miércoles 11 de diciembre de 2019
caras
ESPACIO NO EDITORIAL - CARAS LIKE | 14-11-2019 16:29

¡Viva la copita! - Copitamenstrual.com

No se trata de un producto, sino de un concepto; y así lo entienden desde la página desde donde ofrecen diversas marcas y enseñan la manera de usarlo y todas las ventajas que ofrece. Galería de fotos

La tarea de educar siempre le resultó interesante a Carolina Zotta, desde que estudiaba la licenciatura en Historia, le dejó la inquietud de informar y enseñar en otros ámbitos. Hoy, Carolina es una activista de la sustentabilidad desde un lugar novedoso: la menstruación.

“Trabajamos menstruación sustentable desde la información con charlas en todo tipo de espacios promoviendo productos como toallitas de tela, copas menstruales, libros sobre feminismo, ginecología natural y menstruación para nenas”, aclara Carolina, refiriéndose a una propuesta distinta porque “en primer lugar, no ofrecemos una sola marca de ningún producto, presentamos opciones y todas de primera calidad".

"Trabajamos una serie de opciones para que todos los cuerpos puedan elegir el producto que les sirva. Cada cuerpo es distinto. También nos distinguimos por ofrecer acompañamiento en el camino de dejar los desechables. Es un camino que, a veces, cuesta porque son muchos años de otro tipo de gestión menstrual con desechables”.

¿Cómo es la transición entre un tipo de gestión y otro?

Soy usuaria de la copa menstrual hace varios años, pero la primera que probé no me funcionó; la segunda tampoco. Entendí que el sistema estaba bueno, pero no daba con la indicada y empecé a analizar y a estudiar las diferencias entre cada copa.

Aprendí que no son todas iguales y que los diseños y las calidades tienen mucho que ver con la experiencia de uso. También, que cada cuerpo necesita un producto diferente porque todos los cuerpos son distintos.

¿Cuándo comenzaron con la divulgación de la copa menstrual?

Al mismo tiempo que yo hacía mis investigaciones personales, quien hoy es mi socio, Martín, estaba perfeccionándose en comercio online y buscando aprender más funcionalidades relacionadas al tema, pero le faltaba contenido. Nos fusionamos porque yo tenía contenido, él tenía el medio donde volcarlo y una visión más comercial. Así, creó una página informativa: www.copitamenstrual.com.

¿La aceptación fue inmediata?

Yo ya había tenido una respuesta previa. De un largo viaje, les traje, pensando en todo lo que había aprendido, una copa a cada una de mis amigas como regalo y las rechazaron. Ante el rechazo de recibirlas, no me quedó otra que venderlas por Mercado Libre y a cada compradora se las llevaba y les explicaba cómo se usaba.

Así fue el inicio de una tienda online. Le dimos contenido y fuerza a las redes sociales. Nos encontramos con el rechazo de la gente de hablarle de menstruación por Facebook y ese fue el principal cambio que notamos. Antes las respuestas de visibilizar la menstruación en redes sociales eran de rechazo. Hoy, son de aceptación, de ganas de saber más, de conocer.

¿Fue natural para usted explicar el uso de la copa y hablar de menstruación o requirió de un cambio de mentalidad?

Para nada. El proceso me resultó natural, cómodo. Y, de a poco, el ida y vuelta con la gente que se interesaba en la copa me hizo dar cuenta que el tabú y la desinformación alrededor del tema era enorme, y que era necesario abarcar ese tema.

Así es que sumamos una pata de concientización y educación con charlas. Voy a escuelas, a barrios, trabajo la educación sexual y menstrual. Creo que es el punto de partida a un vínculo distinto con la menstruación y con el ciclo en general. Existen nenas que faltan al colegio porque no tienen con qué contener su menstruación.

¿Cuál es el camino que aún falta recorrer?

Estamos trabajando en programas de información para espacios vulnerables. Realizamos actividades en el marco de la Ley de Educación Sexual Integral en escuelas y trabajamos con profesionales para bajar información sobre algunos temas poco explorados del ciclo menstrual, como es el caso de la endometriosis, una enfermedad que afecta a 1 de cada 10 mujeres y que cuesta muchísimo tratar y diagnosticar.

Desde lo que es la tienda en sí, vamos sumando nuevos productos como infusiones con hierbas especiales o almohaditas de semillas que puedan usarse en momentos en que el ciclo menstrual cause molestias. Y siempre desde un punto de vista sustentable.

Para contacto: Gurruchaga 647 6ª, CABA. Tel.: (011) 5966 0302.

Conoce más ingresando en sus perfiles de Instagram, Twitter y Facebook.

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario