sábado 15 de junio del 2024
ACTUALIDAD 04-02-2017 00:56

El llanto de Lizy Tagliani por ser discriminada en un boliche marplatense

La comediante declaró: "Me angustia la situación. Cuando me fui, los patovicas se reían" Galería de fotosGalería de fotos

Si bien Lizy Tagliani es la primera en reírse de la cantidad de veces que fue rebotada en la puerta de los boliches durante su adolescencia, el pasado fin de semana la humorista vivió un acto de discriminación que lejos estuvo de ser algo para dejar pasar por alto.

Tagliani, que se encuentra realizando temporada en Mar del Plata, junto a su espectáculo Liberate, se dirigió a una disco de moda con su grupo de amigos y allí no le permitieron el ingreso. En un principio, ella misma fue la encargada de asegurar que en ese momento no se sintió discriminada pero con el correr de las horas y ante un comunicado del lugar en su página oficial de Facebook (que luego borraron), Lizy empezó a incomodarse con la situación.

Además, ella misma fue quien desde las redes sociales se tomó el episodio con humor, twittió al respecto y  hasta compartió un gracioso video en el que se la ve junto a una amiga bromeando.

Contrataciones por ausencias jaaaa 030303456 preguntar por rafaela carra pic.twitter.com/03vzzdr9J6

De recorrida por varios móviles de la tv, declaró: "Yo no voy al lugar con prejuicios, si no me dejan entrar, me voy. No soy una piquetera de la inclusión, no quiero que me acepten en todos los lugares en donde voy. No se dio, fue, chau",  para luego continuar: "Me angustia la situación. Cuando me fui, los patovicas se reían". Y más tarde agregó:  “Me molestó mucho más la explicación que pusieron en Facebook de que repudian la discriminación contra el sexo, que estaban desbordados de capacidad… Dieron a entender que yo quería entrar porque era Lizy Tagliani. ¡Mentira!".

Por otra parte, en una comunicación con Infama, Lizy no pudo contenerse más y quebró en llanto. "Hay un montón de gente que pasa por esto siempre en un montón de lugares. Es muy angustiante para mí porque no me gusta pelear, no me gustan los quilombos. Me ponen muy mal" empezaba la actriz con la voz quebrada y siguió: "Me siento una pelotuda por no entrar a un boliche cuando hay gente que no tiene para comer. Me tiene estresada y es una situación horrible", concluía muy acongojada.

Galería de imágenes