miércoles 21 de abril de 2021
caras
ACTUALIDAD | 22-12-2015 17:14

Floppy Tesouro y Fernandez Prieto

“Rodrigo es el hombre que siempre soñe”. Galería de fotos

Confiesa, sin salir de su asombro, que no esperaba terminar el año enamorada y proyectando formar una familia, aunque reconoce que ese es un proyecto a mediano plazo, pero concreto. Hace poco más de un mes y medio, Floppy Tesouro (29) daba por finalizado su extenso noviazgo con quien se iba a casar, Ramiro Chillemi (30) y se preparaba para encarar la temporada de teatro en Villa Carlos Paz, en soledad. Pero, el destino tiene sus propios planes y la sorprendió con un nuevo amor, uno que ella no esperaba. Respetuoso de sus relaciones, Rodrigo Fernández Prieto (36), su mejor amigo, siempre sintió amor por ella pero, por respeto, decidió callar los latidos de su corazón hasta que veinte días atrás, sin previo aviso, la fue a buscar a su casa y le declaró sus sentimientos. Con una sonrisa Floppy recibió el beso apasionado del empresario y así su amigo del alma se convirtió en el hombre de su vida. Como canta Ricky Martín, “¡Un disparo al corazón!”

“Nosotros, con Rodrigo, tenemos el mismo grupo de amigos desde hace muchos años y siempre todos me decían que teníamos que estar juntos porque éramos el uno para el otro. Pero nunca quisimos arriesgarnos, pienso que lo hicimos para resguardar nuestra amistad. Además, yo pasé mucho tiempo en pareja y él como es muy respetuoso jamás se me insinuó hasta que supo que estaba sola”, cuenta la actriz de “El club de los estafadores”, comedia que el 25 de enero se estrena en el teatro “Del Lago”, de Carlos Paz, y en la que comparte cartel con Diego Reinhold, Georgina Barbarossa y Gastón Dalmau, entre otros, y es dirigida por Daniel Casablanca.

—¿Floppy cómo vivió el momento en el que su mejor amigo le declaró su amor?

—Viendo el momento en retrospectiva diría que fue increíblemente romántico. Vino, me dijo que sentía cosas por mí muy fuertes y desde hacía mucho tiempo... Yo me imaginaba que le pasaba algo, pero no que estaba enamorado, como yo que, sin darme cuenta, lo estaba de él. En ese momento nos besamos y fue como la escena de una película. Aún tengo la imagen grabada en mi cabeza.

—Habla como si esta vez hubiese conocido al amor de su vida...

—Lo más loco es que al amor de mi vida lo tenía a mi lado como amigo hace ocho años y no me había dado cuenta. Ni él, ni yo. Fue una sorpresa para ambos, si antes compartíamos todo, ahora imaginate... No tengo dudas de que es el amor de mi vida. Rodrigo es la persona que siempre soñé tener a mi lado.

—¿Qué la conquistó de Rodrigo?

—Es el tipo más divertido del mundo. Jamás podría estar con una persona aburrida a mi lado. Es protector, romántico, apasionado y nosotros venimos con un plus que a veces es difícil de lograr. Sabemos qué nos gusta a cada uno. Fuimos confidentes durante ocho años, así es que sabemos todo del otro. Es un gran ser humano; lleno de amor, de energía y siempre va para adelante. Eso me atrae y enamora cada día.

—Usted dice que Rodrigo es la persona que siempre soñó tener a su lado... ¿Se imagina formando una familia con él e incluso llevándolo al altar?

—Yo soy una “Susanita” total. Siempre me imaginé casándome y formando una familia. Y si con “Ro” nos animamos a comenzar algo es porque estamos seguros de que ésto va muy en serio y que queremos pasar la vida juntos. Lo siento así. Me encantaría que sea el padre de mis hijos porque, como dije antes, es una persona espectacular que tiene todo lo que necesito para ser feliz. Recién comenzamos pero a mi nadie me va a sacar de la cabeza que algún día voy a ser mamá y me voy a casar. Estoy segura de que él es la persona indicada.

—Usted estará en Carlos Paz durante casi tres meses, ¿Cómo van a llevar adelante la relación?

—El viene conmigo. ¡No lo dejo solo ni loca! (Risas) El asunto es así: Pasamos las fiestas juntos y luego Rodri se va a Panamá como lo hace siempre para practicar el deporte que lo hace feliz, el surf. Es más, en Punta del Este, donde nos tomamos unos días, aprovechó para “montar” unas olas. El siempre se va 30 días pero este año decidió ir sólo 15 días para poder volver a Carlos Paz y estar conmigo mientras yo trabajo. ¿No es un amor? Luego, en febrero, ya retoma sus obligaciones laborales y vendrá los días que pueda a visitarme. Tenemos una casa divina, así es que lugar para descansar y divertirnos, sobra.

—¿Esta será su octava temporada en Carlos Paz, qué podría decir que tiene de diferente ésta de las anteriores?

—La voy a vivir con la misma intensidad que las otras. Siempre poniendo lo mejor de mí, pero esta vez tiene un condimento diferente ya que voy a hacer una comedia y mi tarea es hacer que la gente se divierta. Todo un desafío porque como dije, es la primera comedia que hago acá. Por suerte, en la obra hay un elenco en el que el talento sobra y puedo aprender mucho de todos ellos. Termino y empiezo el año de la mejor manera, enamorada, feliz y haciendo lo que amo, actuar.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios