miércoles 01 de febrero del 2023
ACTUALIDAD 15-12-2016 10:44

Adolfito Cambiaso feliz por su victoria en Palermo

“Lo importante es dejar una huella” Galería de fotosGalería de fotos

Puede sonar monótono y reiterativo, pero la realidad siempre tiene la última palabra. Y hoy por hoy, tal como viene siendo costumbre en los últimos años, La Dolfina y Ellerstina son los dos grandes protagonistas del polo argentino. No por nada disputaron casi todas las finales de los torneos por la Triple Corona, y así se volvió a repetir en esta definición de Palermo, la del 123° Campeonato Argentino Abierto de Polo. Un partido que hasta el séptimo chukker podía ser para cualquiera. Pero cuando llegó la hora de la verdad afloró el temple de La Dolfina, cuyo adalid esta vez fue el uruguayo David Stirling (35), elegido el jugador más valioso de la final. Si hasta el propio Adolfito Cambiaso (41) reconoció la determinante tarea del charrúa: “Se merece el premio. Metió los goles, tuvo taqueo, puso huevo. Fue el mejor de La Dolfina. Y nos levantó un poquito a nosotros”, dijo Adolfito mientras se recuperaba del cansancio en el palenque, donde a muchos les sorprendió lo rígido que tenía el cuello. Efectivamente, Cambiaso jugó la final aquejado por una tortícolis, tal cuál lo ratificó más tarde su mujer, María Vázquez (42): “Si, jugó con mucho dolor de cuello, hace tres días se quedó duro. Le dieron algo local para calmarle el dolor y tambien por vía oral, pero no fue muchó lo que tomó. El es así, todos los deportistas estan acostumbrados a convivir con lesiones, siempre va a haber algo”, confió la ex modelo.

Compañera incondicional del polista, María repitió el ritual de las últimas finales palermitanas. El partido lo sufrió primero desde el palenque, pero después se apostó sobre una de las esquinas del césped, cuando la victoria era inminente. En los últimos minutos se abrazó con gente que tiene que ver con el día a día de La Dolfina, y apenas sonó la campana final volvió rauda al palenque para recibir a su héroe. “Hoy se sufrió un montón, la verdad que sí, y para nosotros este torneo fue especial. Todos los años son importantes, pero esta vez, por un montón de situaciones que tuvimos en lo personal, haber ganado el abierto significó una linda alegria”, dijo la mujer que tanto contribuye al equilibrio emocional de su marido. De hecho, María acercó en pleno festejo a dos de sus hijos, “Poroto”(11) y Myla (6), para armar una imagen familiar que se agregará a un álbum pletórico con imágenes de festejos: “Se terminó el año deportivo, pero para nosotros la vida continúa. Ahora son tantas las responsabilidades que el deporte por suerte descansará, pero queda el hombre, el marido, el padre de familia que tiene otras obligaciones. ¿Vacaciones? Calculo que nos iremos unos días al campo de Córdoba, y después supongo que iremos a Punta. Todavía no tengo nada alquilado, pero me gustaría porque toda mi familia se va a juntar allá esta Navidad”, puntualizó.

Siempre ávido de gloria, Cambiaso sigue sumando copas y récords. Con el del sábado logró su 13° título en Palermo, igualando a un histórico del polo como Alfredo Harriott. “Todos los títulos son valiosos. Lo importantes es dejar una huella, y este club lo está haciendo”. Y para que no haya dudas de que le queda cuerda, anticipó que habrá Dolfina por tres temporadas más: “Perdiésemos o ganáramos, decidimos jugar tres años más seguro juntos. Para que no hablen cosas raras”, reafirmó. Y su mujer, que no había escuchado esa revelación, de ninguna manera la puso en duda: “Yo no lo escuché, pero seguramente será así. Yo pensé que lo íbamos a retirar un rato antes, a los 40, pero Cambiaso es así. Si hasta es capaz de clomarse él mismo para poder seguir (risas)”.

por Carlos Cervetto

ERNESTO PAGES

Galería de imágenes
En esta Nota