miércoles 12 de agosto de 2020
caras
SALUD | 25-12-2019 13:21

Bolsonaro se estudió para descartar un cáncer de piel: ¿cuántos tipos hay y cómo evolucionan?

Señales por las que habría que alarmarse.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se sometió a un procedimiento para extraer varias lesiones de su piel con el fin de evaluarlas.  “Hay un posible cáncer de piel. Tengo la piel clara, y pesqué mucho a lo largo de mi vida, por lo que la posibilidad de cáncer de piel existe”, había indicado el mandatario.

La evaluación confirmará si se tratan de lesiones cancerosas o no. Pero lo cierto es que hay diferentes tipos de cáncer de piel, con distintos niveles de agresividad.  Consultada por Caras Salud, la doctora Gabriela Cynat, Jefa de Oncología de la Unidad Funcional de Melanoma y Sarcoma del Instituto de Oncología Angel Roffo, indicó que los tumores más frecuentes y los menos agresivos son los carcinomas basocelulares. En este caso, “para que ocurra un fallecimiento o una mutilación, la consulta debe ser muy tardía, en cambio, si es precoz, el defecto estético es mínimo porque el tumor evoluciona lentamente”

Le siguen los carcinomas espinocelulares si se habla de frecuencia y agresividad. Pero entre los más agresivos están por un lado el melanoma y por el otro, el carcinoma de células de Merkel.

“El carcinoma de  células de Merkel es un tumor muy raro de piel que afecta por lo general a gente añosa. Su incidencia está en aumento por los siguientes factores, tanto aislados como combinados: porque la población vive más años, hay más gente trasplantada o que viven con inmunodeficiencias durante un buen período de tiempo”, indicó Cynat.

Mientras que “el melanoma es el tumor agresivo por excelencia y en general tiene un color oscuro, parecido a un lunar con cambio de características”. Un signo de sospecha de esta enfermedad es el llamado ABCDE de los lunares: A, por asimétrico; B, por borde irregular; C por cambios de color; D por diámetro mayor a 0,6 cm y E por evolución.

Las zonas donde mayormente se manifiesta el cáncer de piel son aquellas en las que puede haber fotodaño, es decir las que tienen exposición solar frecuente o intermitente aguda.

“Las áreas que se exponen de forma constante son cara, cuello, escote, antebrazos y dorso de manos. Pero los melanomas también pueden darse en zonas con exposición alta intermitente, como por ejemplo la espalda de los hombres que suelen estar todo el año en la oficina y se ampollan de vacaciones en zonas donde habitualmente están cubiertas”, indicó la médica oncóloga. A su vez, agregó que en mujeres, las piernas también son áreas donde la aparición de un cáncer es más frecuente que en hombres debido a la moda.

Las personas con más riesgo de sufrir cáncer de piel  son aquellas de piel, cabello y ojos claros, los pelirrojos y los individuos que tomaron sol de forma indiscriminada en la infancia y la adolescencia por lo que, para la experta, hay que fomentar la fotoeducación en este grupo etario, ya sea en la casa, en la escuela y hasta en los medios de comunicación.

Ahora, ¿cómo es el paso al paso para el diagnóstico del cáncer de piel? En palabras de Cyant, el primero es el autoexamen, para asegurarse de que los lunares, pecas o manchas sean normales. Según la Skin Cancer Foundation (Fundación Cáncer de piel), las señales de alarma son:

• Un crecimiento en la piel que aumenta de tamaño y tiene aspecto nacarado, traslúcido, bronceado, marrón, negro o multicolor.

•Un lunar de nacimiento, o cualquier mancha adquirida marrón que: cambie de color; aumente de tamaño o grosor; cambie en su textura;  sea de forma irregular; sea mayor al tamaño de una goma de lápiz o aparezca después de los 21 años de edad.

• Una llaga que provoca picazón, dolor, costra, erosión o hemorragia.

•Una llaga que no sana en tres semanas

“Una vez que tenemos una lesión que nos llame la atención, tenemos que hacer una consulta con un especialista, preferentemente un dermatólogo, que luego de examinarla, la mirará con dermatoscopio. Este instrumento nos dará una idea sobre qué lesiones son más peligrosas y a esas debemos extraerlas y estudiarlas”, señaló la oncóloga. Y agregó que para aquellos pacientes con muchas lesiones cutáneas pigmentadas está indicado un estudio más completo de la piel con un fotofinder, que toma un registro fotográfico de las lesiones periódicamente y ahí se comprueba si han evolucionado.

En cuanto a los tratamientos, son muy variables. “Para una lesión en sus inicios, la cirugía es una forma sencilla de curar estos tumores. Los basocelulares prácticamente se curan todos, algo que no pasa con el melanoma y carcinoma de células de Merkel. Entonces cuanto más precozmente los detectemos, mejor, porque los más agresivos son tumores que tienen tendencia a dar metástasis. Cuando esto ya sucedió y el  individuo no es candidato a una resección quirúrgica, se realizan otros tratamientos con nuevas medicaciones que han cambiando la historia de los pacientes avanzados”, concluyó.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios