domingo 03 de marzo del 2024
ACTUALIDAD 13-03-2017 10:51

Mariano Martínez y Camila Cavallo, amor y convivencia

Desde hace cinco meses conviven en Nordelta Galería de fotosGalería de fotos

Desde hace cinco meses la casa donde conviven en Nordelta tiene otra apariencia. El color rosa se apoderó del ambiente y de los regalos que reciben a diario. Mientras la cachorra boyero Mía que la pareja se autoregaló para Navidad corre en el jardín, a pocos metros Camila Cavallo (22) acaricia a sus gatos Lolo y Mila. “Amo a los animales, son mi cable a tierra. ‘Marian’ sabía que no había otra opción, ellos venían conmigo”, dice Camila sobre las mascotas que se trajo de su departamento de Palermo cuando Mariano Martínez (38) le propuso convivencia. Tomaron esa decisión a los pocos días de celebrar juntos el resultado positivo del test de embarazo, luego de siete meses de noviazgo.“No nos sorprendimos de la noticia, desde el primer momento de la relación queríamos tener un bebé. Los dos amamos a los nenes, nos encantan las familias numerosas”, asegura Camila, novia del actor a cuatro meses de dar a luz.

Rodeada por sus acrílicos, pinceles y lienzos, Camila calma la ansiedad con una de sus pasiones: pintar cuadros. Al lado, Olivia (7) y Milo (3), los hijos que Martínez tuvo con Juliana Giambroni (27), la imitan con sus acuarelas. “Apenas conocí a los chicos de Mariano, tuvimos una linda conexión. Con Juliana también me llevo bárbaro. Siempre promoví los buenos vínculos, es lo más sano”, cuenta mientras se toca la panza y exclama: “¡Es terrible cómo se mueve ahora Alma! La siento un montón. Patea más a la noche cuando como chocolate, ¡en eso salió a la madre! Al comienzo del embarazo me hizo renegar un poco, pero hoy la gorda es una santa”.

—¿Tiene antojos?

—¡Sí, muchos! Siempre fui de buen comer y ahora eso se potenció. Tengo antojos de cosas saladas, dulces. Paso por una vidriera y me tienta todo. Nunca hice dieta porque tengo buena genética, sí me cuidaba con algunas comidas por una cuestión de salud. Venía comiendo sano con Mariano, pero lo estoy llevando por mal camino (Risas). Agarré el estilo de comida chatarra, cada vez que quiero una hamburguesa o factura, me complace y comemos juntos. Me gusta vivir el embarazo relajada. Aparte lo compenso con gimnasia. Si bien dejé de hacer crossfit, sigo yendo al gimnasio con Mariano. También andamos en bici. Me encanta la actividad desde la vitalidad que te da.

—¿De chica deseaba ser madre joven?

—Sí, toda mi vida mi prioridad fue ser madre y formar una familia. Siempre me gustaron los chicos, en todos los cumpleaños era la que tenía un bebé encima. Cuando me vine a Buenos Aires hace tres años a trabajar como modelo, empecé la carrera de Profesorado de Educación Inicial. Me fascina estar con los niños. Lo heredé de mi mamá que fue docente y ahora es directora de escuela.

—¿Olivia y Milo cómo recibieron a Alma?

—¡Genial! Si bien pueden tener celos comunes de chicos, los dos están felices de tener una hermanita. Hace poco fuimos con ‘Oli’ a comprar ropa y ella decía que Alma también tenía que tener su regalo. Milo es un amor, súper dulce. Y Olivia es una artista en potencia, empezó sus clases de comedia musical y está feliz. Le encanta vestirse, cantar y hacer shows.

Mirá la nota comnpleta acá

Galería de imágenes