miércoles 20 de noviembre de 2019
caras
ACTUALIDAD | 13-12-2016 20:35

Viviana Saccone: super sexy a los 48

“Me deshice de los prejuicios para poder amar” Galería de fotos

A la hora de fotografiarse Viviana Saccone recurre por instinto a sus infinitos dotes de actriz, los mismos que utiliza para componer cada uno de sus personajes desde hace casi 30 años.“Mi faceta actoral me permite jugar y divertirme”, argumenta Viviana Saccone (48) al mismo tiempo que se desenvuelve desafiante y provocativa en una sensual producción con CARAS en la que deja al descubierto su costado más audaz.“Creo que la sensualidad pasa por un juego. No ando por la vida sintiéndome sexy, la verdad que no. Pero uno empieza a tomar consciencia de lo que le devuelve la mirada del otro y lo que uno genera. Soy consciente de que gusto, de lo que genero en los hombres; me hago cargo de eso. Pero la verdadera Viviana, la que soy la mayor parte del tiempo, es la que se levanta temprano para llevar a sus hijas a la escuela, cocina y va a trabajar de zapatillas, super cómoda y relajada”, confiesa la versátil actriz de cine, teatro y televisión desde la amplia suite del hotel NH Collection Centro Histórico donde se dispuso a hablar de todo.

De mirada intensa y amplia sonrisa, a sus 48 años reconoce atravesar un estado de plenitud y armonía consigo misma. “Practico yoga hace 2 años y trabajo todo lo que puedo para estar bien y sentirme feliz. Quiero llegar espléndida a los 90”, sostiene quien supo ser la villana más malvada de la novela éxito del prime time de El Trece, “Los Ricos no Piden Permiso”, en un papel que, asegura, la acercó a un público juvenil que no la conocía. “Hice menos malas que buenas, pero la gente recuerda mucho mis villanas porque son personajes muy agradecidos por las emociones que despierta”, señala. Sumergida en nuevos proyectos, como la apertura de su propia escuela de actuación a partir de abril de 2017 y su inminente debut en “Esperando la Carroza”, obra que estrenará a fines de diciembre en el teatro Auditorium de Mar del Plata, con dirección y puesta en escena de Leonor Manso, se confiesa afortunada. Pero el éxito no sólo la acompaña en el plano profesional.

En pareja desde hace 3 años con el actor Santiago García Rosa (24), a quien conoció en 2012 al compartir escenario en la obra “La Cabra” junto a Julio Chávez, asegura que la diferencia de edad nunca fue un obstáculo. “Un año y medio antes de empezar a tener una relación fuimos amigos, asi es que ya nos conocíamos mucho. Fue todo muy natural y la amistad se convirtió en algo mucho más profundo e íntimo”, recuerda Viviana.  Y, después de una breve pausa asegura con convicción: “Mis hijas, Alegra y Serena, aman a Santiago. Siempre existió un gran vínculo entre ellos y yo con su familia también lo tengo”.

— ¿Le costó despojarse de los prejuicios para salir con alguien menor que usted?

— Sí, por supuesto y me daba mucho miedo más allá de que siempre me consideré una mujer súper abierta y nunca me interesó lo que hiciera el otro con su vida. Me encanta que la gente sea feliz haciendo lo que quiere y cuando me tocó a mí esta situación, me di cuenta que tenía cierta zona de prejucio. Y tenía dos caminos, quedarme con lo cómodo y prolijo para que nadie tenga nada que decir o dar el paso y que no me importe nada. Y finalmente di el paso y estoy agradecida de haberlo hecho. Pero al principio lo saqué volando. Pensaba: “¡Este pibe está loco!”. Hasta que un día me pregunté a mi misma: ¿Por qué no?

— ¿Y con qué se encontró?

— Con alguien diferente, alguien que tiene una cabeza distinta. Es un vínculo diferente a los que había tenido antes, nada se le parece.Y todas las situaciones que temía sobre tener una relación con alguien más joven, jamás aparecieron. Santiago es un compañero impresionante, al cien por cien. Hiper caballero y con todas las actitudes que han perdido muchos hombres bastante más grandes. Es muy detallista con las fechas, se acuerda de todo y es atento y amoroso con su familia. A veces llego a casa y está esperándome con la comida preparada y un ramo de flores; tiene esas pequeñas atenciones que me encantan. Tenemos muchas cosas en común como el teatro, el cine, la cocina. Nos gusta salir a pasear una noche o quedarnos en casa a mirar peliculas o leer. El es fanático de los autos, sabe todo. Nunca conocí una persona igual. Nos elegimos constantemente y desde un lugar de libertad en la pareja donde ninguna estupidez tiene lugar. Entre nosotros no hay celos y generamos un vínculo que no encontré en nadie hasta ahora. Muchas veces me sentí sola estando acompañada, en parejas anteriores, y con él todo funciona perfecto. Eso es lo que hace que nos elijamos cada día. Los dos nos hacemos la vida más linda y mientras así sea funcionará y seguiremos. Es tan lindo lo que tenemos que creo que si alguna vez dejamos de estar juntos seguiremos siendo amigos toda la vida.

