miércoles 13 de noviembre de 2019
caras
ESPECTáCULOS | 10-10-2019 17:23

Recorré en 29 fotos la mansión de Ernestina Herrera de Noble

Vanesa de Noble Herrera abrió las puertas de la casa de 2100 metros cuadrados de su recordada suegra. Galería de fotos

Es una mujer fuerte que muestra en cada gesto que su esencia está intacta. Vanesa Defranceschi de Noble Herrera es abogada recibida en la UBA y reparte su tiempo entre sus tesoros más preciados: su marido Felipe Noble Herrera, sus hijos: Mora (9) y León (4), y una pasión que heredó de sus padres: la solidaridad. Enfundada en elegantes vestidos de Gabriel Lage, Vanesa recibió a CARAS y posó en los amplios espacios de la residencia de Martinez donde vivió su suegra, la icónica empresaria del Grupo Clarin, Ernestina Herrera de Noble, quien falleció en 2017.

Tanto Vanesa como Felipe sabían que Pitty, como le decían sus íntimos, amaba esa mansión, por eso cuando llegó el momento de la división de bienes decidieron comprarle la parte a su cuñada, Marcela Noble, la otra hija de Ernestina, para conservarla y disfrutarla con sus hijos. La imponente casona tiene 2100 metros cuadrados, ocupa un terreno de 75 metros de frente y 130 metros de largo que están custodiados celosamente por el personal de seguridad. Al ingresar, en medio de una rotonda de piedras se luce una gran fuente que da frescura al lugar rodeado de árboles centenarios de distintas especies. El inmenso comedor, con mesas y sillas Luis XV alberga hasta 30 personas y está decorado con valiosos cuadros y tapices. En los 6 livings con amplios sillones hay mesas con portarretratos de plata y objetos que ella atesoraba. La biblioteca incluye libros escritos por la misma Ernestina y su escritorio conserva cada detalle elegido por ella. En el sector del dormitorio principal hay un lujoso y amplio baño, dos enormes vestidores y una gran terraza con una magnífica vista.

Proveniente de una familia donde le inculcaron la vocación solidaria, Vanesa acompañaba a sus padres desde muy chica en la tarea social. Sentía que tenía que ser justa y no dudó en seguir la carrera de Derecho al terminar la secundaria. En ese tiempo conoció a Felipe: “Cuando estudiaba hacía cursos paralelos y se armaban grupos de estudio de 8 personas que se conocían sólo por el nombre o el apodo. Ahí conocí a quien sería mi marido. Lo noté tímido y recién a los nueve meses de conocerlo, supe que era el hijo de Ernestina Herrera de Noble. Solo decía que su madre era periodista y que tenía una hermana”, recuerda.

Delicada y discreta pero con un tono muy claro y firme al expresarse, Vanesa es amable y luce una imagen impecable. Cuando habla de los comienzos de la relación con su marido sus ojos se iluminan: “Recuerdo que Felipe siempre era muy callado pero un día, salió en una foto en Clarin por un aniversario del diario y me preguntó si lo había visto. Le dije que no pero después cuando vi su foto, supe quien era él. Dejé de llamarlo para que no pensara que estaba cerca suyo por interés. Extrañado, me dijo que me conocía bien y sabía perfectamente distinguir a la gente. Al poco tiempo, cuando surgió todo el problema de los ADN (Ernestina fue acusada de adoptar hijos de desaparecidos en la dictadura militar y estuvo detenida unos días) su madre fue liberada y me llamó para ir a un festejo en su casa y conocí a toda la familia. Nuestra amistad empezó en el 2000, en el 2005 nos pusimos de novios y en el 2009 nos casamos. Luego nació Morita y en medio de todas esas emociones surgió nuevamente el problema de los ADN”.

El 2010 fue un año muy difícil para los hermanos Felipe y Marcela Noble Herrera: la justicia los obligó a hacerse el estudio por la fuerza y atravesaron momentos muy desagradables. Finalmente, los estudios determinaron que no eran hijos de desaparecidos. “Fue muy traumático pero siempre lo apoyé. Recuerdo que un día Ernestina me dijo: ‘Quiero que lo acompañes, que lo contengas para que el día que me toque partir, me pueda ir en paz’, agregaVanesa.

¿Cómo recuerda a su suegra?

—Era una mujer con mucha fortaleza. Siempre tenía la palabra justa. No era de charlar mucho. Solía decir que le gustaba ‘estar a solas con sus pensamientos’. Era un modelo de lucha, una persona muy perseverante. Tenía ánimo aún en los momentos difíciles. Podía hablar hasta cuando no tenía ganas. Fue un ejemplo de lucha. Te daba cátedras de vida. Contaba anécdotas inolvidables. Tuve mucha suerte por haberla tenido. Nosotros siempre la sentíamos como mamá, suegra, abuela de mis hijos pero al salir se convertía en “la señora de los medios”. Un ser humano extraordinario que ayudaba a todos los que podía.

¿Cómo era Ernestina abuela?

—Un encanto. Cuando nació Mora conoció un rol que nunca antes había tenido, un nuevo disfrute que mostraba el lado más cálido y tierno de ella. La nena se le subía a upa, la besaba, la abrazaba y hasta la despeinaba. A ella no le importaba porque era su nieta. Cuando llegó León, su único nieto varón, era como tener una extensión de Felipe. Además, el nene es muy parecido a él.

¿Y la relación de Felipe con su madre?

—Mi marido tenía un amor especial por su mamá. Era un sentimiento recíproco. La abrazaba, la besaba, su mamá era su vida. La luz de sus ojos. Creo que por ser hijo adoptivo era más acentuado el amor hacia ella.

¿Hacían programas juntos?

— Los fines de semana solíamos ir al teatro o al cine, y a cenar. Siempre venía Susana Gaetani, su mejor amiga con nosotros. Pasábamos mucho tiempo con ella durante los veranos en Punta, en su casa de Punta Ballena. Le gustaba desayunar mirando el mar mientras nos pedía que armáramos algún programa para hacer en familia. Un día se me ocurrió instalar una carpa en la playa para ir a pasar el día y lo disfrutó un montón. Era una mujer sabia y muy clara.

¿Cómo es un día normal en su vida?

—Nos levantamos a las 6 y media y a las 7 despertamos a los chicos porque a las 8 entran al colegio. Desayuno y me voy a la oficina en Vicente López, donde puedo trabajar concentrada. Mi trabajo está relacionado a lo solidario. De chica siempre sentí la necesidad de ayudar socialmente. Es algo que viví de parte de mis padres. Actualmente quiero unir lo privado (porque pertenezco a un medio privado) con el estado, y desde mi lugar aportar mi grano de arena para llevar adelante políticas de estado pero sin militar en ningún partido. Poder ayudar a lo largo del tiempo. Sin importar quien esté en el gobierno. Que no exista la grieta al momento de ayudar al pueblo. Es mi idea. El papel de la dama de beneficencia no me gusta. Quiero ayudar desde lo más profundo. No hacerlo sólo para una foto o para una gala. Me comprometo y he hecho mucho sin dar a conocer. He ido a la Villa 1.11.14 he hablado con la gente que vive allí, pintamos una cancha de fútbol que tenían. Agarré el rodillo, con el palo que se salía y debía engancharlo a cada rato, y pinté con ganas. Nos conectamos con Juan Carr y fuimos a River los días más fríos del invierno para ayudar. Había casos que me conmovieron mucho. Quiero que la grieta se transforme en un camino común, de bienestar general, algo tan mencionado en el preámbulo de nuestra constitución.

¿Le sirve ser abogada en su trabajo?

—En todo. Desde que me levanto hasta que me voy a dormir. Siento un profundo agradecimiento hacia mi país por haberme recibido en la UBA. Me da mucho orgullo haber estudiado en la universidad pública.

Cuenteme sobre sus hijos

—Mora es muy coqueta, muy pensante y práctica. Quiere ser artista y es muy histriónica.Tiene un alma de un adulto por la forma en que la hemos criado. Siempre le hablamos mucho, le fuimos diciendo todo sobre las distintas situaciones que hemos atravesado. Respecto a su papá, le contamos que es adoptado, le hablamos sobre el tema del ADN. Le dijimos que su abuela era muy conocida en el país. Además en el colegio cuando dijo su apellido le dijeron: ¿Noble Herrera? ¿Vos salis en las revistas?. Le aclaramos que no a todos les toca ese papel y si le tocó lo tiene que llevar con responsabilidad y humildad. Felipe es así y yo también. Nunca cambié mi esencia. La gente que me conoce, sabe que soy la misma de siempre. Morita pide bolsas de residuos en casa porque en el colegio, con unas amiguitas, juntan basuras, papeles y plásticos para concientizar a los demás sobre el cuidado del medio ambiente. Aunque sus maestros también se lo enseñan, ella lo practica. Te explica que un sorbete se usa unos segundos y tarda mucho tiempo en disolverse y que eso daña a muchos animales. León es muy cariñoso, demostrativo, ocurrente y analiza mucho. En su tablet tiene la foto del planeta tierra. Le explicamos donde está la Argentina con un globo terráqueo, le marcamos el recorrido que hacemos cuando viajamos y dice, ‘¡Cuánto recorrido hizo el avión!’ y nos marca desde donde hasta adonde fuimos. Hace unos días le pregunté: ¿Me extrañás? Y me respondió: “Mamá, estás al lado mío! ¿Cómo te voy a extrañar?”. Le dije que me refería a si me extrañaba cuando me iba a trabajar. Y respondió: “Si. Te extraño, pero todos los papás tienen que trabajar”. A veces me pregunta si los dinosaurios cuando murieron fueron al cielo porque el creía que no entraban en las nubes. Y le dije que si porque hay un cielo de los animales y otro de los seres humanos. El sabe que su abuela Ernestina y su abuela Hilda, mi mamá, están con Dios.

