miércoles 28 de septiembre del 2022
ESPECTáCULOS 15-08-2015 16:37

Susana Gimenez en Egipto: "Cumplí mi gran sueño"

El subdirector de Caras te cuenta el backstage de las grandes producciones y la intimidad de las celebrities a través de sus 30 años en la industria del espectáculo Galería de fotosGalería de fotos

Fue mi gran debut en Caras y el sueño de la Diva. Por primera vez, a inicios del año 1993, una revista de actualidad y celebridades invitaba a una figura a realizar una producción gráfica en el exterior. “¿Dónde te gustaría ir, Su? ¿Qué lugar en el mundo soñas con conocer?, le pregunté. Entonces ella dijo:“Egipto, sueño con conocer las pirámides, hacer un crucero por el Nilo, creo que en otra vida habré sido Cleopatra”. Y allí fuimos. Temerosos por lo que nos íbamos a encontrar, y ansiosos, por la aventura que se avecinaba. Susana viajó con Huberto Roviralta, su marido de entonces, y junto a ellos, se sumaron Miguel Romano (su estilista) y Juan Carlos Lopez (su maquillador).

Al llegar recorrimos Guiza en camellos formando una caravana tan exótica como divertida. El camello de Susana“galopaba” y ella no dejaba de filmar: después confesaría que cuando vio el VHS en su casa y con amigos, todos terminaron descompuestos de los movimientos incontrolables de la cámara.

Para las fotos, realizadas por Marcelo Dubini, Susana se vistió de Cleopatra. La gente del lugar no lo podía creer. Estaban todos en shock. Los cambios de ropa se hacían en el medio del desierto y “Miki” la peinaba sin bajar de su camello “Vos sos la reina egipcia”, gritaba poseído. Romano lucia una camisa blanca (de mangas largas) bermudas negras, tiradores, medias hasta las rodillas, y zapatillas blancas, impecable. (Nuestros guías no dejaban de halagarlo y sacarle fotos. Creo que jamás se habían topado con un contingente tan “singular” como el nuestro.) Estuvimos trabajando durante 10 días y recorrimos varias ciudades. Susana fue estricta y prusiana con los horarios. Jamás se quejó y siempre tuvo predisposición tanto para el trabajo como para el juego y la diversión. Por las noches conocíamos restaurantes y por las tardes, nos vestíamos con túnicas para pasar “desapercibidos”. Jugábamos con respeto a ser “egipcios”y nos atrevimos a las túnicas con turbantes intentando ingresar a sus costumbres. Una mañana, Susana propuso: “Chicos, ¿ y si nos vamos de pic-nic con los camellos en el medio del desierto? Todos aprobamos la moción. Cargamos en el hotel nuestras viandas y llegamos al lugar más soñado y luminoso del desierto Desde donde estábamos acampando, se veían todas las pirámides. Cada uno pidió un deseo. Todos nos tomamos de la mano, sabiendo que lo que estábamos viviendo nos iba a unir para siempre.

La producción fue Tapa y diez páginas en la primera edición, y otras diez la semana posterior. Único caso en la historia de Caras. Susana, desde entonces – y como única cábala- sobre el escritorio de su set televisivo, siempre tuvo un portaretrato con su imagen de Cleopatra, con los brazos extendidos al sol, posando como una gran Esfinge. Shukram!!!

Hector Maugeri : https.//www.facebook.com/hectormaugerioficial

Galería de imágenes
En esta Nota