Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

27/09/2017

Nicole Neumann y Facundo Moyano, primera salida juntos

La modelo y el dirigente político asistieron a una gala solidaria que tomó lugar en La Rural.

Lejos están de ocultar se romance de los flashes de los paparazzis y ya no dudan en gritar su amor a los cuatro vientos. Nicole Neumann y Facundo Moyano se mostraron juntos -por primera vez de manera oficial luego de su visita a la embajada argentina en España- en un evento solidario que tomó lugar en La Rural. Allí  compartieron mesa con Verónica Lozano y la candidata a diputada, Victoria Donda.

La blonda se lució con un vestido corto color magenta con detalles de encaje, diseñado por Ménage à Trois. Mientras que el dirigente político optó por un traje clásico, muy elegante. Se los vio de buen humor y románticos, compartiendo una gran velada juntos sin miedo al que dirán.

Días atrás, con CARAS como único testigo, la pareja disfrutó de un domingo soleado en la ribera de Martínez-San Isidro.  Fue allí donde ellos mismos subieron al Stories de Instragram una foto donde se ven sus inconfundibles manos entrelazadas sobre la pierna de ella con la palabra “Domingo”.

“No tenemos nada que ocultar”, repitió él casi como una muletilla. Sus miradas se cruzaron durante todo el almuerzo. Sólo ellos sabían que esa era la celebración de su primer mes de amor. Un sentimiento que los sorprendió cuando menos lo esperaban y que, lejos de las opiniones de los demás, decidieron comenzar a vivir más relajadamente.

Cuando se levantaron para retirarse, Facundo vivió en carne propia los bemoles de quien conquista a una mujer tan deseada como Nicole. En el trayecto hasta el auto estacionado en el parking al aire libre, frases como “¡Te felicito capo!” o “¡Grande Facu!” endulzaron sus oídos, una inequívoca señal de aprobación que los hombres le tributan al diputado del Frente Renovador.  Un “mimo” al que deberá acostumbrarse Moyano, estimulado por una relación que ya nada ni nadie puede disimular. Un amor que, contra todo vaticinio, celebró un mes —32 días, 768 horas—, entre besos y mimos, a toda pasión.