¿Qué rol le gustaría desempeñar en este momento del país?

—La Argentina se encuentra en una situación en la que aquellos que podemos, debemos superar la grieta y mancomunar la labor del sector privado. En cada proyecto solidario con el que me comprometo tengo como objetivo superar la noción de beneficencia para avanzar en dirección a un sector empresarial responsable con conciencia de su liderazgo. El empresariado en la Argentina ha decepcionado muchas veces en materia de liderazgo por no poder asumir su responsabilidad ni saber lo mucho que sufren muchos argentinos. En lo que esté a mi alcance, quiero colaborar para que el sector empresario entienda que de este problema no se sale fomentando divisiones o grietas. Los medios de comunicación son tan responsables como la clase política por la situación en la que está el país. Quisiera que tengamos un periodismo más responsable que sirva para controlar al poder político y para ponerse a su lado cuando la prioridad es el bienestar de los argentinos. Las galas y cenas a beneficio muchas veces responden a un modelo anacrónico de beneficencia aristocratizante. Eso no me interesa. Por eso no quiero ser una dama de beneficencia. Quiero que las empresas y corporaciones asuman su responsabilidad y consideren como una inversión el ayudar a los que la están pasando mal. Mi esencia es arremangarme y caminar por el barro,

¿ Cómo es su labor en el Grupo Clarin?

—Yo soy abogada y me especialicé en Salud. Armé un equipo para colaborar con distintos hospitales. Mi trabajo en la Fundación Noble tiene que ver con lo social. Hay mucha gente que ve al grupo como un monstruo y no es así. Me gusta mostrar el lado humano del grupo. Me gustaría humanizar más a la parte jerárquica. Darle el lugar al trabajador que se merece, el lugar genuino. Cuando hablo de fuerza y poder para comunicar a través de los medios me refiero a que sirva para educar y ayudar a abrir la mente desde un lugar sano y neutral . Difundir las políticas de estado. Demostrar que lo público y privado se unieron para ayudar. Y comprometerme, a no pensar solo en mi persona o mi familia. Me propongo devolver al estado lo que me dio al permitirme estudiar en una universidad pública. Para mi el Estado y el sector privado tienen que estar unidos. Soy una persona antigrieta.

¿Se considera coqueta?

—Me gusta verme y sentirme bien. Me compro ropa de diseñadores del exterior y mucho nacional. Físicamente no me cuido mucho y no engordo porque tengo buena genética. No voy al gimnasio. Sólo salgo a caminar una o dos veces por semana y trato de comer sano.

¿Tienen una vida social intensa con Felipe?

—No salimos mucho.Tenemos pocos amigos pero buenos. Nos gusta reunirnos con afectos reales y la pasamos muy bien. Nos movemos siempre con nuestros hijos, de a 4. Somos muy unidos.

¿Cómo es Felipe como padre?

—Excelente. Mis hijos no podrían tener un mejor padre.

¿Qué es lo que más disfrutan de su hogar?

—El estar juntos. Tomar algo o leer un libro con esta vista hermosa. Los fines de semana nos levantamos más tarde y hacemos un desayuno-almuerzo en Le pain quotidien. Durante la semana yo quiero que los chicos se duerman temprano y organizo todo para que a las 9 de la noche ya estén listos para ir a dormir pero Felipe llega de trabajar y quiere jugar con ellos y me desprograma todo. Pero soy inmensamente feliz al verlos disfrutar juntos.

 

Fotos: Federico De Bartolo

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario