Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

04/09/2018

El detrás de escena de la vuelta de Marcelo Tinelli a la televisión

Con una mega producción, ShowMatch regresó a la pantalla chica. Desde el set, te contamos cómo vivió este particular momento el mítico conductor.

Pasan los años, cambiarán las formas y algunos de sus intérpretes, pero la esencia sustenta los cimientos de una estructura que se apresta a llegar indemne a sus tres décadas de vida. Aquel lejano “VideoMatch” con el que Marcelo Tinelli desafió a los formatos televisivos en los albores de los noventa se transformó hoy en el “ShowMatch” que toda la audiencia aguardó con ansiedad e impaciencia.

Leé también: Mirá los looks de la foto oficial del Bailando 2018

Ni las tribulaciones que hacen de la Argentina un país imprevisible y poco propicio para los proyectos a largo plazo pudieron socavar el alma y la impronta de un programa con sello propio. Liderado por un “laburador de los medios”, como le gusta autoproclamarse a su creador y conductor, esta 29° edición de “ShowMatch” se hizo rogar como nunca antes.

“Creo que sólo una vez, en el 2001 o 2002, habíamos empezado en agosto. Es extraño poner en marcha la maquinaria en septiembre, pero igual estamos contentos. Las nuevas fechas nos llevaron a reducir un poco la cantidad de parejas, y también a dividir la competencia en dos etapas con un impasse durante enero y febrero, En esa época suele bajar mucho la pauta publicitaria, por eso en el canal prefirieron que paremos en diciembre y reanudemos en marzo. Apenas empiece el baile voy a anunciar cuántos eliminados habrá por cada ritmo”, le dijo Tinelli a CARAS.

DETRÁS DE ESCENA

Domingo 2 de septiembre, a las 20;30. Estudio La Corte. Todos quienes forman parte de la emisión del programa ajustan los detalles a veinticuatro horas del debut. Vestido con un traje de la nueva marca que eligió, “Mis Intimos Amigos”, Marcelo ejecuta la tradicional prueba de sonido. Junto a él, ya como uno más, Lorenzo  corretea de acá para allá. Una pelota de fútbol todo lo puede, sobre todo para un chico que hereda la pasión futbolera de su papá. “¿De qué cuadro es Lorenzo Tinelli?”, pregunta el conductor. Y “Lolo” contesta “Sanlore”, como un tribunero más. Padre e hijo intercambian pases, algunos de los cuales llegan a las manos de Guillermina Valdes, sentada sobre el piso a un costado del set de grabación.

Leé también: Guillermina Valdés habló de su entrada al Bailando 2018

Marcelo hace un acting de la apertura y comparte con su mujer algunas dudas sobre su corte de pelo. “No quiero parecer Marcos Peña”, le dice, pero Guillermina defiende a ultranza el British Style que le realizó el estilista Elvio Casciano: más volumen en la cúspide, jopo un poco más largo y no tan rapado en laterales y nuca. Cuando googlean las últimas fotos del Jefe de Gabinete se convence de que el corte no es el mismo y todo vuelve a la normalidad, a esa atmósfera de trabajo que contagia Marcelo intercambiando chicaneos con sus colaboradores. Ahi está Federico Hoppe, ahí está “El Chato” Prada, ahi está “Nacho” Lecouna, director de la espectacular apertura de veinte minutos en la que Martín Bossi se lució como imitador. Pero ya no está, despues de muchos años, el histórico director Alejandro Ripoll, ahora reemplazado por un director de vasta trayectoria en el canal de Constitución, Fernando Rolón. “Usaremos un sistema de iluminación fría que es el más moderno del mundo, con un filtro donde la cara se verá especialmente favorecida. Las cámaras serán trece y habrá muchas sorpresas técnicas más, como el tablero donde se verá la votación del jurado”, explica quien también dirige la transmisión de los Martín Fierro y “El diario de Mariana”.

El ensayo concluye sin sobresaltos y todo indica que la casa está en orden. La prueba del comienzo y del cierre del programa permitieron descubrir las dos nuevas cortinas musicales: “Juntos”, de Abel Pintos y “Bailando”, el tema especial que le encargaron a Jimena Barón. Sebastián Raimondi, el diseñador de la marca de ropa que eligió Marcelo, actualiza el vestuario para la foto de tapa de CARAS. Y cuando se apagan los flashes, el conductor señala el camino hacia su camarín para hablar del nuevo “Bailando por un sueño”.

“Hay buena cantidad de famosos y de participantes funcionales al show que pueden servir para generar temas. Se armó un buen elenco, con gente que es importante y querida por el público, buenas actrices y actores con conocimientos de baile. Y un jurado que tiene que ver con lo que es el programa: Laura Fernández, que ya merecía su lugar por todo lo que está haciendo, Florencia Peña, una actriz de trayectoria espectacular con mirada joven, y los dos periodistas del espectáculo a mi juicio más picantes y punzantes, como Marcelo Polino y Angel de Brito“.

Leé también: Laurita Fernández, tras los pasos de Pampita

—¿Tantas postergaciones escondían la posibilidad de que no haya programa?
—No, eso nunca estuvo en duda ni fue motivo de análisis. Pero hubo que solucionar varios problemas judiciales con Ideas del Sur, y demandó mucho tiempo poner todo en orden. Sr terminó armando un triple contrato entre Ideas, La Corte y La Flia, nuestra nueva productora, que permitió sacar adelante la situación. Lo más importante es que la gente cobró lo que se le adeudaba, hay trabajo para todos y nosotros volvimos al aire otra vez. Son 29 años de programa, la mitad de mi vida…

—Se dijo que por la situación económica la producción es un tanto “gasolera”. ¿Es así?
—No, para nada. Invertimos mucho este año en escenografía, y los distintos ritmos que se bailarán tienen un alto costo de producción. Empezaremos con música disco y cantantes espectaculares que cantarán en vivo, y el segundo será el acquadance, que nos hace recordar los grandes shows de Las Vegas. Después habrá salsa de a tres, ritmo libre, en el que los participantes crearán nuevas ideas, y como broche, esperenmos que sea anteas de fin de año, el nado sincronizado sobre una pileta gigantesca. Pusimos tanta agua por el clima, ya se viene la primavera y es lo que se impone.

—¿No habrá nada de sketches ni de humor político?
—Salvo en la apertura, en la que se imitó a Macri  y a Cristina, no habrá políticos, porque en otros años cuando lo hicimos nos bajó el rating. Creemos que la gente quiere divertirse, por supuesto que los chistes o comentarios sobre la actualidad, como el dólar a cuarenta, nunca faltarán. No nos vamos a poner serios con eso, porque a pesar de la difícil situación que vive el país, lo mío es estar cerca de la gente. Más allá de las dificultades, queremos estar cerca de las personas y de la familia, sin bajar minguna clase de línea.

—¿Esa empatía con la gente es su principal crédito?
—Siento que siempre hemos estado cerca del público. Yo tengo una fundación hace más de veinte años y trabajamos mucho, en silencio, sin escaparle al compromiso de estar cerca de los que menos tienen. Me encanta colaborar, ayudar y servir al otro.

—¿De allí sus intenciones de incursionar en la política?
—Lo unico que dije con respecto a la política es que si algún dia se da, siento que hay una posibilidad de ayudar a mi país desde otro lugar. Y lo voy a pensar. Pero no ahora, cuando estoy con la cabeza puesta en mi programa, en mi contrato con El Trece y en mi nueva productora. Queremos generar buenos productos, hacer ficciones, quien te dice si una para Netflix, exportar contenidos… Hoy en día me hago cargo de eso, de apostar por el país generando laburo, asumiendo las dificultades que todos están pasando. Y diciendole a la gente las cosas tal cuál son.

—En las últimas salidas familiares se los vio tanto a usted como a sus hijos muy bien con sus parejas… ¿Atraviesa un presente personal inmejorable?
—Es un lindo momento el que vivimos junto a mi mujer y a todos nuestros hijos. Ensamblar a una familia de distintas generaciones no es fácil, y con “Guille” trabajamos todo el tiempo para eso. Somos papás presentes que nos ocupamos permanentemente de todos nuestros hijos. Y está bueno poder hacerlo, porque nos hace crecer. Como siemrpe digo, termnamos aprendiendo de nuestros hijos, que es lo más lindo.

—¡Planes de expansiíon familiar?
—Por ahí se expandirá a través de nuestros hijos, en el día de mañana. Pero para mí y mi mujer no, ya está…

por Carlos Cervetto

Agradecimientos: María Calatayud.
Fotos: Jorge Luengo