domingo 25 de septiembre del 2022
ACTUALIDAD 04-08-2015 12:59

Lucia Celasco: vida sana y deportiva

"En el fitness encontré motivación" Galería de fotosGalería de fotos

De chica no me gustaba hacer ejercicio, no era muy activa. Y, a pesar de disfrutar de las tardes en el campo con deportes al aire libre, sólo hacía gimnasia por el colegio. Sin embargo, con el paso de los años entendí que tener una rutina física es fundamental para mantener sano, tanto el cuerpo como la mente. Por eso, me propuse corregir hábitos para encontrar la manera de incorporar estas nuevas actividades. Hoy en día hago ejercicio entre una y dos veces por semana a través de una entrenadora personal que comparto con mi mamá. Me di cuenta, que en mi caso, tener una persona que literalmente me viene a buscar a la puerta de mi cuarto y me obliga a salir, es lo más efectivo. De otra manera, no creo que lograría jamás mantener mi rutina. No tengo espíritu competitivo y creo que esto incide directamente en mi predisposición para hacer deportes. No me interesa ganar, pero sí divertirme. Intento más que nada pasar un rato agradable haciendo ejercicio. Para ésto, la compañía es clave. Necesito estar en un ambiente distendido y con buena onda. Prefiero entrenar siempre afuera pero si el clima no lo permite, la mejor alternativa es el mini gimnasio que tenemos en el último piso de mi casa. Descubrí que el secreto está en lograr cierta dinámica. Combinar distintos tipos de técnicas para así evitar aburrirte. Por lo general, empezamos la clase bien arriba con ejercicios de cardio, después una sesión de máquinas, aeróbicos o quizás algo de cinta y, si queda tiempo, un poco de boxeo. A la hora de entrenar me es imposible tolerar una clase entera si no tengo buena música. Esta hace toda la diferencia. Lograr una 'playlist' compatible con tu estado de ánimo, que te motive a dar cada vez más, no es tarea sencilla pero sí necesaria. Después de varios meses manteniendo este ritmo me doy cuenta de que más allá de las mejoras a nivel físico y mental, que por supuesto puedo notar, sigo sin salir del asombro de la experiencia transformadora que es el deporte. ¡Lo centrada y motivada que me empecé a sentir al poco tiempo! Es muy gratificante ver la evolución que lográs con tu esfuerzo. Esto me da poder y me da confianza y ganas de seguir. Por eso, cuando viajo intento no tirar todo el esfuerzo por la borda e incluyo dentro del itinerario algún tipo de actividad física. Tengo un espíritu curioso e inquieto que me ayuda a crecer. En mi último viaje a París los paseos en bicicleta fueron la mejor combinación perfecta de ocio y esfuerzo. No hay nada mejor que la sensación que te queda después de entrenar. Cuando estás agotada, tan agotada, nada pareciera importar. De a poco se despeja la mente y sentís cómo vibras en una sintonía más alta. Dicen que algo tiene que ver con las endorfinas y las cargas positivas; yo del todo no lo entiendo. Pero es real. Ya que, en definitiva, somos el resultado del tiempo que invertimos en nosotros, y este tipo de inversión es fundamental.

Galería de imágenes
En esta Nota