jueves 9 de abril de 2020
caras
CELEBRIDADES | 25-03-2020 13:21

Toda la intimidad del casamiento de la hija de Benito Fernández

María Fernanda y Gonzalo dieron el sí, bajo estrictas normas de protocolo por la pandamia del coronavirus. Galería de fotos

Y llegó el día, a pesar de tener “viento, marea y coronavirus” en contra. Marina Fernández Durand (27), la hija del icónico diseñador Benito Fernández (59), se casó en el Registro Civil con su gran amor, Gonzalo Zimmermann (32),  y ya tienen la ansiada Libreta Colorada. Se trató de una ceremonia privadísima, en la que se tomaron todas las  medidas de precaución recomendadas por el gobierno para realizar el evento de forma segura y garantizar los protocolos exigidos por la pandemia que azota a todo el mundo.

La soñada fiesta estaba prevista para el 21 de marzo, pero por razones de sanidad se decidió postergarla para fin de año. En la sede del Registro Civil se hicieron presentes los testigos del casamiento: María Eugenia Zimmermann, María Pía González Fabbrizzi, Julia Macchi, Matías Zimmermann y Lucas Löbel.

Además asistieron la madre del novio, María Eugenia García del Río, y los padres de la novia, la maquilladora y productora de moda Victoria Durand Cordero y el Top Designer Benito Fernández. “¿Fotógrafo? Nada. ¡Ni yo! Las fotos son de ellos, sacadas con el celular y nosotros tuvimos que esperar a que terminara la ceremonia”, contó el diseñador quien esperó afuera del salón en el Civil de la calle Uruguay. Marina es la segunda hija del diseñador, después de Lucas (33), quien también debió esperar afuera mientras se casaba su hermana, ya que por precaución, en la sala permitieron la presencia solo de ocho personas. La recién casada estudió Diseño de Indumentaria en la Universidad de Palermo y en 2014, mientras cursaba el segundo año de la carrera, llevó a cabo un perfeccionamiento de dos meses con Agatha Ruiz de la Prada, en Madrid.

“Pero se puso de novia y volvió. La idea era que siguiera estudiando en Europa, con Custo Barcelona y Carolina Herrera... Pero, bueno... Ella es noviera”, había declarado Benito. El outfit de Marina fue digno de una novia de ADN fashionista: lució un vestido color limón de la Colección Invierno 2020 de la marca Benito. “Marina eligió un vestido de tafeta de seda natural color limón con línea A y mangas tres cuartos. Tenía otra cosa, pero no fue. Iba a ser blanco. Pero sintió que debía dar un mensaje, algo alegre en tiempos como los de hoy”, explicó el orgulloso papá.

Las alianzas fueron un regalo de Claudia Stadt, directora de Jean Pierre Joyeros. La idea es que, si el Universo se apiada de la Humanidad y se puede controlar la pandemia provocada por el coronavirus, finalmente se podrá realizar el festejo, donde estaba previsto: en Baradero. El vestido para dicha ocasión, el cual ya está bastante avanzado en la mente de Benito Fernández, seguirá siendo una de las sorpresas mejor guardadas para ese día.

Así las cosas, Fernández vive motivado por el desafío de diseñar el vestido de novia más amado, el de su propia hija, además de prepararse para afrontar una de las pruebas más difíciles de su carrera: bailar en el programa de Marcelo Tinelli. “Mido 1,87, soy muy alto, así que están buscándome bailarina”, explicó Benito, que celebra un 2020 lleno de emociones.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios