viernes 15 de febrero de 2019
caras>
ACTUALIDAD | 03-02-2019 14:56

Flavio Mendoza abre las puertas de su mansión en las Sierras

Desde Carlos Paz, el coreógrafo mostró detalles de su imponente casona. Galería de fotos

Lo imaginó, lo sintió y lo evocó durante muchos años. Veranos enteros imaginando como sería la presencia de su hijo en la ciudad que impulsó su carrera y que lo cobijó en los años más exitosos de su vida profesional. Hoy todo es una realidad. Flavio Mendoza (44) disfruta junto a su hijo Dionisio (9 meses) de la tranquilidad que brinda Villa Carlos Paz.

Instalados en un imponente chalet construído en tiempo récord en “La Arbolada”, uno de los countries más exclusivos de la zona, padre e hijo comparten días enteros que se dividen entre juegos y la pileta, hasta que llega el momento en que Flavio parte al teatro Luxor para encabezar “Siddharta”, el espectáculo que lidera cómodamente la taquilla a nivel nacional.

Lee también: La nueva mansión de Luisana Lopilato y Michael Bublé tiene un detalle excéntrico

“Es maravilloso estar aquí con mi hijo. Me terminé haciendo la casa acá en esta ciudad porque es mi segundo hogar. Siempre tenía que alquilar para acomodarnos cada verano. De esta manera la construí como quise y la disfruto plenamente”, cuenta Mendoza y agrega: “Los lunes que no tengo teatro, prácticamente no salimos. Nos quedamos aquí. Estamos todo el día juntos. Vamos a pasear por el barrio con él en su carrito y los perros. Tenemos una pileta muy linda donde le enseño a nadar. No quiero que pierda los ejercicios que comenzó en Buenos Aires porque a él le encanta el agua, característica que amo ya que también yo soy muy acuático”.

Y sobre la gran relación que lo une con su hijo detalla: “Con ‘Dio’ tenemos un vínculo muy fuerte y las actividades arrancan desde temprano a la mañana. Me gusta traerlo al teatro, aunque él sólo asiste a la primera función y luego ya vuelve a dormir. Esta casa es nuestro palacio y no nos dan ganas de salir. Mi hijo me sonríe y a mí cualquier problema que pueda tener, me lo neutraliza enseguida. Dionisio era el gran sueño de mi vida y hoy es una realidad. Cambió mi forma de ser un montón. Hoy todo me resbala más. Mi hijo me baja a tierra y la óptica es totalmente distinta”.

Respecto a su nueva mansión serrana, Mendoza logró lo que buscaba y en un tiempo impensado para este tipo de construcciones. “La casa fue hecha en tiempo récord. La mitad del terreno fue un regalo de Miguel Pardo, productor de la obra. Hablé con el arquitecto que hizo esta megacasa en seis meses, tiempo supremo para algo así”, enfatizó, sin dejar de reconocer que está tan a gusto que no descarta vivir algunas semanas durante el año en Carlos Paz: “Me está gustando mucho, tal vez más que mi casa de Buenos Aires. Según los compromisos laborales vendré bastante tiempo. Me siento muy bien en Córdoba, tengo muchos amigos y Dionisio por el momento no tiene compromisos escolares así que todo puede ser. Para mí la casa es muy importante y desde la etapa en que fui nómade ya soñaba con el techo propio”.

De cara al futuro, el coreógrafo no descarta buscar un hermano o hermana para Dionisio: “Me encantaría tener más hijos pero es un proceso que lleva tiempo por lo que tal vez deje pasar algunos años. Me tocó hacer el trabajo de papá y mamá desde el primer minuto y es una gran responsabilidad. Durante todo el último año a la noche no tuve niñeras y sé que es un trabajo muy grande y hermoso, por eso a veces me digo ‘y si lo hago ya’. El tema del hermanito o hermanita un tema que tengo muy presente”, confesó Flavio.

Entre los proyectos profesionales que tiene para el 2019 se encuentra el “Circo del Ánima”, un impresionante espectáculo circense con el que Mendoza retornará a sus orígenes. “Ese show seguramente debutará en Buenos Aires. Es una movida muy grande. La idea es que sea un espectáculo itinerante y que viaje a todos lados con una carpa magnífica y una puesta increíble. Me gustaría ir a ciudades a las que nunca pude llevar mis espectáculos y me gustaría tener un trailer con el que pueda viajar junto a Dionisio. Quiero que mi hijo conozca la experiencia de vivir en una casilla de circo. Para mí fue una niñez increíble. El circo es un mundo de fantasía y quisiera que él pueda sentir algo de eso que te hace inmune a todo”, completó ilusionado el artista.

por Ariel Bogdanov

(desde Córdoba)

SEBASTIAN HERNANDEZ

Agradecimientos: Arq. Adrián Blaseotto; Arkana

hierro y madera; Montbel muebles;

Estilismo: José Valosen; Mydio outfit.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios