sábado 6 de marzo de 2021
caras
ACTUALIDAD | 06-09-2017 17:34

Miriam Lanzoni se confiesa a un año de su separación de Fantino

“Los cambios bruscos me hacen mas fuerte”, sostuvo la actriz. Galería de fotos

Decidida a dar una vuelta de página en su vida, después de la separación de su ex marido Alejandro Fantino (45), Mirian Lanzoni (37) disfruta de las calles de Nueva York y sueña con Hollywood y Broadway. Con ese objetivo se instaló en esa ciudad para perfeccionar su inglés y tomar clases de actuación.

—¿Cómo son sus días en Nueva York?

—Viajo todos los años y esta vez tomé clases de actuación en inglés porque hace un tiempo que me propuse perfeccionar el idioma. Viajé con mi hermana y mi cuñado y, cuando no estoy en el curso, aprovecho para recorrer NY con ellos.

—¿Por qué le gusta tanto la ciudad?

—Me impactó porque yo nunca había visto nevar. En el pueblo que yo nací, en Chaco, hace mucho calor. Recuerdo que mi abuelo tenía acopio de algodón y nos hacía jugar “a la nieve” con las motas de algodón. Cuando fui a Nueva York, fui al Central Park, empezó a nevar y fue para mí una gran emoción que me transportó a mi infancia. Me encanta que sea una ciudad cosmopolita, tan amigable con todo, podés ir a un parque, a un encuentro de lectura, jazz. Me encanta recorrerla en bicicleta. Amo esta ciudad, es hermosa en verano e invierno, la gente es muy cálida y tengo muchos amigos.

—¿Por qué decidió apuntar su carrera al mercado internacional?

—Siempre me sedujo expandirme, no quedarme en un sólo lugar, de hecho soy de Pampa del Infierno, un pueblo de Chaco, y tengo ese espíritu de irme del lugar de confort donde estoy. Mi paso más grande fue ir a Buenos Aires desde ese pueblo, a trabajar de lo que siempre amé. Me gustan mucho las producciones colombianas, me contacté con gente de allá, primero hice una novela que se llamó “Tormenta de Amor”, para RSN, y después “Sin Senos sí hay paraíso”, con Telemundo. Luego Brasil se dio de casualidad porque hice un casting en México con la gente de Fox, me preparé en portugués para esa ocasión porque yo no hablaba ese idioma y quedé seleccionada. Soy la única actriz no brasileña en el elenco, la serie se llama “Bruna 2” (hubo una primera parte que fue muy exitosa) y va a salir por Fox Premium. Fue un verdadero desafío porque aprendí a hablar y a actuar en otro idioma. Creo que eso es lo que me seduce de probar afuera, en otros terrenos arrancando de cero.

—¿Cómo reciben a los actores argentinos en el mercado latino hispanoparlante?

—En Colombia, en las dos novelas que participé lo hice en castellano neutro, porque los personajes tienen que ver con la idiosincracia de Colombia y luego se venden a todo el mundo.Sacando ese requisito, me trataron muy bien, son muy cálidos y me hice amiga de los actores. Catherine Siachoque, una de las protagonistas de “Sin senos sí hay paraíso”, es un encanto de persona; así como Fabian Ríos (otro de los protagonistas) es muy profesional, se cargan los proyectos al hombro y saben trabajar en equipo. Me sentí súper bien.

—¿Cuáles son sus proyectos?

—En Argentina, lo último que hice fue una obra de teatro que se llama “Clímax” y antes había hecho por cuatro temporadas “Algunas mujeres a las que le c…la vida”; el año pasado estrené otra película “4 de copas”, y estoy viendo de hacer una obra de teatro en calle Corrientes. Además, tengo un proyecto en México, que en su momento lo contaré, y por supuesto estoy esperando el estreno en octubre de “Bruna 2”. Mi personaje tiene escenas muy jugadas, muy fuertes, se va a ver en toda Latinoamérica y en Estados Unidos por Fox Premium.

—Pasando a un plano más personal, ¿cómo está su corazón? ¿Cómo se siente después de la firma de su divorcio?

—Todos los cambios bruscos me vuelven más fuerte. Nunca creí en los papeles, que un papel garantice algo, fueron años increíbles, maravillosos, me quedo con cosas lindas, entonces eso no lo va a modificar un papel, creo que hay necesidades de los dos. “Ale” está en una relación, entonces creo que uno va necesitando ordenarse en lo emocional, pero también hay un orden fáctico que tiene que ver con papeles. Tantos años juntos, teníamos muchas cosas en común, los dos trabajamos mucho y desde muy chicos. Mi corazón está bien, en la vida van pasando cosas diferentes y trato siempre de rumbear para el mejor lugar, resolverlo de la mejor manera posible, de la manera más sana y más alegre, más conveniente para estar bien, del dolor trato de alejarme y sobre todo cuando se trata de alguien que fue, es y será siempre importante en mi vida, porque nosotros formamos una familia, no puede quedar nada malo de esa historia, al contrario.

—¿Tiene ganas de volver a enamorarse?

—No estoy ni abierta ni cerrada al amor, siempre me pasó en mi vida, nunca busqué ni un novio, ni enamorarme y, sin embargo, siempre tuve muy buenas experiencias en el amor, que para mi es lo mejor que existe en el mundo. Cuando te podés encontrar con otra persona es sano e indescriptible, no hay nada que te eleve como el buen amor.

—¿Cuál es su sueño? ¿Qué le gustaría que le pase en la vida en los próximos años?

—Me gusta dejar que las cosas sucedan. Ser actriz fue una gran meta en mi vida, trabajar en otros lugares del mundo en neutro, en portugués, son cosas que me encantan y me están pasando. Creo que lo próximo sería actuar en inglés, por eso hace tiempo que me vengo preparando. También tengo el deseo de ser madre, es algo que quiero hace tiempo. Yo sé que se va a concretar tarde o temprano, esas cosas suceden en el momento exacto que tienen que pasar.

Texto: Fátima Slame para Obviomedia

Fotos: Sandra Malo @sandra_malo_photo

Maquillaje: Larissa Dominguez @larissacolorboxmu

Vestuario: Laurencio Adot,Ricky Sarkany

Diseno: Daniel Foschiatti

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios