Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

19/12/2018

Como una diva, Matilda Salazar festejó su bautismo y cumpleaños

Por Naiara Vecchio | La hija de Luciana Salazar cumplió un año y rodeada de sus seres más queridos, brindó una excéntrica fiesta. Detalles exclusivos en la nota.

Sábado 15 de diciembre, 16 horas. Apenas el cura chileno Mauricio, de la Parroquia Santísima Trinidad de Núñez, derrama el agua bendita sobre la cabeza de Matilda Salazar (1) y dice: “Yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”, Luciana Salazar (38) mira a sus padres, Fernando (74) y Liliana (63), y sonríe. Recuerda que hace 1 año esas mismas personas la contuvieron en Sarasota, EE. UU., mientras esperaba ansiosa conocer a su beba y sus ojos verdes se ponen más brillosos. “Antes de que naciera mi hija por subrogación de vientre, viví muchas situaciones fuertes y dolorosas que quedan para mi privacidad. Fue un proceso muy duro, donde lloré mucho. En ese momento, mis afectos fueron fundamentales para darme fuerzas…  Hasta que Dios me recompensó con Matilda todo lo que sufrí. Ella es pura luz, ternura y felicidad”, expresa Luciana mientras sus hermanas Marisol (40), Maite (31) y Camila (26) bromean sobre la naturalidad de su beba al posar para las fotos.“El bautismo de Matilda fue como un milagro: ¡se lanzó a caminar después de la bendición! También fue gracioso… cuando el sacerdote hablaba de librar al pequeño del dominio de Satanás, ‘Matu’ se puso como loca: quería bajarse… estaba comiendo una vainilla y le dejó los pedazos en la fuente. Mi hija hizo todo un show en la Iglesia. También fue un poco bizarro cuando Ana Rosenfeld, que es judía, dio el salmo. Pero ante el cura ofició de madrina sustituta mi tía Evangelina Salazar junto a Marcelo Polino”, dice entre risas la conductora de “Chismoses (Net TV)” ya en el Salón Sunny Yard del Alvear Icon, de Puerto Madero, donde se realizó el festejo.

A las seis de la tarde, Cinthia Fernández, sus hijas Charis (5), Bella (5) y Francesca (3), y su novio Martín Baclini; Flavio Mendoza y su bebé Dionisio; Flopy Tesouro y su hija Moorea, Rosenfeld, con su marido y su hija Pamela; Gabriel Olivieri y Mariano Caprarola fueron los primeros invitados en llegar. Polino entró sonriente de la mano de Evangelina y, minutos más tarde, saludaron a la anfitriona Agustina Casanova y su pareja Lautaro Mauro; Gisela Bernal con su hijo Ian y su novio Eros Medaglia; Augusto Tartúfoli y su hija Faustina; su ex partener del “Bailando por un sueño”, Jorge Moliniers, y la esteticista Sandra Dillon. “Fue un evento espectacular organizado por Tamara Pont de Princess Eventos. Todos mis afectos quedaron fascinados. Mi hija pasó un día hermoso con sus amiguitos, se divirtió mucho con Dionisio, Moorea y las hijas de Cinthia”, aseveró “Luli”. “Como Matilda es suave y dulce, elegimos el color Tifanny en un 20 % y el rosa palo en un 80%. Logramos un montaje trendy, delicado y romántico.

A Luciana le encantan las cosas dulces, por eso, el mobiliario de pastrybar era un tríptico escenográfico con pedestales de acrílicos para los pinos de macarrones de ‘Living Garden’. También hubo una mesa exquisita de ‘Clásico Delirio’, donde se sirvió una colección de té en hebras, jugos de frutas, café y los chocolates de diseño de la chef Silvia Díaz de Sweet Art. En cada mesa había cajas de seteo de ‘Mundo Rosetas’, ‘Detalle Únicos Patisserie’ y hasta perfumes de Fevrier. Las servilletas estaban presentadas con un denario de cristal de roca “Rocío de Dios”. Y la petit pâtisserie incluyó profiteroles craquelin, alfajor de nuez, muffins de frutos rojos, torta ópera, lemon pie, crumble de manzanas, peras acarameladas, budines, scones tibios y cítricos naturales. Y la selección de finger, sandwiches y minichips saborizados incluyó pan negro con pesto de tomates y pulpeta de búfala, mouse de trucha ahumada y pepinillo, mayonesa de albahaca, crema al eneldo y pepinos frescos, brioche con hongos portobellos y berros, pan integral con bocconcino y tomates secos”, contó Pont con la misma satisfacción que evidenciaba el rostro de Salazar a su lado.

Lee también: Camila y Luciana Salazar se pelearon por culpa de Ángel de Brito


—A un año de la llegada de Matilda, ¿cómo se define como madre?
—Me siento muy segura como mamá. Pensé que iba a ser extremadamente obsesiva con ella o sobreprotectora y nada que ver… a veces cuando se cae, no voy corriendo a levantarla, le digo: ¡“vamos, arriba hija”! Me gusta que sea valiente, independiente y fuerte. No quiero que sea una nena caprichosa o consentida. Le pongo límites como lo hicieron conmigo, cuando le digo “no” sabe que es algo que no debe hacer. Es difícil ser madre soltera pero “Matu” me facilita la crianza: respeta mis tiempos, me deja dormir desde que tiene dos meses… cuando me voy a trabajar y se la dejo a mi mamá o a la empleada que me ayuda hace 15 años en casa, se queda sin problemas. Tal vez soy un poco hincha con el tema de la ropa y la estética: ¡me gusta que esté siempre impecable!

—Coqueta como la mamá…
—¡Sí! Jaja… También le veo gestos míos y tiene los dos dientes separados como cuando yo era chica. Lo único diferente es que yo no era tan grandota de bebé.

—¿Qué cosas aprendió con ella?
—Matilda me hizo madurar muchísimo, aprendí a relajarme. Primero está ella y después yo: el tiempo que me sobra es para mí. Me fui de viaje y traje dos valijas para ella y una para mí. Es hermoso despertarme cada mañana y ver su sonrisa, adoro bañarla o darle la comida.

—¿Ya piensa en darle un hermano?
—Me encantaría que Dios me bendiga con eso, pero en pareja, ya no como madre soltera. Sola con dos hijos, no podría trabajar y es algo que no me permitiría. En este momento, donde la mujer está cada vez más fuerte en su lucha por la igualdad de derechos con respecto al hombre, quiero que Matilda sea una mujer con valores, que sepa defenderse. Si tengo que dar todo mi patrimonio por la educación de Matilda, lo haré.

—¿Cómo impactó la denuncia de Thelma Fardín contra Juan Darthés, con quien trabajó?
—Fue shockeante y doloroso escuchar el testimonio de Thelma. Compartí mucho tiempo con él y no lo podía creer. Cuando Juan salió a hablar, se hundió más: era como decir: “Acá estoy, soy el culpable”. Me apena mucho la situación por la víctima, que era una nena de 16 años, por Calu Rivero y también por la familia de Darthés, que son amorosos. Es horrible: yo sufrí un abuso en el año 2003, cuando una persona del medio me puso contra la pared del camarín y me quiso besar. No quiero dar el nombre porque en ese momento hablé con la producción y no pasó más. No hay que permitir que nos hostiguen y dañen sentimentalmente.

—¿Hoy sus sufrimientos amorosos son parte del pasado?
—Sí, estoy muy bien, en un muy buen momento que quiero preservar. Siempre cuidé mis relaciones y en el último tiempo estuve muy expuesta. Por eso, quiero volver a tener un perfil bajo en base al amor. Sí puedo decirte que mi corazón está contento, eso es lo importante.

—¿Ya no tiene más contacto con su ex Martín Redrado? ¿Quiso venir al bautismo?
—No puedo contarlo. Prefiero guardármelo y no hablar de mi vida privada. Estoy tranquila en ese aspecto.

—¿Qué va a pedir cuando levante la copa a fin de año?
—Primero voy a agradecer porque yo ya formé mi familia con Matilda, si después viene el plus de compartir mi vida con otra persona, bienvenido sea. Pero no es algo que me quite el sueño. Pediré salud y felicidad para mi hija y mis afectos; y seguir trabajando en lo que me gusta: estoy feliz con la posibilidad como conductora que me dio la gente de Kuarzo y Net Tv. También deseo que el país esté mejor en 2019.

A las diez de la noche sólo quedan sus familiares en el salón del Alvear, mientras Matilda se entretiene con los pocos papelitos de la piñata que quedaron desparramados en el suelo. “Con esa sonrisa está todo el día. Es una niña perfecta: buena, amorosa, alegre…”, dice Luciana con el libro de buenos deseos hacia la cumpleañera en sus manos. “Lucharé siempre por tu felicidad. Te deseé mucho y llegaste para llenarme de luz en un momento muy triste. Gracias, hija. Algún día te contaré tu historia”, escribió la orgullosa mamá como corolario de un capítulo de su vida que tuvo final feliz.

Producción: Sol Miranda

Fotos: F De Bártolo/Perfil, E.Giménez/Perfil y Ernesto Pagés. Agradecimientos: @alveariconhotel.
@princesseventospuertomadero.
@homesweethomearg. @rociodedios_rdd denarios. @dhe_arte pedestales y herrería artística.
@clasicodelirio. @piu_avanti flower_box. @detallesunicospatisserie. @epoqueantiques cristalería. @ambientacionesvm seteo.
@reinolejano.@sweetartbysilviadiaz Chocolateria.
@souvenirfevrier. @srgloboarg@opicuobjetos.
@luzdivinadeco. @pixellstudio.oficial.
@datrileonardo y @sabrinahoffmannmusica. Luligugli y summmertan.arg. Claudio Cerini.

Archivado en: , , , ,