miércoles 01 de febrero del 2023
ACTUALIDAD 20-04-2016 16:57

Guillermo y Nicolás Francella, spot rumbo a Cannes

"Siento que vamos a crear conciencia" Galería de fotosGalería de fotos

Guillermo y Nicolás Francella fueron convocados para protagonizar el corto "Conexión real", creado por Nicolás Cuño. Inmerso en la vorágine diaria, el empresario se descubrió a sí mismo en una preocupante dependencia de su teléfono celular. Ese día, el creador de la marca de ropa “Key Biscayne” transformó su malestar en el germen para la nueva campaña de su firma. “Estaba en el auto con mi hijo, que tenía días de nacido y con mi mujer, y me vi a mí mismo contestando mensajes por celular mientras manejaba. Comencé a mirar a mi alrededor y empecé a notar cómo la tecnología nos ha invadido. Dije: ‘Estoy enfermo, algo tengo que hacer’. Como también le pasó a mi mujer,  a quien encontré mirando el teléfono y Facebook mientras daba la teta. La tecnología es excelente, nos conectó a los que estamos lejos, pero a los que estamos cerca nos desconectó. Ya no nos miramos a los ojos. Hay que volver a valorar esos momentos para estar con nosotros mismos, con nuestra pareja e hijos, y para charlar frente a frente”, dice Cuño, quien decidió plasmar el mensaje en un corto cinematográfico, que dirigió junto a José Cicala.

Fascinado con el leitmotiv de la campaña, Francella aceptó sin dudarlo. Su hijo ya era fan de la firma desde su creación.“Me movilizó mucho la convocatoria de Nico. Me gustó el contenido de la campaña que quería hacer, que es justamente conexión real, y sumado a hacerla con mi hijo, aún más. Me sentí muy identificado con lo que él planteó y me sedujo mucho. Yo nunca hago nada de esto; todos lo saben, pero me dije ¿Por qué no? Creo que va a generar un impacto muy fuerte, siento que va a ser algo con conciencia”, afirmó Francella, quien adoptó como propio el look más moderno y canchero, dejando atrás la barba candado, que le propusieron tanto Cuño como su socio, Martín Lief. La filmación, que mostró a Guillermo y a Nico muy emocionados por volver a trabajar juntos —no lo hacían desde el filme “Corazón de León”— tuvo lugar en el barrio porteño de Belgrano R y contó con escenas rodadas sobre un auto de colección. El corto, además, fue elegido para integrar la sección “Blood Window” del próximo Festival de Cannes, en mayo.

“Tiene que ver con el uso responsable de la tecnología. Nadie puede negar que el avance de la tecnología es algo extraordinario pero como que hemos perdido la conexión real... Hemos perdido esta cosa de mirarnos a los ojos y de  hablar. Tal vez por el uso innecesario a veces de las redes sociales. Más allá de que son muy útiles... hay un momento en el que de verdad la gente se desconectó”, agrega Francella sobre la problemática que vive su personaje, un padre que pasa a buscar a su hijo, quien también es un adicto al celular, y experimenta la incomunicación.

Galería de imágenes