aceptar. Lo besa, lo abraza y me pregunta por él todo el tiempo cuando no está o no lo ve en su sillita. Pero antes era terrible. Le tapaba la naríz y me decía: “Mamá, no respira” o se le subía a la cuna y le tiraba todos sus juguetes afuera. Jugaba a que es Spiderman, su superhéroe favorito, y me decía: “Mamá, Elías es un “bad guy”.

-¿Cómo hizo para mantener su figura después del último embarazo?

—Me costó mucho más con “Eli” que con Noah y creo todos los embarazos que vengan serán cada vez más difíciles. ¡Con el tercero va a costar! Hice mucho gimnasio y comí muy sano, en mi casa se come mucha carne y ensalada. Pero también hay alfajores y un día podemos pedir pizza, otro día comer pastas o yo terminar comiendo lo que dejan los chicos en su plato para no tirarlo. Tampoco me quiero volver loca, todavía estoy amamantando y como de todo, no me cuido mucho. Siempre amé el deporte, juego al tenis, hago crossfit, voy al gym, salgo a correr o a caminar.  Eso siempre ayuda. Pero no soy una obsesiva de la estética, me cuido como se cuida una madre con dos chicos chiquitos. Ni siquiera voy de shopping a comprar ropa para mí, siempre tengo bolsas con cosas de bebé.

—¿Imagina dejar la actuación para dedicarle más tiempo a sus hijos?

—No elijo trabajar por la plata sino porque amo lo que hago y mi profesión. El trabajo es el único lugar que encuentro para mí, el único momento que es mío. Mi familia, mis hijos son lo más importante y siempre están primero, después viene el resto. Si mi círculo familiar no me lo permitiese por algun motivo, yo estaría en mi casa con ellos sin dudarlo.

En pleno shooting, mientras la lente de la cámara fotográfica deja al descubierto su nueva apariencia —un corte de cabello color miel “estilo años 40” para interpretar a “Mary” film de época que comenzó a rodar en octubre— Luisana recibe un llamado internacional vía skype que irrumpe por un momento la escena. Es su eposo Michael Bublé quien desde Roma, saluda a su mujer a través de una videollamada. “Con Mike nunca pasamos más de dos semanas separados, estamos siempre conectados”, explica.

—¿Es celosa de su marido?

—¡Yo cuido lo mío! (se ríe) Tenemos escenas como cualquier pareja. Muchas veces me hubiera gustado poner en vereda a alguna que otra mujer pero no pude. Hay mujeres que lo saludan conmigo al lado y no me registran ni me saludan a mí. Entonces él es el que tiene que presentarme y decir “ella es mi mujer” porque no me miran directamente. En el momento me quedo descolocada, después me subo al auto y pienso “la p.... por qué no dije nada”. Pero bueno, Mike es muy sensual qué te puedo decir, es normal que les pase eso a las mujeres. ¡Y acá en Argentina también me lo miran mucho, no hay nadie que no me lo mire!

—¿Y en el caso contrario?

—Yo también tengo lo mío, claro. ¡Mirá lo que es este cuerpo! Cuando vamos caminando los dos es muy común que alguien me grite algo, pero es como una falta de respeto estando con él. Me pasa acá en Argentina y en Canadá, despierto pasiones en todos lados. (se ríe).

—¿Cómo se las ingenia para mantener vivo el fuego en la pareja?

—Al tener dos hijos muy chiquitos, uno de 3 años y otro de 9 meses tratamos de buscar el espacio para mantener la pasión, lo buscamos siempre. Y nos gusta estar bien el uno para el otro. Lo más importantes para no perder esos momentos con tu marido y tener un espacio para la intimidad es la comunicación. La mujer lo necesita y el hombre también. Pero con hijos tan chicos hay dias por ejemplo que dormimos todos juntos en la cama, depende cómo viene la noche. Todavía estoy amamantando entonces es todo muy dificil porque me levanto 3 o 4 veces. Quizás a la hora de comer ya no me prepara cenas especiales como cuando eramos novios, eso ya no existe. Hoy comemos todos en familia. Siempre las comidas en casa son, Mike con uno y yo con el otro. Pero creo que la base de todo es la comunicación en la pareja, escuchar siempre al otro y tomarse el tiempo para los dos.

—Lleva cinco años de casada y ocho en pareja. ¿Hubo crisis en el medio?

—Como toda pareja tuvimos nuestros momentos, no sé si grandes crisis. Más allá de lo que uno puede compartir en las redes sociales o lo que se ve desde afuera somos una familia normal. Cuando hay peleas o discuciones somos de hablar un montón las cosas y resolverlo. Quizás cuando uno está más desconectado le dice al otro “che, fijate esto”. A veces uno está bien o el otro está mal, los dos bien, es como un balance y con los años ya sabés lo que te molesta del otro y lo que le gusta.

—¿Tiene deseos de de volver a ser madre?

—¡Ya estoy lista para ser mamá otra vez! Tengo muchas ganas y me encantaría que venga otro más. Veremos, quizás el año que viene. No quiero que se lleven tanta diferencia con los hermanos y terminen siendo hijos únicos. Ya que estoy en el training de no dormir, de no comer tranquila, tengo que seguir. Es muy gracioso que hace un tiempo Noah dice que él tiene un hermano ¡y una hermana! ¡La menciona todo el tiempo! Dice..”Mi hermana que se llama...”

—Los hijos muchas veces intuyen los embarazos.

(risas) Capaz cuando vuelva a ser mamá venga la nena y se cumpla. ¡Mike muere por una nena! Pero yo siempre sentí que iba a ser mamá de varones, mi imagen siempre fue cuatro varones y yo. Las nenas son más fáciles de criar de chiquitas pero cuando crecen se vuelven más complicadas y los hombres todo lo contrario. Siempre me gustaron las familias grandes así que si pudiera tener diez hijos los tendría, a los dos nos gustaría. Pero no me da el cuerpo creo, ya tuve dos cesáreas y no sé hasta cuánto te permiten. Tuve dos embarazos re lindos, la pase bien y hoy realmente tengo la necesidad de ser mamá otra vez.

Así, con palabras esperanzadoras, Luisana finalizó el reportaje que se realizó 15 días antes que la tragedia invadiera su vida y suspendiera todos sus compromisos profesionales para dedicarse a su hijo. Pese a  la angustia y la conmoción que provocó en su familia el inesperado diagnóstico, el matrimonio mantiene la fortaleza más que nunca. Allegados a la pareja, aseguran que se encuentran muy esperanzados y acompañados de su entorno más íntimo en busca de los mejores profesionales. “De inmediato le dieron una excelente atención y están buscando a los médicos más idóneos. Fue un shock importante pero están haciendo todo lo que pueden”, aseguraron allegados al canadiense. El último fin de semana, los padres de la actriz, Eduardo y Beatriz, viajaron a Estados Unidos para acompañar y brindarle el apoyo incondicional a su hija y no dejarla sola en estos momentos. Si bien hoy los invade la tristeza y la incertidumbre, tanto Luisana como Bublé tienen toda su fé y esperanza puesta en que el pequeño mejore, reciba el tratamiento adecuado y salga adelante.

por Sabrina Galante

Agradecimientos: Prensa: Javier Furgang.

Galería de imágenes