lunes 8 de marzo de 2021
caras
ACTUALIDAD | 02-07-2016 13:46

Mariano Martínez como el Sombrerero Loco

"Mis hijos nutren mi niño interior". Galería de fotos

 Con galera, peluca anaranjada, moño, una gruesa capa de make-up y un diminuto apósito que simula ser un hueco entre sus dos paletas, Mariano Martínez se muestra feliz. En plena producción fotográfica, a raíz del estreno de "Alicia a través del espejo" (Disney), el actor juega a ser "El Sombrerero Loco" y su niño interior sonríe más que nunca."Acepté de inmediato esta lúdica propuesta, especialmente por mis hijos que aman los disfraces y los filmes de fantasía. Fuimos a ver la película los tres juntos con pochoclos y nachos. Fue una experiencia inolvidable", asegura Mariano, padre de Olivia y Milo —fruto de su relación con Juliana Giambroni con quien mantiene un excelente vínculo—."Siempre tuve muy buena onda con los chicos, ellos se dan cuenta cuando jugás y estás conectado con sus emociones. A mí me pasa con mis hijos pero también con otros niños. Siempre me gustaron los chicos y quise ser padre joven, aunque sabía que ese anhelo se me iba a cumplir más adelante por las exigencias de mi profesión", agrega el galán.

El sueño se concretó años después y hoy Mariano Martínez disfruta al máximo su paternidad. "Me encanta ver crecer a 'Oli' y 'Milo', acompañarlos, escucharlos cuando tienen un problema, aconsejarlos, y también marcarles los límites. Jugamos mucho, a veces tiramos colchones en el living y dormimos ahí, hacemos picnic, nos gusta compartir cosas diferentes", confiesa antes de mencionar las preferencias de sus hijos: "A ellos les gusta ir al cine o a la plaza, que les lea un cuento. A Oli le encanta charlar y que la mire bailar y cantar, me muestra sus coreos, este año nos pidió ir a danza. Milo siempre quiere mirar los dibujitos o jugar a la lucha conmigo. Son muy cariñosos y sociables. Cuando dormimos abrazados, me dicen 'te amo'. Tanto Juliana como yo somos muy afectuosos, por eso los cuatro tenemos una relación hermosa como familia".

Fue precisamente esa idílica infancia —destaca Martínez— la que determinó su felicidad actual: "De chico, me divertía mucho. Hice todo lo que quise, me encantaba ir al potrero con mis amigos. Tenía una gran imaginación, me la pasaba soñando. Me imaginaba muchas cosas y entre ellas estaba el deseo de ser actor. En mi familia nadie se dedicó a la actuación, en mí se dio naturalmente porque era tímido y actuar me ayudó a deshinibirme, a perder la timidez. Tengo un gran recuerdo de mi niñez". Plena etapa de su vida que hoy le inculca a Olivia y Milo, para que la vivan con igual alegría. "Mi niño interior me acompaña siempre, principalmente mis hijos hacen que el mismo nunca muera. Es súper importante mantenerlo, más allá de mis obligaciones como adulto. Para vivir es fundamental jugar, divertirse, reirse. Yo lo hago a cada instante y trato de que mis chicos también lo hagan", dice el actor que graba la nueva ficción de Telefé "Amar después de amar". "Estoy muy bien a nivel personal y profesional, pasando un momento perfecto", concluye mientras se dedica a producir una obra inglesa, tras comprar los derechos, que estrenará a principios de 2017.

Por Naiara Vecchio.

Fotos: Disney.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios