martes 22 de octubre de 2019
caras
CELEBRIDADES | 28-04-2019 18:59

Sol Estevanez y Nito Uranga bautizaron a India y abrieron las puertas de su estancia

Acompañados por Sebastián Estevanez e Ivana Saccani además de amigos y familiares Galería de fotos

Rodeada de amor y con la singularidad de un día primaveral en pleno otoño, India, la hija de Sol Estevanez (40) y su esposo polista, Nito Uranga (38), fue bautizada  durante la ceremonia que la pareja planificó en “Puerta Abierta”, el campo que los Uranga tienen en Open Door. El mes elegido para que la beba; que nació el 20 de febrero, recibiera el santo sacramento también fue elegido por una razón especial.
   “Somos creyentes y queríamos bautizarla de bebita. Nos gustaba la idea de que fuera así de chiquita. Para nosotros, además, abril es un mes muy lindo porque fue cuando nos casamos, hace dos años. Y también porque en junio los tres nos vamos a Europa ya que Nito tiene que jugar en Francia, por la temporada de polo. No queríamos esperar más tiempo”, confiesa Sol acerca del festejo que reunió a las dos familas. “Hicimos algo reducido, con familia y amigos; muy íntimo y relajado”, agrega la actriz.
   La ceremonia se celebró debajo de un roble antiquísimo. “El tiempo nos acompañó porque estuvo espectacular y fue todo al aire libre”, reconoce la actriz, feliz. El sacerdote Mariano Erra, quien fue compañero de Uranga en el colegio Cardenal Newman, bautizó a la pequeña. “Fue importante para Nito porque además de ser un gran amigo suyo, es el mismo padre que lo confesó durante mucho tiempo”, afirma Sol.
   “Lo único que hicimos fue decorar con muchas flores, porque el campo con sus colores otoñales ya es espectacular por sí solo. Queríamos que fuera bien campestre. Fue muy emocionante, muy lindo. Nos sentíamos muy cómodos todos. Fue el broche soñado para seguir formando nuestra familia. Y la verdad es que India estuvo muy tranquila durante la ceremonia ¡durmiendo plácidamente! Estuvo buenísmo. No hubo interrupciones (risas), aunque también hubiera sido perfecto si sucedía lo contrario”, asegura Estevanez. El vestido de bautismo de India, explica la actriz, es parte de una tradición familiar.
   “El vestido era parte del atuendo que usó la abuela materna de Nito en su bautismo, que luego lo refaccionó para sus hijos una vez que fue mamá. Y ese mismo vestidito de seda y encaje, que tiene más de 70 años y está en perfecto estado, fue pasado de generación en generación para este momento. India es la nieta 24 del lado de los Uranga, claro que también lo llevaron hijos y sobrinos”, detalla Sol, quien ofreció a sus invitados un catering de pizzas y empanadas, y luego postres y helados, además de una muy elogiada mesa dulce de la casa Almonds and Nuts.
   La llegada de India también generó todo un revuelo de emociones para los Estevanez. “Sebastián (Estevanéz, su hermano también actor) está re baboso al igual que Diego, mi otro hermano, y mis padres, Moni y Quique. Para mi papá la llegada de un hijo mío era un momento muy esperado, para todos lo fue. India fue una beba muy buscada. Tanto Nito como yo éramos los que no teníamos hijos, así que siempre estaba la pregunta: ¨¿Para cuándo¨”, confiesa Sol entre risas.
   Los padrinos de India son Carolina Fiori, mejor amiga desde primer grado de la actriz, y Marquitos Uranga, el ahijado de 15 años del polista.
    “Con Nito formamos un gran equipo. Él está enamoradísimo de su hija y cambia pañales, la baña y hace de todo. Me ayuda mucho”, reconoce con alegría la actriz. La familia pasará sus días en su casa de Pilar—Nito está jugando la temporada de otoño de Argentina Polo Tour—hasta fines de mayo, cuando partan rumbo a Europa para continuar con el calendario deportivo del polista.

Agradecimientos: Almonds and Nuts.

 

Galería de imágenes

En esta Nota
Karina Lopez

Karina Lopez

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario