domingo 9 de agosto de 2020
caras
ACTUALIDAD | 12-07-2020 10:50

La fastuosa vida de Matilde de Bélgica, reina y amiga de Máxima de Holanda

La monarca pasó tiempo en familia y anduvieron en bicicleta. Galería de fotos

Es la gran amiga de Máxima (49) y, además de tener estilos similares (comparten al diseñador belga Edouard Vermeulen), como ella, carga sobre su espalda la responsabilidad de ocupar el trono de Bélgica desde que su esposo, Felipe (60), se convirtió en rey tras la abdicación de su padre, en 2013, exactamente 14 años después de su boda, que se realizó el 4 de diciembre de 1999.  Pero para la reina Matilde (47) la vida no fue fácil. Y, quizás lo que más la une a Máxima es que, como ella, perdió a una hermana que amaba mucho. Otro drama que enfrentó quien ostenta también el título de Foniatra y Psicóloga, fue cuando en el libro “Question Royale”, el escritor Frédéric  Deborsu aseguró que el rey mantuvo durante 14 años una relación con otro hombre. Pero fuerte como pocas, Matilde ignoró los rumores sobre la sexualidad de su marido y formó una admirable familia con sus cuatro hijos: Elisabeth (18), Gabriel (16), Emmanuel (15) y Eleonore (12).

Aunque proviene de una familia aristocrática pero no de la realeza, dicen que ella, sobre todo en esta crisis por el COVID 19, literalmente, “se puso el reinado en sus hombros y por eso el pueblo la ama”. La Casa Real de Bélgica es una de las monarquías más ricas de Europa, con una fortuna de 164 millones de dólares (aunque algunos aseguran que es mayor y no está declarada) y Matilde es la encargada de administrar parte de las finanzas y de organizar la agenda oficial y las salidas en familia que los muestran como una familia muy feliz y siempre sonrientes.  Y el primer gran plan de la pareja que a fin de año celebrará sus 21 años de casados, fue  visitar los parques de Bokrijk en la provincia de Limburgo.

Los Reyes de Bélgica en familia

Luego que se levantara la cuarentena por el COVID 19 fueron los primeros en salir a apoyar el turismo, uno de los mayores ingresos económicos de la zona. La familia no dudó en pasear en bicicleta por los senderos entre canales y rieron al “atravesar las aguas”, ya que gracias al efecto de unas rampas bajo nivel parece que van pedaleando en medio del caudal  y luego se divirtieron con una experiencia única en el mundo. Recorrieron el museo al aire libre con los tradicionales paisajes de Flandes y luego admiraron la pintura interactiva del renacentista Pieter Bruegel. Gracias a la fantástica “Caja de Bruegel” se pudieron integrar a la obra “La batalla entre don Carnal y doña Cuaresma”.

Los Reyes de Bélgica en familia

Juntos ingresaron a una habitación en la que un video proyectado desde la pared al techo los sumerge dentro del cuadro. Así se descubrieron mezclándose con los aldeanos como si ellos mismos fueran parte del cuadro. Maravillados con la experiencia por la que pasan millones de visitantes durante el año, los seis volvieron a tomar sus bicicletas y continuaron recorriendo los 120 edificios de los siglos XVII y XVIII que forman parte de los parques.

Vestidos informalmente, llamó especialmente la atención los outfit de la reina y de su hija mayor, quienes lucieron zapatillas blancas (el comentario fue que es la primera vez que los belgas ven a su monarca con este tipo tan informal de calzado), jeans, camisola y vestido de Zara. El uso de diseños de esta firma “low cost” para la realeza, también respondería a uno de los consejos de su gran amiga Máxima.

Galería de imágenes

En esta Nota
Gaby Balzaretti

Gaby Balzaretti

Comentarios