domingo 26 de septiembre de 2021
caras
ACTUALIDAD | 12-07-2016 12:26

Juliana Awada y la intimidad del Bicentenario

"Fue emocionante festejar con todos los argentinos". Galería de fotos

Entre tantos hombres, aquel 9 de Julio de 1816 Francisca Bazán de Laguna, la entonces dueña de la Casa Histórica de la Independencia de Tucumán, le dio una página en la historia argentina a la mujer al ceder su residencia para que se celebrara el Congreso de Tucumán. Fue de las pocas que pudo inmiscuirse entre los 33 diputados y, según cuentan, cumplir el sueño de saludar a Manuel Belgrano. La anécdota cobró fuerza el sábado 9, en Tucumán, mientras Juliana Awada, acaso otra dama distinguida de la actualidad, acompañaba a su marido, el presidente Mauricio Macri, a quien también escoltaron la vicepresidenta, Gabriela Michetti, y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

Aunque su elegancia ya sea una costumbre, algún encanto especial tiene la "hechicera", como la llama el propio presidente, para encantar desde la sobriedad. Así lo demostró en la capital tucumana con un muy elogiado acertado diseño de Gino Bogani, en celeste piedra, que combinó con sobre y zapatos en tono beige y escarapela del joyero Celedonio Lohidoy. En el detalle de la escarapela, Awada puso su sello. Es que lejos el valor de Celedonio pasa por el trabajo artesanal con materiales nobles, sin la necesidad de utilizar diamantes o brillantes de alto costo.

A pesar de la intensa gira europea que tuvo escala final en los Estados Unidos, el matrimonio presidencial aterrizó en Jujuy el viernes 9 para participar de la vigilia en la Quebrada de Humauaca. Luego de recibir la fecha patria y entonar el Himno Nacional al cumplirse la medianoche, partieron hacia Tucumán, para celebrar la jornada celeste y blanca. Allí, el presidente firmó una nueva proclama junto a los gobernadores provinciales, participó con su esposa del Tedeum en la Catedral provincial y luego presenció los desfiles en el Parque Avellaneda, donde compartió el palco con el rey emérito de España, Juan Carlos de Borbón.

En todo momento, Awada escoltó a su marido junto a su hija Antonia. Siempre sonriente, hasta se ocupó de acomodarle la escarapela, que Macri acompañó protocolarmente con la banda presidencial y el bastón de mando. En diálogo con CARAS, la primera dama contó la intimidad de la celebración histórica.

—¿Qué significó participar del Bicentenario de la Nación en Tucumán?

—Fue muy emocionante poder acompañar a Mauricio y festejar con todos los argentinos esta fecha tan importante.

—¿Cómo amanecieron el 9 de julio?

—Veníamos de la vigilia en Humahuaca, Jujuy, que fue una velada muy especial donde esperamos hasta la medianoche viendo un espectáculo con la gente y ahí cantamos todos juntos el Himno Nacional. ¡Fue increíble en ese escenario imponente poder cantar todos juntos sabiendo que ésto estaba replicándose en cada una de las provincias argentinas! Fue como estar todos los argentinos unidos en ese canto. Así es que el 9, cuando amanecimos, ya estábamos sintiendo que era un día muy especial para todos los argentinos, muy emocionados.

—¿Comieron platos típicos?

—Sí, una de las cosas que más nos gusta de este tipo de viajes es que en cada lugar la gente nos ofrece sus comidas típicas. Comimos tamales, carne de llama con papines andinos, empanadas tucumanas y dulce de cayote con queso de cabra. Me encanta poder revalorar los productos regionales y las comidas de nuestro país.

—¿Qué criterio utilizó para la elección del vestuario?

—Busqué que fuera algo acorde a la fecha patria. Por eso elegí un celeste muy tenue y, sobre todo, quise que fuera de un diseñador argentino. Esta vez elegí a Gino Bogani porque es un diseñador talentoso, clásico e impecable. Además le sume unos guantes de El Carpincho y una escarapela de Celedonio Lohidoy. Me encanta poder mostrar todo el talento que hay en nuestro país.

—Se la vio muy activa y curiosa a Antonia durante los festejos, ¿Qué preguntaba y que le decían ustedes?

—¡Antonia pregunta todo! Es muy curiosa. Creo que es muy importante hacer participar a nuestros hijos de este tipo de celebraciones, que entiendan que es lo que celebramos porque, como dice Mauricio, el 9 festejamos el Bicentenario pero también empezamos a recorrer nuestro Tricentenario, y ellos van a ser los protagonistas de este futuro.

Por Diego Esteves.

Fotos: Presidencia de la Nación.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios