miércoles 12 de agosto de 2020
caras
SALUD | 25-12-2019 15:18

Prosopagnosia, la extraña enfermedad que presenta Brad Pitt

Todo sobre la dolencia “que incapacita a quien la sufre para reconocer rostros familiares e incluso hace que no se reconozca a uno mismo en el espejo”.

En 2013, Brad Pitt había revelado que sufría una extraña enfermedad llamada prosopagnosia, pero ahora el tema volvió a ser noticia luego de que el aclamado actor volviera a mencionarla durante un reportaje que dio a la revista Esquire, con motivo de su cumpleaños número 56. En concreto, dijo que padecía una dolencia “que incapacita a quien la sufre para reconocer rostros familiares e incluso hace que no se reconozca a uno mismo en el espejo”.

La doctora María Roca, Subdirectora del Departamento de Rehabilitación Cognitiva de INECO, indicó que las personas con prosopagnosia “pueden darse cuenta de que están frente a un hombre, una mujer, saber su edad aproximada y la emoción que expresa su rostro, pero no pueden reconocer de quién es ese rostro específico”.

¿Por qué se origina? La médica explicó que la prosopagnosia puede ser adquirida producto del sufrimiento de alguna lesión cerebral, predominantemente accidente cerebrovasculares en el giro fusiforme, que es el área del cerebro asociada al reconocimiento de rostros.  Pero también hay casos de prosopagnosia hereditaria o congénita que está presente desde el nacimiento y quienes la presentan les cuesta reconocer caras sin haber sufrido una lesión específica. 

“La prevalencia de la prosopagnosia hereditaria es variable, pero hay reportes que la ubican en el 2,5% de la población. Mientras que la prosopagnosia adquirida tras una injuria cerebral se supone que es mayor. Y las dificultades en el procesamiento de rostros varían entre el 20 y el 80%”, especificó Roca. 

Además de que la enfermedad puede clasificarse según su origen, existen distintas formas de presentación. “Una es la prosopagnosia asociativa, que tiene que ver con la dificultad de asociar el rostro percibido con las memorias visuales de los rostros que tenemos. Y se supone que hay otra variante, la prosopagnosia aperceptiva, que refiere a las dificultades más básicas en la percepción del rostro”, dijo. Y resaltó: “Mientras que en la primera forma las percepciones del rostro están conservadas y las dificultades estarían en relacionar esas percepciones con nuestros recuerdos, en la segunda las dificultades se presentan en la percepción de las caras en sí misma”.

Aunque esta dolencia no es curable, existen estrategias para su manejo. “Es importante entender que la dificultad suele estar asociada específicamente a los rostros, por lo tanto una de las cosas que pueden hacer los pacientes para el reconocimiento de una persona es basarse en otras pistas, por ejemplo el tono de voz,  alguna ropa especial, o un tatuaje, por ejemplo”, indicó Roca. 

“Por otro lado, lo que se le sugiere a los pacientes es la rehabilitación neuropsicológica, mucho mejor aún si se da con un equipo interdisciplinario, donde distintos profesionales puedan proponer estrategias específicas para compensar las dificultades generadas por esta condición y restituir aquellas funciones que sean recuperables”, concluyó.

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios