domingo 16 de junio de 2019
caras
SALUD | 12-07-2017 13:15

El mal por el que Luli Salazar decidió subrogar un vientre

Todo sobre la enfermedad que hizo que la futura mamá opte por este método. Galería de fotos

La noticia de que Luciana Salazar será madre generó mucha felicidad en el medio, así como también se instalaron varias preguntas en torno al por qué la actriz decidió subrogar un vientre.

En agosto del año pasado, la futura madre había declarado en Caras que había congelado óvulos para llevar a cabo a su cometido. Luego trascendió que Luciana había perdido un embarazo de Redrado antes de llegar a los tres meses de gestación.

Hoy se conoce que Salazar padece de Trombofilia, enfermedad que Florencia Peña también tiene y que complica a las mujeres que quieren convertirse en madres. Pero ¿Qué es esta enfermedad? Es un desorden de la coagulación que puede llevar a la trombosis durante la gestación y poner en riesgo al bebé.

Otras famosas con cuadros similares fueron Laura Franco (Panam), quien tuvo a su hija Sofía tras cursar un embarazo de riesgo y haber perdido un año antes a su hija Chiara antes de dar a luz y María Fernanda Callejón, quien sufrió varios abortos espontáneos antes de tener a Giovanna.

Si la trombosis se desata, los coágulos pueden obstruir los vasos sanguíneos, evitar la correcta nutrición y oxigenación del bebé, y llevar a la muerte fetal intrauterina o al aborto. ¿Pero por qué, como en el caso de Peña, puede dispararse después de embarazos normales? El doctor José M. Ceresetto, miembro de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Hematología (SAH), aclaró que “la trombofilia es solo una condición de riesgo de trombosis pero no es una patología en sí misma”. A su vez explicó que “en el 90% de los casos un primer aborto temprano no se produce por trombofilia sino por trastornos cromosómicos en el embrión”.

Ceresetto, quien está a cargo de la sección Hemostasia y Trombosis del Hospital Británico de Buenos Aires, indicó que en algunos casos la trombosis puede aparecer en el embarazo por “la suma de edad, reposo y otros gatillos del medio ambiente, mientras que en otras oportunidades la causa de la trombofilia son anticuerpos adquiridos, como el denominado síndrome antifosfolipídico, que podrían no haber estado presentes en la primera gestación”. A su vez, la trombofilia también puede ser hereditaria.

¿Pero cuándo sospechar que esta condición y no otra es la causa de abortos espontáneos? De acuerdo con el especialista en reproducción asistida Fernando Neuspiller se consideran pacientes de riesgo “aquellas mujeres que presentan antecedentes de dos o más abortos menores a 10 semanas, un aborto mayor a 10 semanas, antecedentes de resultados obstétricos adversos como la muerte fetal intrauterina, casos de preclampsia y eclampsia o restricción en el crecimiento uterino”. También deben ser vistas por un médico hematólogo quienes tengan antecedentes de trombosis arterial o venosa, así como aquellas mujeres en cuya familia ya existen casos de trombofilia.

Neuspiller agregó que el diagnóstico por trombosis adquirida se basa en un criterio clínico y se confirma por laboratorio, con la presencia de dos resultados positivos medido en dos oportunidades con una diferencia de 12 semanas. Mientras que en el caso de la hereditaria se realiza con distintas pruebas de sangre. “Ambos exámenes, debido a su complejidad, no pueden considerarse de rutina, y deben ser considerados por un médico hematólogo”, indicó.

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

MÚSICA

Cande Zamar

Escuchá el tema "Post Espante".

Espacio Publicitario