—¿Se sintió juzgada ante la mirada ajena cuando salió a la luz su romance?

—No, porque nunca me enganché a mirar nada; a la gente le encanta hablar sin saber. Lo mejor que puedo hacer es dejarlos hablar. Elegí no mirar la televisión y si algo me llevaba, entre los dos preferimos tomarlo con humor. Creo que nosotros, como sociedad, todavía somos prejuciosos, mucho menos, pero sí. El estar hablando de mi novio, que es más joven, habla de eso. Si no sería lo más normal del mundo. Decir que me gustan los hombres jovenes sale de la mediocridad del que le gusta hablar. A mi me pasó algo con Santiago particular pero no es que voy a hacer un casting con chicos de 30 para abajo.

— ¿Tienen planes de convivencia?

— No convivimos; él se queda eventualmente en casa y por ahora está bárbaro así. A mi me encanta estar sola y disfruto muchísimo de la soledad y de mis espacios. Vivo el presente, el hoy, y no tengo ninguna expectativa con lo que puede llegar a pasar mañana. Hace tres años que nos acompañamos y estamos muy bien.

— Dicen que pasados los 40 la mujer alcanza la plenitud sexual debido a su madurez y experiencia... ¿Es un mito?

— Creo que no sólo en lo sexual sino en todos los aspectos de la vida hay algo que tiene que ver con la seguridad que uno va ganando con los años, no es después de los 40 necesariamente. Tiene que ver con que uno está mucho más seguro con cómo es y aceptándose más. Hay un montón de situaciones que pasan por otro lado y eso te permite abrirte en todos los aspectos de la vida y vivir más plenamente.

— ¿Se siente a gusto con la imagen que le devuelve el espejo?

— Sí, aunque por supuesto que tengo mis días. Pero soy poco de mirarme al espejo, he salido a la calle a hacer las compras con toda la ropa puesta al revés, con las etiquetas afuera... No soy muy exigente con la estética y la imagen aunque no quiere decir que no me cuide. Casi no me maquillo y me limpio bien la cara antes de dormir. Pero no me desespera tener una arruga más. Trato de relajarme porque me parece lo más inteligente que puedo hacer ante lo inevitable. Pretender no envejecer es una locura, entonces acompaño lo mejor que puedo. Intento comer sano por una cuestión de salud pero no soy fanática ni me pongo fundamentalista con nada. De hecho, si por falta de tiempo tengo que comer comida chatarra lo hago y lo disfruto. Jamás seguí una dieta, la única vez fue cuando tuve a mi segunda hija y subí 22 kilos. Fui al centro de estética del Dr César Durand,  hice tratamientos con aparatos y me enseñaron a comer y a combinar las comidas. Supongo que la genética también me ayuda, somos cuatro hermanas, todas señoras grandes, y estamos bastante bien.

— ¿En qué momento la encuentran los 48?

— Feliz y agradecida con la vida que tengo. Me siento muy bien. La edad no me genera nada, me siento igual que hace diez años atrás y no hay algo que cambie. Me doy cuenta que los 50 serán igual que los 40, que los 30, depende cómo te sientas. Y yo me siento bien. Quiero llegar a los 90 atándome los cordones de las zapatillas yo sola y trabajo para eso.

por Sabrina Galante

(Producción: Alejandro Luciani)

Fotos Federico De Bártolo - F. DE BARTOLO/PERFIL

Agradecimientos: Hotel NH Collection Centro Histórico www.nh-hotels.com Est. Alfonsina Prieto. Pelo Dalma Mojica. Make Up Rosana Thomas. Modelos: Manuel Cichero/Axel Neri para Dolo de Achaval. Osklen, Cacharel, Jorge Ibañez, Therapy, Mariano Toledo, Mora, Las Juanas Night, Espíritu Santo, Archivo Keak. Laura Alfie para Clider Derm Estética. (vivianasaccone2017@gmail.com).

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario