sábado 13 de julio del 2024
REALEZA 02-05-2024 15:29

Los traumas que enfrentó Máxima Zorreguieta: desde la traición de sus padres hasta la muerte de su hermana

La reina de Holanda superó sus peores momentos personales gracias a que recurrió a la ayuda de un psicólogo.

Máxima Zorreguieta está en el centro de la atención gracias a una nueva serie de televisión que cuenta cómo fue su vida. Recordemos que la empresaria argentina se comprometió con Guillermo de Orange en 2001 tras conocerlo en la Feria de Abril en España.

Sin embargo, la vida de la Reina de Holanda no fue fácil, ya que tuvo que enfrentar situaciones muy difíciles junto a su familia. Un claro ejemplo fue el suicidio de su hermana menor en 2018. Máxima debió recurrir a la ayuda profesional para poder sobreponerse e incluso se comprometió con la causa de la salud mental.

Máxima Zorreguieta e Inés
Máxima Zorreguieta junto a su hermana Inés.

Recordemos que el primer trauma al que se enfrentó la monarca fue en su boda, que se realizó el 2 de febrero de 2002, ya que sus padres no pudieron asistir. Jorge Zorreguieta, su padre, ocupó un rango muy alto durante la dictadura de Jorge Videla y el Parlamento holandés no permitió que ingresara al país

Al ver que su papá no podría asistir, su mamá, María del Carmen Cerruti, tampoco lo hizo. Ambos terminaron viendo la ceremonia desde Londres y Máxima Zorreguieta confesó en una conferencia de prensa que era “terrible”, pero que "entendía los sentimientos de los holandeses". Además, la Reina de Holanda aseguró que lamentaba tanto la dictadura como las "desapariciones y las muertes".

El vínculo que mantiene Máxima Zorreguieta con su familia

La reina siempre mantuvo a su familia como un pilar e incluso su madre pasa largas temporadas en Holanda para aconsejarla y para poder pasar tiempo cerca de sus nietas tras el fallecimiento de su esposo en 2017.

Además, antes del fallecimiento de su hermana Inés, las dos se mostraban muy unidas. Su hermana pequeña due una de las damas de honor en la boda y también pasaba mucho tiempo junto a Máxima Zorreguieta en La Haya. A pesar del fuerte cínculo que las unía, la joven no pudo superar las frecuentes depresiones y anorexia que sufría.

J.C.C

En esta Nota